lunes, 11 de mayo de 2015

Finding Vivian Maier

Fue hace un par de años cuando yo me aficioné (o mejor dicho, me enganché) a esa cosa llamada Pinterest. Iba entonces en autobús al trabajo sin levantar los ojos del móvil y pineando fotos de las disciplinas más insospechadas. El viaje se hacía más corto y sacaba no pocos descubrimientos cada día: insólitas recetas de cocina, laboriosas manualidades o el que hoy traigo por aquí, ni más ni menos que las fotografías de Vivian Maier.



Y es que nada sabía yo de la autodidacta autora hasta que empecé a cruzarme día tras día con sus fotos. Algunas en color, la mayoría en blanco y negro, y todas originales y expresivas. Tardé en rascar más allá de la superficie, pero cuando me puse a buscar información sobre la genial fotógrafa me costó creer lo que google arrojaba: que nunca había sido profesional, que su medio de vida era cuidar niños y que la cantidad de carretes que había dejado a su muerte significaba probablemente que le otorgó a la fotografía una exclusividad  incompatible con la familia, la pareja o cualquier aspiración laboral.



Con su cámara siempre al cuello, Maier retrató las ciudades de Nueva York y Chicago con esmero, convirtiéndose en la actualidad en valiosos testimonios que abarcan esencialmente la segunda mitad del s. XX. En 2007 sus negativos fueron a parar por casualidad a manos de John Maloof, un joven que los adquirió en una subasta buscando información sobre Chicago. Maloof encontró en ellos no sólo información relevante para su estudio, sino también un material que le empujó hacia la fotografía y la investigación sobre la autora.



Al parecer Maier nunca tuvo la intención de exponer sus fotografías, aunque John Maloof las hizo virales mediante un blog. Después, comenzó a trabajar en el documental que nos ocupa: Finding Vivian Maier. El encuentro con ésta fue imposible, pues falleció en el 2009, pero la búsqueda no fue infructuosa: el documental estuvo nominado este año a los Oscars y, aunque la estatuilla no se la llevó, arroja algo de luz sobre la ignorada artista. Nunca es tarde si la foto es buena.



11 comentarios:

  1. Siempre me ha gustado la fotografía, siempre, desde un lejano día en que vía aquella foto legendaria de Robert Capa. Años más tarde conocía a Bressons, Schommer, Sebastiao Salgado, Gervasio Sánchez. La captación de eso que los fotográfos llaman el momento mágico, un sólo momento que el ojo percibe antes de que te lleves tu cámara a la cara... y dispares, inmortalizando ese momento único, que puede no serlo para los demás pero para tí si lo es.
    Dejando los rollos áridos, te mando un fuerte abrazo Mara.
    Juan Carlos

    ResponderEliminar
  2. Tambien ando "fisgando" por Pinterest y es cierto, encuentras de todo y bueno, esto de atrapar el instante con la cámara o ahora con el móvil tiene mucho encanto, en algunos casos especialmente. Pero las fotos de ésta mujer son estupendas. Una suerte que alguien se haya interesado hasta el punto de darlas a conocer.

    Un beso, Mara.

    ResponderEliminar
  3. Eso demuestra que en no pocas ocasiones se nace con un talento innato, que solo espera ser descubierto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Mara: Me encanta la fotografía y me ha gustado mucho esta entrada que me da a conocer a esta artista de la cual no había oido hablar hasta ahora. Se ve que tenía gran talento. Gracias y un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas fotos. Me encantan esas historias de artistas que se rescatan del anonimato como Matelli, un excombatiente italiano que al fallecer sus familiares encontraron una maleta llena de fotos de la guerra civil española.
    También me acerco a Pinterest, he encontrado una receta de salsa de palomitas de maíz, a ver que tal.
    Saludos! Borgo.

    ResponderEliminar
  6. No me ha dado por cotillear por Pinterest, pero ahora me vas a picar para hacerlo. Si encuentras a artistas como la que nos presentas hoy, merece la pena.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Me parece una historia tan increíble. Recuerdo perfectamente el día que leí la noticia en un periódico y, recuerdo también, la envidia que sentí por no ser ese afortunado que se había encontrado con todo ese material tan valioso.
    No sabía que habían hecho un docu. Trataré de verlo, claro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. El documental tiene muy buena pinta. Hace poco vi uno en televisión sobre otro fotógrafo, bastante más famoso: Robert Capa (creo que aún se puede ver en tve a la carta).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. ...---—— Y nunca es tarde si uno se pone a ello ——----....

    Hola estimada Mara,

    Que gran personaje Vivian Maier, personaje en la vida real y en la propia cinta, como creo somos todos.
    Lo que más me fascina, es que a ella sólo le importaba la fotografía, daba igual como se ganara la vida, que hiciera con sus enamoramientos o fugaces amores, a ella únicamente le importaba fotografriar cosas.

    Eso es Amor.

    Aun no he visto la cinta, pero gracias a tu reseña seguro que me animo a pedirsela a algún amigo del "internet". ^^

    Un abrazo muy grande Mrs. Miniver (o debería llamarla «Mara Imperator Miniver Furiosa»). ;->

    ResponderEliminar
  10. *nota*: ¿y tus fotografía, donde andan? Finding mara miniver. ^^

    ResponderEliminar
  11. Ignoraba todo lo que nos cuentas. Sus fotografías son extraordinarias. Gracias
    Un beso

    ResponderEliminar