martes, 27 de agosto de 2013

IЯЯƎVƎЯSIBLƎ

Andaba yo en una especie de letargo post vacacional, víctima de una tremenda pereza incubada durante las jornadas veraniegas que me impedía darle algo de alimento al pobre blog. Y así pasaban los días, hasta que Gaspar Noé me pilló desprevenida a horas intempestivas frente al canal TCM Autor. Un prenda. Y yo ya sabía que la hermosa Bellucci salía mal parada en la historia, pero al director no le hizo falta llegar al rompimiento de ano de la italiana, yo ya estaba en KO técnico cuando al comienzo de la película uno de sus protagonistas empotraba un extintor repetidas veces en una cabeza ajena. Despertar de letargo inmediato.



Irreversible llegó a las pantallas en el año 2002. Sus protagonistas (Monica Belucci y Vincent Cassel) eran pareja dentro y fuera de la pantalla y estaban muy bien acompañados por Albert Dupontel. Narrada en episodios ordenados a la inversa, queda claro desde el inicio del film que la voluntad de Noé es incomodar a un espectador que se encuentra –de entrada, y sin saber la causa– en un profundo caos: con una cámara que apenas permite distinguir nada, con un sonido harto desagradable, con unos personajes histéricos. Y aunque pronto se adivina que la cámara se calma de forma progresiva con el retroceso temporal, no supone ningún alivio descubrir que para entonces el argentino ha reservado su escena más densa, esa violación de nueve minutos que va íntegra, ya sin cortes ni movimientos, para el mareado público. 

Reconozco que los comentarios que le acompañaron en su estreno en Cannes redujeron bastante mis intenciones de ver la cinta. Que si se tuvo que proyectar a medianoche, que si 250 personas abandonaron la sala el día de la proyección, que si algunos hasta necesitaron asistencia médica... Violencia gratuita, dijeron. Alguien debería hacer un vademécum cinematográfico para distinguirla, con un apartado especial para los desnudos requeridos por el guión, fuentes de tantas otras disputas. Pero polémicas aparte, lo cierto es que Irreversible logra mantener en vilo al espectador, porque cada episodio aporta algo de luz a una historia sobre la que necesitamos saber más, aunque no la podamos cambiar. El tiempo lo destruye todo, dice Noé. Los proyectos de la protagonista, desde luego. El matrimonio de Bellucci y Cassel (que acaban de anunciar su separación), también. Y no digamos mis vacaciones. Inaugurada queda la nueva temporada en maraminiver.

miércoles, 7 de agosto de 2013

De vacaciones

Ni siquiera tuve tiempo de despedirme, pero mi inactividad se debe a un inesperado viaje. Me pondré al día, en cuanto vuelva, con vuestras entradas y comentarios. Y puede que mientras tanto aderece el blog con fotos como la de más abajo. Benditas vacaciones.