jueves, 31 de octubre de 2013

The Queen Is Not Dead


Si hace unos meses la revista Sight and Sound proclamaba que Vértigo era la mejor película de la historia del cine ahora viene otra revista británica a traernos más novedades en estos de los rankings: The Queen Is Dead es según la NME el mejor disco de todos los tiempos. Ni Beatles ni Bowie, hala. The Smiths están de suerte y no digamos el que fue su vocalista. Morrissey estrenó peli hace unos meses conmemorando sus 25 años en solitario y acaba de lanzar una autobiografía que es ya el segundo libro de memorias más vendido en el Reino Unido, siendo sólo superado por la desafortunada Madelaine McCann. Y como yo estoy bastante más de acuerdo con este ranking musical que con el cinematográfico, voy a dedicarle la última entrada de octubre a los de Manchester ;)

 ¡¡Buen puente!!



viernes, 25 de octubre de 2013

Calentando motores para el SEFF 2013


Andaba un poco rezagada, pero a un par de semanas para el comienzo del Festival de Cine Europeo de Sevilla, va pegando ya una entrada introductoria sobre lo que nos deparará el acontecimiento. Y como las novedades no son pocas, me meto en materia sin más dilación:



  • El año pasado el cartel del festival fue un tanto polémico. El que ven más arriba es obra de Miki Leal y no ha causado tanto revuelo, aunque muchos han dejado caer por las redes sociales que les recuerda a un cine ya cerrado cercano a la Alameda sevillana donde ponían películas subiditas de tono. La décima edición es lo que tiene. De todas formas, como este año el festival se dispone a prestar una especial atención al cine español he pensado yo que el cartel estaría en consonancia con esa tendencia al tetamen de este, nuestro cine ibérico. Pero esta es sólo una interpretación de la que aquí escribe, claro está. 
  • Como decía, el cine español va a estar omnipresente en esta edición participando en todas las secciones competitivas. Además contará con una propia: Resistencias, que albergará "producciones independientes que plantan cara a la crisis con ímpetu creativo". Hechas con cuatro duros, vamos. Veremos lo que nos depara. 
  • En consonancia con lo anterior está la exposicion: Viaje al cine español. 27 años de los Premios Goya (1987-2013). Un recorrido por las películas de este país que, afortunadamente, podrá verse hasta el 17 de noviembre, porque estando aquí desde septiembre aún no he tenido ocasión de ir. Y más contenido artístico: Una película basada en Camille Claudet, otra con pinturas de Edward Hopper y toda una retrospectiva a la obra de Gunvor Nelson.
  • Pero no sólo España va a ser protagonista, también hay hueco para nuestros vecinos. En la sección Focus Europa va a haber mucho cine luso (con Miguel Gomes, João Pedro Rodrigues o João Rui Guerra da Mata entre otros). Reconozco que aunque he visto poco cine de por allí en el festival siempre me ha dado buen resultado, por lo que espero esta sección con ganas.
  • A los que tenemos una edad no se nos ha olvidado que este festival comenzó llamándose "de Cine y Deporte" y que las proyecciones trataban dicha temática. Ahora que el abanico es mucho más amplio, hace ilusión leer que tres películas muy deportivas estarán en la programación: Double Play, de Gabe Klinger; Diamantes Negros, de Miguel Alcantud, y The dream kids, de Vianney Lebasque
  • Junto a Gunvor Nelson, Claude Lanzmann y Leos Carax serán las visitas más esperadas. Y como ni en la antigua edición ni en todo el año que le ha sucedido me he puesto yo a ver Holy Motors, espero poder hacerme con una de esas entradas para quitarme la espinita, porque Holy Motors vuelve al festival y Carax está dispuesto a departir con el público sevillano. Y yo eso no me lo pierdo. 
  • Además de cine, mucho ritmo. Este año podremos ver/oir trabajos de lo más variopintos: una banda de punk retratada por el sueco Lukas Moodysson, un documental sobre los adorados The Stone Roses u otro con la Triana más pura y aflamencada como protagonista. Tras las sesiones cinematográficas, las musicales. A partir de las 00:30 de la noche comenzarán los conciertos del SEFF. Hola a todo el mundo, Unicornibot y muchos otros nos van a crear ojeras. Oh yeah.

Y con esto y un bizcocho, hasta el día 8 que comienzan las proyecciones. Aunque yo probablemente les daré la tabarra antes.



jueves, 17 de octubre de 2013

Nymphomaniac: Lars von Trier strikes again

Una de las cosas buenas de correrse –aparte de la evidente– es que uno no tiene que verse la cara mientras tanto. Pero para inmortalizar el momento está Lars von Trier, tocando las narices como siempre. Tras una más sutil y menos escandalosa Melancolía, el danés vuelve buscando guerra, recuperando a la Gainsbourg para otro polémico papel: el que pone carne a las etapas de la vida sexual femenina. Y no de una mujer cualquiera, no, sino de una ninfómana, que supongo habrá visto pasar los años de una forma más movidita. Conociendo al firmante de la película, me imagino que en el filme habrá algo de gozo y mucho de love will tear us apart. Retorcido que es él.

Visto el fiasco de Antichrist, creo que cuando el director se regocija en lo polémico no suele dar sus mejores resultados. Sobre todo porque la dosis de controversia recomendada al danés le sale de natural, sin apenas esfuerzo, e ir más allá es pasarse de rosca. En cualquier caso, esta vez Lars no está nada contenido: se habla de 5 horas de metraje, de una versión X que se proyectará en Cannes y de una light que verá la luz el 25 de diciembre. Noche de paz, noche de amor. Mientras tanto nos lanza estos 14 carteles para que vayamos abriendo boca. Von Trier está de vuelta. Y calentito (nunca mejor dicho).















Posdata: Una vez más el sector masculino sale ganando, pues ante tanto bellezón femenino el reparto macho parece no estar a la altura. Esta peli pedía a gritos a un Michael Fassbender. Va a ser verdad que la prota es ninfómana, si no, no se explica la cosa.

viernes, 11 de octubre de 2013

Eurovisión, la parada de los monstruos


Todo empezó el otro día, cuando me topaba por la red con esta noticia cuyo titular venía a decir que este año en Eurovisión Austria sería representada por una mujer barbuda. Estaba yo aún a cuadros pensando en si la extravagancia de dicho certamen tocaría techo alguna vez, cuando poco después UTLA –todo un eurofan– se pasaba por este blog a dejar su valioso comentario y a solicitar algo de cine clásico. Entonces lo vi claro: cine en blanco y negro, espectáculo y mujeres barbudas. Tenía la ocasión de recuperar esa impactante y singular joya que reunió a los frikis de ayer y bautizó con ese término a los de hoy: Freaks, aquí conocida como La parada de los monstruos. Así que esta va por ti, Utla ;)

Aquí la eurovisiva, Conchita Wurst (en español, Conchita Salchicha)


Tod Browning era un fanático de la farándula y se había dedicado a los espectáculos de variedades antes de meter cabeza en el cine, así que cuando Harry Earles –el enano Hans en el film que nos ocupa– le sugirió llevar a la gran pantalla un pequeño cuento de terror ambientado en ese mundo, Tod debió pensar que un guión así estaba hecho para él. La historia se centraba en los espectáculos circenses en una época en la que las habilidades compartían escenario con deformidades y anomalías varias. Realmente la cinta de escenario contiene poco, pero está plagada de impagables escenas cotidianas. Supongo que así podemos comprender esa vida nómada empachada de convivencia que da lugar al nacimiento del singular trío amoroso protagonista: una hermosa trapecista, un enano y un hombre forzudo. Mezcla explosiva capaz de poner patas arriba todos los carromatos ambulantes.


Freaks es una historia de amor, de desamor, un juramento y una venganza que es mejor descubrir sin muchas noticias previas. Tiene la osadía de mostrarnos todo lo feo sin contemplaciones –físicos imposibles, burlas despiadadas, amores interesados– a la par que hace que se nos atragante lo más hermoso. Así, la solidaridad y el compañerismo se empañan pronto debido a un exacerbado pacto entre iguales.

   



Browning (a la derecha, junto a su singular reparto) acababa de dirigir Drácula y gozaba en esos momentos de éxito y buena reputación. Quizás fue un exceso de confianza lo que le llevó a pecar de ingenuo y osado porque... ¿quería la gente realmente ir al cine para tropezarse con Freaks? Lo cierto es que no y personalmente siempre me ha llamado la atención que esa reticencia se diera en una época familiarizada con estos circos de deformes.



El estreno de la película en 1932 fue bastante polémico y pese al recorte de escenas su proyección fue prohibida en varios países por "repugnante". Pero el de Browning es un trabajo tremendamente original al que los años no sólo han tratado bien, sino que le han otorgado un esplendor del que nunca gozó en sus tiempos mozos. Quizás porque el director prescindió de efectos especiales y se rodeó de esos freaks reales que pululaban entre barracas (nada como lo natural, ya se sabe) o puede que sea la audiencia actual, más petardeada por el fotograma, la que vea la cinta con otros ojos. En cualquier caso, hoy estos monstruos protagonizan uno de los básicos del llamado cine de culto. Una pena que Tod no lo viera y su carrera no se recuperara de este fiasco. Acabo de darme cuenta de que he vuelto a poner mis ojos en otro fracaso estrepitoso de taquilla. Qué racha llevo, madredelamorhermoso...