viernes, 2 de mayo de 2014

Joe´s Apartment


No era la primera vez que las veía, pero desde hace una semana sus apariciones se han ido multiplicando. Desde entonces las voy buscando a cada paso que doy por la casa y agudizo el oído por la noche para escucharlas. Sí, se escuchan. Son prácticamente ciegas, por lo que tienen sus antenas en continuo rozamiento con todo lo que se encuentran. Lo peor que se puede hacer en estos casos es googlear, pero es prácticamente imposible resistirse. Se comienza con las socorridas palabras "eliminar cucarachas" y pronto se descubre que hay todo un mundo en cuanto a estos bichejos se refiere que uno desconoce. Y comienza una labor investigadora a la par que asquerosa. Porque yo de cucarachas sabía lo básico, pero ahora ya distingo la americana de la común, las dos especies (entre sus 3.500 variantes) que suelen rondar por nuestras ciudades. Aún me queda distinguir el macho de la hembra (en las comunes esta última no tiene alas), pero todo se andará.

Yo ya sabía que pueden sobrevivir a radiaciones y que se reproducen rápidamente por esa gran cantidad de huevecillos que llevan las hembras en las ootecas, pero no sabía que pueden vivir sin cabeza –entre ellas una revolución a la francesa habría sido un cachondeo– y cuando mueren no lo hacen por la falta de mollera, sino de inanición. Los días que pueden estar vivitas y coleando y decapitadas son objeto de discusión. En este sentido me ha sorprendido el interés empírico de los internautas, muchos afirman haber llevado a cabo el experimento, aunque las cifras siguen siendo dispares, de 6 días a la improbable cifra del mes. Supongo que depende de lo bien criado que estuviera el ejemplar. Pero no crean que la cabeza no les sirve para nada. Hay estudios donde se someten a las cucarachas a las clásicas actividades conductistas y en ellos se vio que las decapitadas aprenden muy lentamente y con menos éxito que las demás. Suelen morir boca arriba, ya sea por pérdida de equilibrio (sus patas se contraen al morir) o por los espasmos que les causan los insecticidas. Pero no se confíen: a veces adoptan esa postura como mecanismo de defensa. El clásico "hacerse el muerto". Son listas, las joías.

    El sueño de la razón produce monstruos, pero tras mi concienzudo estudio cucarachil me resultaban aún más repugnantes, por lo que busqué otro tratamiento. Cuando vi Babe, el cerdito valiente tuve que dejar pasar un par de semanas para zamparme un bocadillo de jamón, así que nada como una película para reducir el asco y aumentar la empatía. Pero a diferencia de otros bichejos, las cucarachas no suelen tener buena prensa tampoco en este aspecto. Y eso que hasta las ratas tienen a Ratatouille. A mi memoría sólo venía una película de 1996 que he revisado estos días, El cuchitril de Joe (Joe's Apartment). Curiosa película dirigida por un tal John Payson, quien llegó, dirigió esta película y se esfumó. Dios sabe de dónde le vino este interés argumental. En el filme las cucarachas de un infesto apartamento quedan prendadas de su último inquilino y no es de extrañar, porque Joe (Jerry O'Connell muy jovencito) es un chico desastroso, descuidado y de buen corazón (además de un gran guarro), dando lugar a una peculiar simbiosis amenizada por números musicales interpretados por estos artrópodos. Tengo que reconocer que la película es mala y como terapia no ha funcionado, así que tras una buena dosis de insecticida me voy unos días a la playa. Continuará.






    20 comentarios:

    1. En "Bichos", de Disney seguramente saldría algún personaje similar a una cucaracha, sonriendo y cantando siempre. Y si no puede ver la primera de "Men in black" y consolarte pensando que las de tu casa jamás serán igual de grandes que la que sale al final.

      Me horroriza pensar en eso de que viven sin cabeza. Me imagino que ahora mismo, en alguna parte, algún niño sádico lo acaba de descubrir y se dispone a hacer la prueba con otros animales que no tendrán tanta suerte como la cucaracha.

      La ciencia está repleta de mentes siniestras.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Yo no voy a hacer el experimento, demasiado yuyu me dan ya enteras. Hace tiempo que vi Bichos, a ver si le echo un vistazo. Con los MIB no me he estrenado, pero no sé si me atreveré con la cuca gigante, arghhhhh.

        Un abrazo

        Eliminar
    2. Aaaaagg...! :-P
      Me has recordado una casa en la que estuve viviendo una temporada despues de "aniquilar" a la tercera "generación" de cucarachas para poder entrar y no morirnos de asco...¡todavia me estremezco!
      No he visto la peli pero ese número "hollywoodense cucarachil" es tremendo jaja..
      Haces bien en "huir".
      ¡Felices vacaciones! Espero que cuando vuelvas las dichosas bichitas no hayan "mutado".

      Besos Mara.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Jeje, las mías son unas siesas, ni cantan ni ná. Tras la fumigación siguen apareciendo, pero muertas. Y eso ya es un avance, supongo :(
        Un beso!

        Eliminar
    3. La he visto de "casualidad", sino que antes como 15 años atrás devoraba cine B, y me queda, soy fan nostálgico de Los Critters. Uno de mis libros favoritos es La metamorfosis, donde cuesta ver al escarabajo que los más doctos adjudican a la historia, mientras la mayoría ve y verá una cucaracha, y es que te conmueve más así, cala más y se hace tan lucido y duro por igual, se siente ese designio de ser tan desagradable (en Kakfa bajo uno mismo), de ahí que la cinta no pegue, y sea tan freak (como lo de las cabezas de este insecto, y es que todos tenemos algo), por nada del mundo veremos amigables a las (pobres) cucarachas. Y es que dejas una y aparecen miles, y son el horror, lastimosamente dan demasiado asco y ensucian. No digo más. Felices vacaciones, Mara. Besos.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Estas pelis tienen su gracia, no vamos a negarlo. Son cortas y simpáticas, lo cual es mucho mejor que ser larga y mala. Mis vacaciones también han sido cortas y simpáticas, jajaja. Kafka era un tío grande y sabía dar grima como él solo. Y con qué mejor que con uno de estos bichejos... Un abrazo

        Eliminar
    4. Vaya, mi mente olvidó por completo esta película! Que manera de rescatarla. Que descanses en tus días de playa, seguro que no existe mejor terapia ;)

      Abrazos.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. La playa estuvo genial, y libre de insectos. No era el apartamento de Joe ;)

        Un abrazo

        Eliminar
    5. Vaya, vaya con la terapia cucarachil... En los pueblos del Mediterráneo, cuando aumenta la temperatura y la humedad, son una plaga. Como yo no deseo empatizar con ellas, palmeta en ristre y sin perdón.

      Por cierto, Mara. Si te sigue el síndrome y precisas de más dosis fílmicas. Te recuerdo que en el film 'De repente, un extraño', dirigido por John Schlesinger y protagonizado por Michael Keaton, Melanie Griffith y Matthew Modine, estos bichitos hacen también su papel en la trama.

      Salucines

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Me gusta esa peli, aunque ahí las cucarachas dan tanta grima como el fatídico inquilino que se busca el matrimonio...
        A mí me da mucho asco matarlas, es una operación que intento delegar a toda costa.

        Un abrazo

        Eliminar
    6. Hola, maraminiver, buenas tardes; está claro que en cuestión de frikadas cinematográficas, nunca puede pensar uno que ya lo ha visto todo, siempre hay un 'más difícil todavía', el clip con que ilustras tu reseña me lo demuestra. Y en cuanto a lo de los bichitos, veo también que te has 'ilustrado' a conciencia. A mí, particularmente, no es el bicho que más repelús que me produce (en ese apartado, yo, con Indy: donde esté una buena serpiente...), pero la verdad es que tampoco me la mercaría como mascota ni me produce el más mínimo agrado. En fin...

      Un abrazo y hasta pronto.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Jajaj, en cuestión de frikadas es imposible verlo todo... En Sevilla (por ahora) cucarachas bastantes; serpientes pocas. Y tampoco tengo ganas de encontrármelas, eh?

        Un abrazo

        Eliminar
    7. Jajaja, que buena excusa para irse a la playa ;)
      No hay bicho más asqueroso que la cucaracha. Da hasta grima matarla de un pisotón, con ese crack tan repulsivo arghhh. Rubias morenas que más da.

      La película la recuerdo jajaja, que fuerte ese numerito musical de los bichejos. Mala pero por lo menos curiosa.

      Un abrazo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Está simpática, jeje. Yo creo que lo mejor es un buen aerosol y recoger el cadáver, pero claro, a falta de eso hay que enfrentarse al crack, argggg

        Un abrazo

        Eliminar
    8. Sí, la película no es nada del otro jueves aunque el numerito a los Esther Williams de las cucarachas en la taza del water tiene su gracia. Yo he tenido que bregar con esos bichos en un restaurante donde explotaban por el calor del horno haciendo un ruido -pop,pop- como de palomitas en el micro. Ecs...
      Que disfrutes de la playa!
      Borgo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Lo que tú no hayas visto!! La verdad es que por los restaurantes y bares campan a sus anchas. Yo también me las encontraba por las cocinas de un hotel en el que estuve trabajando. Es mejor no pensarlo cuando te llega el plato...

        Un abrazo

        Eliminar
    9. Hola Mara,
      Pero que gran película nos traes a colación, esto si es puro cine en estado latenten... :-O Y después de este orgasmo "frikie"... me ha hecho mucha gracia esta entrada tuya.
      Pues yo si conseguí epatizar un poquito más con estos "no adorables" bichitos. Lo curioso es que yo tambien pasaba por una época de invasión "cucarachil" cuando una compañera del trabajo me recomendo esta película. Y entonces me dio pena matarlas, pero es que son tan irremediablemente asquerosas.
      Pues espero compañera Bloguera que todo vaya bien, y que no hayan inquilinos en tu vivienda.
      Y sino, siempre puedes invitarlas a finito o manzanilla... jajajaja si no les puedes, uneteles. ;->
      Un abrazo muy grande Mrs. Miniver.

      ResponderEliminar
    10. La verdad es que el fino/manzanilla ayuda a no encontrártelas (cosas de ver poco) pero las vacaciones y la feria han llegado a su fin... Y la realidad es negra y desagradable, jajaja. Bueno, Utla, a ver si las domestico y hago con ellas un numerito como el del vídeo. Si les dejo la cabeza seguro que aprenden ;)
      Un abrazo!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. jajajajaja seguro que con tu encanto y desparpajo las domesticas.. y podriais ir de gira.
        "Mara y The Beatles"... con dobles sentidos musicales. jejeje
        un abrazo Mara

        Eliminar
    11. La única cucaracha a la que se puede mirar sin repugnancia en el cine es la que tenía Wall-e por mascota. En exagerado, recuerdo aquel delirante episodio de la peli "Creepsohw", allá por los comienzos de los 80 y con guión de Stephen King, en el que un apartamento extremadamente aséptico, en el que vive un E. G. Marsahll obsesionado con la higiene, se ve invadido por estos seres en una cantidad que excede cualquier pesadilla... Por lo demás, cuando toman tu casa llegas a temer encender la luz de la cocina cada mañana... Un saludo.

      ResponderEliminar