miércoles, 10 de septiembre de 2014

La americanización de Emily

Continuando por la senda belicosa de la entrada anterior, le dedico hoy unas líneas a una película que está siendo rescatada estos días por el canal TCM. Se unen en ella dos hechos dignos de conmemoración: los 70 años transcurridos del Día D y la reciente muerte de James Garner, para quien –según las buenas lenguas– esta habría sido la película favorita de su carrera.




La americanización de Emily es una comedia oscura, a ratos seria, que se desarrolla en una base militar americana donde curiosamente las actividades militares se cultivan menos que las lúdicas. En ella se conocerán sus protagonistas, el Teniente Comandante Charles (Garner) y Emily (Julie Andrews). Pronto surgirán los encontronazos entre el americano y la británica, pero de eso al amor, ya saben, hay un paso.



Curiosamente, esta película de contrastes entre usamericanos y europeos es uno de los primeros trabajos de un canadiense, Arthur Hiller, y está repleta de personajes que pierden la cabeza con facilidad y que ofrecen una visión singular sobre el conflicto: todos se dejan llevar por unos intereses que son los propios y denostan el ensalzamiento de la guerra y sus víctimas en virtud de unos principios más elevados. Así, un militar caradura y cobarde conquistará a una hija, hermana y viuda de caídos en combate. Las ventajas del teniente son evidentes para Emily, quien le reconoce que "ser un cobarde es tu principal virtud. Todos los hombres que he querido eran héroes y ahora están muertos".

Si quieren que les diga la verdad el humor negro de la cinta no siempre me resulta apetecible y en ocasiones hasta se me atraganta un poco, pero llama la atención que una comedia disparatada como esta surgiera de un equipo que sabía llevar bien el uniforme. James Garner se unió a la Marina Mercante al final de la II Guerra Mundial y participaría más tarde en la Guerra de Corea como miembro de la Guardia Nacional; Melvyn Douglas (Almirante Jessup en el filme) sirvió en las dos guerras mundiales; Paddy Chayefsky, el guionista, estuvo alistado en el ejército durante la segunda y no nos dejemos atrás a William Bradford Huie, autor de la novela en la que se basa la película, quien vivió en sus carnes el desembarco y lo utilizó de escenario en su obra. Julie Andrews no tiene galones, pero su papel no le quedaba tan lejano. Sabía lo que era entretener a los combatientes porque había comenzado a hacer sus primeros pinitos musicales delante de las tropas británicas a principios de la década de los 40 junto a Petula Clark. Así que supongo que nadie como ellos para reírse de las batallas. Y sí, son dudosos los valores los de la cinta, pero quién sabe, quizás sea verdad eso de que la cobardía es lo único que puede salvar el mundo.





17 comentarios:

  1. Recuerdo poco esa película pues la vi hace bastantes años. Sí que me ha venido a la mente otra interesante película sobre la Segunda Guerra Mundial protagonizada por James Garner: "36 Horas". Garner es un oficial americano que en vísperas del día D lo hieren y despierta en un hospital que se encuentra en zona ocupada y los falsos doctores americanos -alemanes en realidad- intentan convencerle de que la guerra ha terminado para que les de información. El guión era de Roal Dahl.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues creo que no la he visto. La historia desde luego es curiosa, a ver si la pillo. Un saludo.

      Eliminar
  2. Tambien la descubrí en TCM hace un par de años o algo más, no es la primera vez que la reponen y ahora claro viene al tema y me pareció una "rareza" en cierto modo, porque mezcla el humor cínico del personaje y el "mensaje" antibelicista. Hay algunos diálogos que recuerdo muy interesantes.
    Sé que me gustó y tambien pensé en hacer una reseña cuando me enteré de la muerte de James Garner, bueno, te has adelantado y me alegro..porque me gustaría verla de nuevo para refrescarla al completo en mi memoria.

    Bueno estamos de vuelta y empiezas bien Mara, aunque sea recordando una guerra que nunca debió ocurrir

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es rara. Una mezcla muy ácida de comedia y drama. Me he adelantado, pero otra reseña tuya no nos vendría mal, eh? Además, tú puedes poner esos bonitos dibujos de los protagonistas que quedan totalmente fuera de mi alcance, jajjaa. Un beso.

      Eliminar
  3. También yo, como Borgo, vi esta película hace muuuuchos años. Desde entonces no he sentido la inclinación ni el impulso de volver a ella. Y por lo que dices en la entrada, tú que tienes el visionado más fresco. tampoco parece como para animarse a desempolvar el baúl de los recuerdos.

    Salucines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No va a entrar en ninguno de mis rankings, Fernando, así que no hay necesidad de desmpolvar. Aunque no deja de ser curiosa. Desde luego la llegada a la playa normanda no puede ser más singular... Un saludo.

      Eliminar
  4. Pues yo confieso que no la he visto y confieso también que los requiebros (por llamarlo de alguna forma )de Arthur Hiller me dejan perplejo porque ser el director de La americanización, Love Story y, por citar otra, No me chilles que no te veo, debe convertirte en un realizador de lo más "polivalente" :-)

    Biquiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es verdad, tiene una carrera desconcertante. A mí me hace mucha gracia "Los encantos de la gran ciudad", pero es que a mí con Jack Lemmon ya me has ganado... Un beso.

      Eliminar
  5. Es una sátira antimilitarista en exceso parlotera, pero bien alimentada con agudas disquisiciones en torno a la guerra, la moral y los generales. El alcance de sus contenidos queda, no obstante, lastimosamente reducido por una gris puesta en escena. Uno, a la vista de las posibilidades que ofrecía el material mane­jado, no puede evitar echar en falta la mano de geniales "enve­nenadores" tipo Billy Wilder, que hubieran conseguido con los mismos elementos, efectos devastadores. El excelente trabajo de los actores, redime en parte las insu­ficiencias del film, que tuvo una carrera comercial bastante pobre, la verdad. Aquí, en España a pesar de la enorme popularidad de la protagonista de "MARY POPPINS" ni se estrenó, quizá porque en aquella España de Franco lo de burlarse de los militares como que no estaba bien visto...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, Teo. En lo de "en exceso parlotera" lo has clavado. Y también creo que con Wilder esta historia un tanto desquiciada habría resultado otra bien distinta, pero es que tener la mano del maestro es muy difícil... En España no pasó los filtros de la época y creo que no llegó hasta 20 años más tarde, qué cosas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Oh, Dios mío...la tengo desde hace tiempo, al igual que "36 horas", y no he sido capaz, por falta de tiempo, de verla. Tendré que ponerle remedio, pero ya. Me encanta Garner, me encanta Julie...Y aunque no la pongáis muy bien, ¡la veré! También la del guión de Roald Dahl.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, cuanto menos es curiosa. Todos tenemos una lista de pendientes que no deja de aumentar, pero aquí te la hemos recordado ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Es una película curiosísima, parece que va a ser una comedia ligera y resulta ser una reflexión muy amarga sobre la guerra y el heroísmo.

    Me gustó también que el papel de Julie Andrews no fuera el de una mojigata, como la llama el protagonista al principio de la película, sino el de una chica que no quiere que la regalen un vestido a cambio de "adornar" una fiesta, o que un tipo la toque el culo solo porque trabaja en el ejército.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y además pasa de lo serio a lo cachondo en un pispás. Julie al principio parece que va a ser más seria, pero acaba sucumbiendo, jejeje.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Yo sí recuerdo con agrado esta película, particularmente el papel de Gardner, haciendo para el almirante lo que hacía en el campo de La gran evasión: conseguir cosas, y alejándose así de una guerra que no parece ir con él. Eso sí: qué gran película hubiera sido en manos de Billy Wilder.

    ResponderEliminar
  9. Es el de Gardner el clásico personaje escéptico e impasible que logra manejarse bien en cualquier sarao, y le va que ni pintado. Ains, a Wilder es que se le echa mucho de menos...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. No he visto la pelicula pero, me han entrado muchas ganas de verla. En cuanto pueda lo haré.

    Saludos

    ResponderEliminar