miércoles, 25 de septiembre de 2013

Smila, misterio en la taquilla

No atino mucho últimamente con lo que me llevo al buche de la parrilla televisiva, así que no me queda otra que hablar de dos películas vistas hace unos días y que me resultaron soberanamente aburridas. Y eso que tampoco tenían tan mala pinta. La cosa es que hasta que no me animé a destriparlas en el blog, no caí en que las dos tenían bastantes cosas en común.

La primera es del año 1997, obra del reputado Bille August y cuenta con nacionalidad danesa. Tras dirigir la oscarizada y hermosa Pelle el Conquistador y coquetear con los USA en La casa de los espíritus, August toma la novela de su paisano Peter Høeg (La señorita Smila y su especial percepción de la nieve) y se pone manos a la obra con un notorio reparto: Julia Ormond, Gabriel ByrneRichard HarrisVanessa Redgrave y Mario Adorf (sobre este último no se pierdan esta estupenda entrada de Belane, que hizo que yo le pusiera nombre a este señor...). La protagonista, una mujer curtida en las propiedades de la nieve, es uno de los personajes más ásperos vistos en la gran pantalla. Y sin motivos para odiarla, pero tampoco para sentir hacia ella el más mínimo cariño, Smila se queda sola en esa investigación que emprende para averiguar el porqué de la muerte de un niño esquimal vecino suyo. Ignoro si la voluntad del director era transmitir frialdad, pero el resultado es que a la media hora uno se cansa de Smila, de la historia, del niño y de la esquimala que lo parió.



Ahora en Francia y en el año 2006, Guillaume Nicloux se anima en circunstancias similares. Con una historia de Jean Christophe Grangé (autor de "Los ríos de color púrpura") y un elenco que incluye a Monica Bellucci, Catherine Deneuve o Moritz Bleibtreu, crea un thriller paranormal que finalmente no convence a nadie. Una madre adoptiva que teme por su pequeño y marcha a Mongolia a ejercer de detective. Siendo el de Mónica un personaje mucho más agradable que el de su antecesora, tampoco consigue despertar interés, quizás por la rocambolesca y extra-sensorial trama. Para sus seguidores diré que tampoco sale la Bellucci tan potente como en otras ocasiones.



Y en mi búsqueda del origen de tanta insulsez me encontré con no pocas semejanzas, pues las dos películas comparten una fórmula que parece ser la causa de todos los males. A las pruebas me remito:
  • ambas películas son europeas;
  • se han basado en novelas con éxito;
  • su argumento se centra en un niño que sufre algún hecho extraño;
  • los niños tienen rasgos similares (uno es esquimal, el otro mongol);
  • cuentan con una fémina como protagonista, encargada de indagar el misterioso suceso;
  • sus proyectos supusieron una fuerte inversión en su realización; 
  • el reparto es internacional y de sobra conocido, y
  • a pesar de las expectativas se estrellaron por igual al llegar a las salas. 
Dos ejemplos más para nuestra lista de taquillazos-gatillazos. Aunque esta vez parece que el misterio está resuelto.


36 comentarios:

  1. Recuerdo ver Smila hace tiempo pero no recuerda nada de ella, ja,ja, lo que ratifica mi posible frialdad ante su visionado como cuentas. Y la otra ni idea, pero por si acaso está bien avisar, así en caso de que se cruce en mi vida miraré hacia otro lado (porque si sale Belucci quien sabe...) Me encanta el "taquillazos-gatillazos", ja,ja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, sí, ya sabes: expectativas altas, resultados frustrantes ;) Creo que la peli es muy aséptica, normal que pase sin pena ni gloria...

      Un abrazo

      Eliminar
  2. La de Smila he intentado verla completa en varias ocasiones, sobre todo por el reparto, y me ha sido imposible mantener el interés y nunca he llegado al final. Por cierto, que fue de Julia Ormond, que se decía sucesora de Julia Roberts?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo perfectamente tu apatía. Creo que Julia sigue currando, pero ya no hace personajes principales. Yo siempre la vi un poco pavisosa, aunque puede que fueran sus papeles... Un abrazo-

      Eliminar
  3. Hola, Mara. Interesante propuesta, ésta que sugieres. Llámanosle dos blockbuster a la europea. Y es verdad, que parten de dos betsellers. Es decir, los productores apuestan sobre seguro. ¡Ojo!, eso no te va a garantizar que el coche te salga de luxe. Ninguna de las dos es buena. Si que intentaría darle un plus de identidad a la del Sr. August, que la dirigió bien y los actores estuvieron muy flojos (no estarían muy de acuerdo con la soldada o cosas del mal día). ¡Con lo que me gusta la Bellucci, antes de su cirugía y después de ella!. Eso es muy importante, que el mimbre sea de calidad. Y para ello, hay que trabajar hasta en malos proyectos. Te dejo con el buen regusto de que has hecho un post muy sutil, ahora que ya sabemos la película peninsular que nos va a representar en esto de Hollywood. Besos de otoño
    JCA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Jon. Intentan ir sobre seguro y aquí seguro no hay nada. De Gracia Querejeta sólo he visto una película y además en el cine: "Cuando vuelvas a mi lado". Se me quitaron las ganas de ver más y no lo haré a no ser que las críticas de mis fuentes fiables (o sea, vosotros) sean estupendas... Qué bien suena todo lo que va con otoño. Besos.

      Eliminar
  4. Sólo he visto Smilla pero no recuerdo mucho de ella, más allá de que era muy plana, no? La otra no tengo el gusto pero después de leer tus reseñas creo que no me encontraré con ella :-)

    Biquiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hijo, hoy toca doble sesión sosa. Pero bueno, seguro que pronto mejora la cosa ;)

      Besos

      Eliminar
  5. Me pasó como a Pepe Cahiers, alguna vez he intentado ver Smila, pero me he visto superada. Nunca me gustó Julia Ormond, me pasa igual que con Rebecca De Mornay, y no debo ser la única, porque ambas han desaparecido del mapa.

    Nunca había oído nada sobre la segunda peli, pero realmente en el poster no parece Monica Bellucci.

    En estas pelis se debe crear empatía por la prota y por el niño, porque si no apaga y vámonos : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Doctora, pero empatía, poca. A mí De Mornay me gustaba más, la recuerdo meciendo la cuna y me da mucha grima ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Pues yo tengo una impresión un poco más favorable. De ambas. Y precisamente por que ambas tratan de forma esquiva y esquinada temas muy propios de un cine de género que suele ser más rotundo.
    Creo que Smila tiene uno de los comienzos más inquietantes que recuerdo dentro del génro. Pero si no terminan de ser redondas es tal vez por eso. Por estar confeccionadas como un producto internacional que a la vez desdea tener personalidad propia..
    Sin embargo, no me parecen malas películas ninguna de las dos. Se mueven con un oficio y una mirada personal que particularmente hecho bastante en falta. Vamos que en nigún caso me parecen productos. Lamento la sesión doble. Otra vez será. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón en lo del comienzo de Smila, al principio promete, pero para mí la cosa se trunca pronto. Malas probablemente no sea la palabra, aunque a la mayoría de espectadores la sensación que les deja es muy pobre. De todas formas ya se echaba en falta la opinión discordante, gracias por ponerla ;) Un abrazo.

      Eliminar
  7. Una peli de Julia Ormond cuando estaba en la cresta de la ola (creo que por esa época había hecho Leyendas de pasión con Brad Pitt). No la llegué a ver entera, pero lo que vi sí me dio la misma impresión que a ti, un demasiado fria y coñazo; pero bueno, supongo que tendría que verla entera para opinar con más criterio. Hasta otra, Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, la Ormond por aquel entonces estaba muy cotizada. Si te animas de nuevo nos cuentas, a lo mejor la ves con otros ojos ;) Un abrazo.

      Eliminar
  8. "Smila" parecía ser el no va más en una época en que se estilaban mucho las comedias escandinavas que resultaron ser un bluff como pronto se verá con la mitad de la literatura negra nordica. No todo puede ser bueno. Al igual que esas novelas es distante, excesivamente alargada...como "Déjame entrar", para mí la película más sobrevalorada de la historia.
    Mario Adorf es un gran actor. Me gustó desde "El tambor de hojalata"
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí "Déjame entrar" me gusta. Es entretenida, aunque no sea una obra maestra. Jajaja, pobres nórdicos, si les quitas las pelis y las novelas sólo les dejas esos muebles impronunciables y las albóndigas de origen dudoso ;)

      El "Tambor de hojalata" es uno de mis libros favoritos y, sorprendentemente, la peli está bastante bien. Misión nada fácil la de Volker Schloendorff.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. ¡Gracias, Mara, por la mención! Fíjate que esta película de Mario Adorf no la visto, aunque la conozco. Por arriba también nombras "El tambor de hojalata", je,je. Me alegra mucho que le hayas puesto nombre al actor. Ha trabajado (trabaja) muchísimo, pero sorprendentemente en España no parece muy popular. Gracias de nuevo por nombrarlo a él y a mí :).
    La de la Bellucci tampoco la he visto. Es una mujer guapísima, pero como actriz un poco sosainas...

    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo no te iba a nombrar con ese descubrimiento que me has hecho! Fíjate, un montón de años viéndole y no le cundía nada al pobre Adorf... Ya no se me escapa!

      Gracias a ti, un abrazo

      Eliminar
  10. Yo las veré por los directores aunque ninguno me entusiasma mucho, cuando repase todas sus filmografías, además Nicloux no es muy fácil de hallar, no se si por malo, pero me llama desde la Berlinale de este año.

    Sobre la alusión al cine español, confieso que me gusta, yo lo veo siempre (algo) que puedo, lo hallo -sinceramente- muy a menudo muy imperfecto (notoriamente), en general, pero me parece entretenido, te atrapa, no sé, a mi me gusta, creo que es bastante pintoresco.

    Sobre el tambor de hojalata es un libro que quiero leer, siempre le digo una lectura próxima y ya lo será fijo, hace siglos me compre un libro carísimo de lo que no lo hallaba y luego un diario local lo saco por tres dolares, la idiosincrasia del anhelo, quieres algo y nunca pasa como quieres o al caso no al tiempo correcto, últimamente esta verdad la veo en todas partes. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos apuntes más. sino que los comentarios animan meter la cuchara en buena onda, Déjame entrar es una obra maestra, no seamos "amables". Y Monica realmente no es tan buena actriz, mala tampoco, pero esta lejos de estar entre los mejores, a veces en verdad me sorprende que sea tan famosa, aunque esta más buena que el pan, a mi me encantan voluptuosas, con notorias curvas y sensuales (como fantasía), y pues Monica es todo ese paquete, por ahora, le queda poco. Eso si Vincent Cassel si es un monstruo, este tipo si es un actorazo. Ahora si, me alargue, besos.

      Eliminar
    2. Wow, veo que eres fan del vampiro nórdico ;) A mí me gusta, pero eso de obra maestra... no sé, no sé.
      En el cine español hay de todo, como en todas partes, pero no te negaré que en general yo soy un poco reticente y generalmente me cuesta acercarme a él. Puede que le haya cogido manía... Me alegro de que te guste, leí hace poco que tenía más éxito fuera que dentro de nuestras fronteras, así que no me extraña. A lo mejor es por lo de pintoresco, que a los de aquí no nos resulta tan singular, quién sabe.
      El tambor de hojalata te lo recomiendo mucho, mucho. Ya me contarás ;)
      Y la Belucci está muy hermosa, no te lo voy a discutir. Tampoco me parece mala actriz. Tiene ya sus años y sigue magnífica, la tía. Cassel es muy buen actor pero no tiene el atractivo de su exmujer. No se puede tener todo en esta vida.
      Alárgate lo que quieras. Besos ;)

      Eliminar
  11. No he visto la de la Belucci pero sí la de Smila y me gustó., La recuerdo con un ambiente muy inquietante.
    Esta vez no coincidimos pero sigo sonriendo con tus comentarios irónicos.

    Un beso, Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Myra, últimamente me llevas mucho la contraria, eh? Menos mal que sé que con Paul estaremos siempre de acuerdo. Deberíamos montar un cinefórum, Abril/París también estaría invitada, claro está ;)

      Un beso

      Eliminar
  12. Leí el libro de Smila que sí me gustó pero la peli ni la recuerdo, pero sé que la he visto "it I promise", la otra no y parece que no voy hacerlo. No me apetece mucho la verdad, y despues de leerte, como que no.

    Tu reseña, divertida, Mara.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo haría... O al menos no me esperaría mucho si lo hiciera. No quites tus ojos de Newman para estas cosas...

      Beso!

      Eliminar
  13. No he visto ninguna, pero parecen no tener, por lo que cuentas, ese plus que necesitamos en una buena historia. Con lo que me gusta Belucci (mi comentario técnico del día xD)
    Un abrazo Mara :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. La Belucci en esta peli no sale para tirar cohetes. Tenía en esta ocasión una buena oportunidad para su lucimiento interpretativo (todos sabemos que a las actrices guapas les llueven los premios cuando hacen de feúchas), pero el film no daba para tanto... Va a tener que esperar otra oportunidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Hola Mrs. miniver,

    "ambas películas comparten una fórmula que parece ser la causa de todos los males.
    · Son europeas" O_O

    Que contundente. Ja ja ja... Bueno, alguna buena película europea si hay. ;->
    Por un segundo he dudado si era la tranquila y bondadosa Mrs. Miniver la que suscribia estas palabras. ja ja ja ja Es broma Mara.

    Realmente hace años vi la de smila , "misteriorl" en la nieve, y no se porque... coincido con lo que comentas, el caso es que tanto el título como los actores parecen presagiar un fil mejor mejor de lo que uno acaba realmente viendo.

    Sobre la del "elegido" no la he visto así que no puedo opinar.

    A mi me gustaria que comentaras alguna película antigua, una de esas tan buenas en blanco y negro.

    A mi me ha pasado lo mismo con "El cazador de sueños" (adaptación de Stepehn King), prometía mucho y a medida que transcurria el rodaje... gatillaaaaazo. ;->

    Un abrazo muy grande Mara.

    ResponderEliminar
  15. Hombre, UTLA, no se me quede usted con sólo un elemento de la fórmula, que son muchos... ;P

    Venga, la próxima entrada va a ser de un clásico y le va a estar especialmente dedicada. A ver si así se le olvida pronto el gatillazo de "El cazador de sueños" ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima será un clásico ?

      Y... estará especialmente dedicada... a MOI ? O_O

      *snif* * snif* Lagrimita de emoción...

      un abrazo.

      Eliminar
    2. Jajaa, ya está lista. Recién salidita del horno ;)

      Eliminar
    3. O_O *snif *snif *snif ... con lagrimita de emoción.

      Eliminar
  16. Mara, llego tarde para tus dos aburrimientos!! De la segunda nada ni la he visto ni la veré ;)
    De Smila, el recuerdo que tengo no era tan malo. Más bien fallida diría yo. Era la época de Lena Olin, que era lo mejor...

    Del aburrimiento se pueden sacar cosas buenas, como el post que has hecho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Noodles. Smila a mí me parece muy, muy sosita. Pero bueno, tengo que decir que el cine me trata mejor últimamente, para beneficio del blog ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Debo decirte que la segunda me pareció inverosímil. Sin embargo, la primera --sin ser un film excepcional--, me entretuvo. Las comparaciones, soberbias.

    Está de moda remasterizar los guiones y hacer collages. Saludos, Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aunque ni con ese trapicheo de guiones aciertan ;) Un beso

      Eliminar