lunes, 29 de julio de 2013

El globo rojo


Tras el vapuleo al cine gabacho del post anterior tenía dos opciones: continuar en esa línea con la última película vista (Cena de amigos, cinta totalmente prescindible) o buscar la reconciliación en otra parte. En este caso la paz la proporciona un simpático globo que llegó al cine en 1956 y se hizo con el Oscar al mejor guión original y la Palma de Oro al mejor corto en el Festival de Cannes. La verdad es que han hecho falta no una sino dos recomendaciones para que le meta mano al globo. Lo descubrí por primera vez en esta estupenda entrada del amigo Noodles, pero me la ha tenido que recordar recientemente David Amorós en esta otra. Y menos mal, que de cabeza ando fatal. Me hubiera quedado sin ver un tierno mediometraje ejemplo de todo lo que se puede hacer con 34 minutos, un niño y un globo.


La historia es simple. Pascal es un afectuoso niño que un día camino del colegio se encuentra un globo al que no piensa renunciar. Y aunque al principio pueda parecer que Pascal tiene algún don telequinético o incluso que el globo ha llegado a este mundo para tocarle un poco los cataplines al joven muchacho y a los que le rodean, lo cierto es que lo que surge entre el niño y el objeto (?) es una hermosa e intensa relación bastante singular. No era la primera vez que el director,  Albert Lamorisse, retrataba una amistad de estas características, pues tres años antes rodó Crin Blanca, con un argumento similar, donde la compañía a otro niño solitario la ponía un caballo. Entonces Lamorisse utilizaba la voz en off para narrar una historia basada en la libertad. Será en El globo rojo donde el director prescinda casi con totalidad de los diálogos, prestándose fácilmente a teorías conceptuales varias. Una de las más llamativas, sin duda, es la de Philip Kennicott, que realizó esta reseña para el Washington Post comentando que la película mostraba una fusión cristiano-capitalista bastante alejada de esa historia inocentona y pueril que se desarrolla ante el espectador. No sé yo si tanto, pero es innegable que el pequeño Pascal vive en la pantalla su ascensión y previo calvario. Por lo pronto You Tube vuelve a bendecirnos y, en esta ocasión, por partida doble, así que añado las películas mencionadas abajo.









20 comentarios:

  1. Me alegra comprobar que esta vez sí coincidimos...yo sabía que en algún punto del cine francés nuestros gustos se unirían ;)
    Descubrí esta pequeña joya gracias a un amigo amante fiel del cine francés y quedé encantada. En poco más de media hora pasa por nuestros ojos la ternura, la amistad, la maldad, la crueldad...a través de un simple globo rojo y de un niño. Yo creo que es suficiente motivo como para quitarse el sombrero ante Albert Lamorisse, verdad?. No he visto "Crin blanca" pero prometo hacerlo uno de estos días y además lo haré con la ilusión de saber que voy a ver algo que seguro merece la pena.

    Un beso, Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, en alguna teníamos que coincidir! Pues yo creo que Crin Blanca también te va a gustar, ya verás. Lamorisse rueda unas escenas muy tiernas.

      Un beso

      Eliminar
  2. Hola, Mara: Me ha encantado esta entrada. La película la ví hace algun tiempo, y me gustó muchísimo. Suscribo todo lo que dice nuestra amiga Myra, y lo que dices en tu texto sobre ella. Yo tampoco he visto Crin blanca, así que la buscaré para verla un día de estos. Espero que tengas un feliz verano! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Hola Selegna! Pues te digo lo mismo que a Myra, si te gusta el globo te gustará el caballo ;)

      Un beso y feliz verano igualmente.

      Eliminar
  3. He visto las dos y son muy buenas, quedé impresionado con la calidad de recrear una historia con un caballo salvaje y por supuesto lo del globo. Ambas son muy recomendables. La cantidad de lecturas que se pueden hacer del globo rojo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas lecturas, es verdad. Si rodar con niños y animales se supone que es difícil Lamorisse no se manejaba mal del todo con los dos a la vez, eh?

      un abrazo

      Eliminar
  4. Por su condición de medciometraje solían ponerla de complemento en el cine de mi colegio (Sí, fuí a un colegio algo pijo) De niño la encontraba aburrida pero después capté su poresía y el ingenioso uso del color con el contraste qie provoca el globo rojo entre los espacios grises. He leído en Fotogramas que el director Miyazaki (Mi vecino Totoro) quiere hacer una versión animada.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la cinta ha envejecido muy bien, así que no me extraña que te guste más ahora que de pequeño. Buen colegio ese, eh? Estaremos atentos a Miyazaki pues.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Qué mal me suena eso de cristiano capitalista, aunque crea entender su significado si se relaciona con el protestantismo; lo digo porque para mí el cristianismo es más socialista que capitalista. Del mediometraje ya había leído en los blogs de David y de Noodles y ya de aquellas me interesó. Ahora más aún. Creo que lo tengo ya aquí; tengo que mirar. Un saludo, Mara. Muy buena reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier. Bueno, algo así es lo que comenta el tal Kennicott. Lo cierto es que a mí no se me habría pasado por la cabeza tal definición. Ten cuidado que lo de hacer una entrada sobre esta peli es algo contagioso, jeje.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Bueno, pues ahora me toca a mí ver el otro mediometraje. Ya te contaré. Me alegra que lo hayas visto y te haya gustado. Yo tampoco lo hubiese hecho si no llega a ser por la recomendación de C.Noodles. Y era una lástima perdérselo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que está en la línea de "El globo rojo", no creo que te defraude. Lo mejor de la vida bloguera es descubrir pelis como esta ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Pues eso, ahora a El globo rojo hay que añadirle el visionado de Crin Blanca :P Lo de cristiano-capitalista suena chunguete jaja
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes cómo funciona esto, siempre hay alguna tarea pendiente ;)

      Creo que vamos a tener que escribirle a ese señor para que nos explique con detalle tal definición, jajaj

      Un abrazo

      Eliminar
  8. El globo rojo es una joyita maravillosa, la primera vez que lo vi (ya lo he visto tres veces!!) me emocionó, me parecio grandiosa la manera de contar una historia tan simple pero tan cargada de vida, metáforas y simbolismos. Me pongo ahora a Crin Blanca. Un abrazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya! Eres un auténtico fan del globo! Entonces te va gustar Crin Blanca. Seguro.

      Un abrazo!

      Eliminar
  9. Buen cambio Mara. Esos amigotes eran un poco aburridos. Es mejor recuperar esa infancia y poesía tan perdida. Además de ese paseo por un Paris tan bonito.
    Buen programa doble con la crin blanca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Philip Kennicott debe trabajar en los expediente X o algo así no? Que manera de sacar las cosas de contexto. ajaja.

    Estupendo corto y estupenda entrada, me veré 'Crin Blanca' que la tenía pendiente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Mara,

    Recuerdo la entrada de Ciudadano Noodles. Y desde entonces tengo pendiente de ver esta cinta. Me ha hecho mucha gracia al ver el globo rojo en tu blog, ¿¡ Esto me suena, verdad ?! Y recorde al bueno de Ciudadano.
    Eso si, me tendrás que disculpar porque solo he leido el principio de tu entrada, al igual que hice con Ciudadano. No queria ninguna clase de sinopsis ni spoiler.

    Aun así, me gusta que hayas escogido el camino de la reconciliación con el cine Francés.

    Odio fuera. El odio es el camino hacia los Oscars, digo, hacia el lado Oscuro. ^_^

    Un día de estos la veo yo tambien, que me estais creando intriga.

    Un abrazo Mrs. Miniver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mrs. Miniver,

      No Mara, no he errado de entrada. Sino que por fin he visto esta doble recomendación tuya y de Ciudadano Noodles.

      Si dos cinéfilos empedernidos se ponen de acuerdo... ¡ por algo será !

      Y ciertamente, es una cinta mágica. Al principio te aturde un poco, como dice Mr. Borgo, pero después te vas dando cuenta que hay magia, que es poesia.

      El final con las callejuelas estrechas es angustioso porque ya prevees que no acabará bien.

      Y que decir de banda sonora. La música que acompaña a esta cinta tan corta (30 min) es sublime.

      Hay un momento que me ha emocionado y es cuando se encuentran el globo rojo con el azul... la música se ralentiza cuando los globos se separan o se acelera si estos se acercan, como dos corazones de enamorado.

      Es ciertamente mágica esta banda sonora.

      Gracias por tu recomendación Mara, ciertamente una cinta preciosa.

      Un abrazo muy grande Mara.

      Eliminar