sábado, 21 de febrero de 2015

Esto ya no es lo que era


Los Oscars están al caer y las quinielas en estos momentos echan humo. Este año el evento ofrece muchos de sus factores recurrentes –como la interpretación forjada a golpe de transformación física de Eddie Redmayne o la cuestión racial de Selma–  junto a otros menos frecuentes pero igualmente vistos, como el rescate de antiguos nombres. A veces la industria ofrece una segunda oportunidad a caras que abandonaron la primera división, y ahí está el respetado Bill Murray para recordarnos que del otro lado también es posible volver. Este año el repescado es Michael Keaton, quien lleva ya unas semanas con el esmoquin puesto gracias a su papel en Birdman, la última película de Alejandro González Iñárritu.




El trabajo le viene a Keaton como anillo al dedo. Da vida a Riggan Thomson, una vieja gloria relegada a papeles intrascendentes que hace un último esfuerzo por resucitar. Quizás la dureza de la farándula tenga la cara de las actuales Meg Ryan o Renée Zellweger, pero hay retratos mejores de la debacle artística. Por ejemplo el que hacía Billy Wilder en 1950 en El crepúsculo de los dioses, donde Gloria Swanson también se remedaba un poco a ella misma haciendo de la gran Norma Desmond, o la miseria de las bambalinas de Eva al desnudo.


Gloria Swanson en Sunset Boulevard


Y es que salvo algunos incombustibles (¡larga vida a Meryl Streep!), las caras viejas se van para dejar paso a las nuevas,  para que nos aprendamos nombres que vuelven a poner a prueba la prosodia de cualquiera, como, por ejemplo, el de la benjamina Quvenzhané Wallis o el de Lupita Nyong'o, quien bromeaba en este video sobre el tema.


Buster Keaton y Charlie Chaplin en Candilejas


"La fascinacion de las candilejas de que la vejez ha de retirarse para dar paso a la juventud" era lo que mostraba Chaplin en 1952 con su película Candilejas. Artista e hijo de artistas, supongo que a Charlie el tema no le dejaba indiferente. Su personaje, Charlot, había dejado de vagabundear y con sus últimas películas el inglés no andaba con buena prensa. Su humor ya  había hecho mofa de la industrialización o los totalitarismos pero pinchó con el Comité de Actividades Norteamericanas tras rodar Monsieur Verdoux, una película difícil de encajar en los tiempos del macarthismo. Candilejas es considerada la despedida de Chaplin y para irse a lo grande contó con su colega Buster Keaton, a quién ofreció un pequeño papel. Keaton había tenido una década de los 20 fructífera y exitosa, pero poco quedaba de eso cuando reapareció a principios de los 50 y se le pudo volver a ver en escena con pequeñas intervenciones en películas como Candilejas o en la anteriormente mencionada El Crepúsculo de los dioses. Sí, todo muy irónico. Por cierto, que Michael Keaton se apellidaba Douglas, pero para no confundir al personal con el vástago del gran Kirk, Michael eligió Keaton por admiración a Buster. A Buster el relanzamiento de su carrera le sirvió para llevarse a casa el óscar honorífico en 1960, Michael podría tener la estatuilla en casa en cuestión de horas. Y es que, más allá de su labor interpretativa (sin objeciones, estupenda), cuenta el actor con unos colegas muy dados a valorar este tipo de historias. Birdman no es desde luego el El crepusculo de los dioses ni Candilejas, pero sin duda llegará al corazoncito de los que se sienten mañana en el Dolby Theater. Normal. 


15 comentarios:

  1. A mi no me llegó mucho Birdman, ya expuse mis razones para una película tan falsa como su director.
    De los Óscar, como siempre lo más interesante se encuentra en la categoría a la mejor peli extranjera, a ver qué pasa con Leviatán, Ida, Relatos Salvajes,...
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustó, aunque no era mi favorita para los premios. Whiplash me pareció mucho más interesante. Ida fue al final la vencedora de una categoría que, como bien dices, suele tener el listón muy alto.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Keaton bien se merece un Oscar no sé si por este trabajo pero es un tipo de carácter aunque pueda en algún momento sobreactuar. No he visto la peli y mencionas peliculones como el crepúsculo de los dioses o mejor dicho Sunset Boulevar y eso son palabras mayores como el otro Keaton, Buster y el enorme Chaplin. Casi mejor no hacer comparaciones.. A ver q pasa esta noche..pero..ya no es lo que era, Mara, cierto.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son comparables, aunque compartan temática. La verdad es que me dio penita ver a Keaton sentado viendo cómo se le escapaba su posiblemente última nominación a los Oscars :(

      Un beso

      Eliminar
  3. Este año como cada año, nuestro tren parara en alguna estación, depende de cada uno de nosotros dejar ir a la tristezas, miedos, frustraciones, malos momentos, desamor. Agradece a cada uno de ellos.. su compañía y sus enseñanzas, aunque hayan sido dolorosas, déjalos ir, déjalos bajar de este tren. Deseo que en esta parada, a tu tren suban miles de bendiciones, sueños alcanzables, amor, abundancia, fuerza y determinación para seguir tu viaje.
    Hoy en mi vagón quedaran puestos desocupados y espero te sientes a mi lado para compartir junt@s este nuevo viaje. FELIZ NUEVO COMIENZO EN ESTE AÑO 2015!!!

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Ethan, Birdman es una película vacía, hueca por completo, con mucha palabrería, mucho plano secuencia y mucho actor desatado. Está lejííííísimos de Sunset Boulevard o Eva al desnudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las he unido por el argumento. Por lo demás, efectivamente, hay una gran distancia.

      Un saludo

      Eliminar
  5. Hola Mara, he visto que te has pasado por el blog. Quería corresponder a tu visita al paso que saludarte. Por obligaciones me es difícil visitar los diferentes blogs, aunque prometo visitar a todos en cuanto pueda. Gracias y un abrazo, Mara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, Juan Carlos, si es que andamos de tiempo todos fatal... Pero me alegra siempre saludarte :)
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Te ha quedado un post muy bueno sobre el inevitable paso del tiempo y los actores en decadencia que además de la película de Wilder que daba bien reflejada en la menos conocida "Inserts" con Richard Dreyfuss.
    Keaton, como estaba cantado, merecía el óscar aunque la película no me convenció. Habría preferido que valoraran mejor "Gran Hotel Budapest".
    Saludos! Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Borgo. Me apunto tu recomendación, que no he visto. Ese paso del mudo al porno que comenta filmaffinity tengo que verlo...

      Creo que al universo Anderson, siendo del agrado de la academia, le va a costar hacerse con las principales estatuillas... Aunque en eso del guión siempre le tienen en cuenta.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Estimada Mrs. Miniver,
    "El crepúsculo de los dioses" o "Eva al desnudo" , buenas cintas de actores con la problemática del no saber envejecer en una profesión tan dura como es la interpretación, donde las caras jovenes y bonitas sustituyen a la experiencia 8con salvadas excepciones) como bien indicas.
    Sobre Candileja , aun no la he visto, así que deberé anotar nuevamente otra en mi larga lista de películas "novistas", y que gracias a cinéfilos (cinéfila) en tu caso, tan buena como tu, me permites aumentar.
    Un abrazo muy grande Mara. ^^

    ResponderEliminar
  8. Uy, pues seguro que te gusta, ya verás. Si es que esto de hacerse mayor es un rollo... aunque Utla con ese rostro indefinido bajo el sombrero lo debe llevar muy bien ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Habría que distinguir entre los actores y actrices que se resisten a las consecuencias del paso del tiempo y los que, sencilla y cruelmente, son abandonados por la industria y relegados al olvido. En Hollywood, ya se sabe: "vales tanto como lo que recaudó tu última película".
    En cuanto a "BIRDMAN", lo confieso: cada nueva película de Alejandro González Iñárritu me gusta menos que la anterior, tal es el grado de pretenciosidad y artificio narrativo que adopta el mexicano, sobre todo desde que se "divorció" de su guionista de cabecera Guillermo Arriaga. Aquellos geométricos y milimetrados guiones de Arriaga obligaban al autor de "AMORES PERROS" a una cierta disciplina de la que ahora se ve libre, dando rienda suelta a sus chirriantes ideas de puesta en escena. Ahí están la fracasada "BIUTIFUL" y la de ahora, para respaldar mis impresiones.
    "BIRDMAN", que abandona la fragmentación con itinerantes planos-secuencia, me ha parecido un ejercicio de insufrible ampulosidad concebido con evidente afán vengativo (dardos dirigidos a actores, críticos y publicistas) que, por momentos, alcanza niveles de histerismo y delirio. Nota complementaria: Michael Keaton, un actor lleno de tics y gestos en falso, consigue -por comparación- que hasta Jack Nicholson ahora nos parezca bressoniano.
    Un beso.

    ResponderEliminar