martes, 9 de abril de 2013

Requiescat in pace


Parece que últimamente todas las noticias cinematográficas de este país van en caja de pino. Hace unos días que enterrábamos a Bigas Luna y, con el cortejo fúnebre aún en funcionamiento, se nos ha acumulado el trabajo con Sara Montiel. Supongo que esta debería ser una entrada de esas que ensalzan la gloria de los que se han ido, pero no me ha quedado precisamente así y espero que esto no se tome como una falta de respeto. No es la intención. El caso es que yo nunca hice migas con ninguno de los dos. Una, que es rara.

A mí Bigas siempre me pareció aburridísimo. Creo que he empezado todas sus películas y en extrañas ocasiones he acabado alguna. No digamos ya disfrutarlas, que lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible. Reconozco que le tuve cierta tolerancia en la adolescencia, cuando se tiene más curiosidad por lo erótico-festivo, pero que pasé pronto al aborrecimiento. Sin dictaduras ni destapes el género del tetamen ibérico puede resultar harto insoportable. Al menos para mí. La última película que vi suya fue Yo soy la Juani y recuerdo que pensé que el hombre tenía la facultad de seguir cumpliendo años conservando sus eternas inquietudes. Ahí estaba el tío, sin perder fuelle.

Si hablamos de Sara, confieso que con ella tampoco tuve yo nunca conexión. Creo que no he visto ninguna de sus grandes películas hollywoodenses y siempre me pareció una señora la mar de rara, de pelo cardado y uñas imposibles. Alguien a quien mi abuela llamaba Sarita (aunque el diminutivo ya no fuera acorde con su edad), que aparecía en ese programa de tarde que la yeya no perdonaba y al que a veces yo me sumaba, ya fuera por la película en sí o por el festín de nueces, castañas y anisetes en torno a la mesa camilla. Sin embargo, nunca logré entender por qué la estrella era tan estrella y he de decir que cuando en dicho programa emitieron Varietés para rendir tributo a un Juan Antonio Bardem que acababa de dejar este mundo, yo no pude evitar preguntarme cuál había sido el mal causado por ese hombre para que le despidieran con esa película y no con otra. Como si le faltaran a él las grandes obras. Pero todos estos razonamientos quedaron a un lado cuando hoy me enteré de la muerte de la diva. Pensé que –lamentablemente– ahora le tocaba su momento de gloria indiscutible. Gloria de la auténtica, que no hay mal que por bien no venga. Con su capilla ardiente multitudinaria, su portada en la revista de turno, su documental en prime time. Ella, que se había pasado media vida recordando a todos y a sí misma lo estrella que había sido, no tendría que reivindicarse más ante esas generaciones poco ilustradas –como yo– en los años dorados de la meca del cine y menos aún en los espectáculos de revista. Y todo eso sin novio cubano de por medio. Así que me metí en cuanto pude en la prensa digital para ver grandes titulares y fotos ensalzadoras de su belleza (porque bella lo fue, y mucho), pensando que si de verdad hay algo más allá de la muerte, ella debería estar disfrutando de lo lindo mientras le preparaba unos huevos celestiales a Marlon Brando. Pero cuando hice clic me encontré a la Thatcher, que ha decidido morirse este mismo día, y en cuanto a relevancia la inglesa se ha merendado a la ibérica, que mientras una fumaba y esperaba, la otra le estaba metiendo mano a las Malvinas. No hay color. Desplazada de la cabecera, pues, Saritísima sigue ocupando un lugar, algo más pequeño, en todos los medios de comunicación de hoy. Sarita, hija, lo tuyo también es mala suerte.

En cualquier caso, R.I.P. a ambos.






33 comentarios:

  1. Bueno, Mara. La verdad que se han ido en pocos días diferentes iconos y representaciones del mundo del cine; Franco, Bilbao, Ebert, Luna y Doña Sara. Yo, ciñéndome al memoriam las dos últimas personalidades... Tuve la suerte de conocer—personalmente— a D. Bigas por un bolo de publicidad. En la distancia corta era todo un Vázquez Montalván y sus dos mejores películas “Bilbao” y “Angustia” con una portentosa Zelda Rubinstein; inmensas obras de culto del cine Made in Spain. Me caiga bien, “La Juani” me parece una radiografía sociológica de España en toda regla. De la Montiel. Pues, que fue la primera mohicana en poner una pica para la jamona de Alcobendas y se casó con uno de los 100 mejores directores de la historia del 7º Arte. Se lo curró mucho, ya que como ha reconocido su infancia no fue fácil. Además, le sugirió a su esposo el maestro D. Tony Mann—como le gustaba llamarle—, que fuera la Loren Dña. Jimena en lugar de ella. Pues reconoció el talento de la italiana y eso le honra, cuando el juego va de divas. Los últimos años se dejó seducir por frikiland, pero lo hacen hasta políticos-as de pro en un trampolín. Se lo perdonamos. El clip con Alaska no tiene precio, D.E.P ambos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay una racha ahora que no veas, si yo me dedicara al cine estaría ahora mismo poniéndole una velita a algún santo.
      ¿Que conociste a Bigas Luna? Eres una caja de sorpresas, J.C. Tu vida ha debido dar las mismas vueltas que la de Sarita Montiel ;)

      Un beso

      Eliminar
  2. Vaya foto que has elegido para Sarita, del todo italiana al más puro Sofía Loren :)

    Bigas Luna era un director muy, muy irregular. Pero tiene películas que están francamente bien. Jamón, jamón, que el paso del tiempo la ha estropeado, un poquito, "Angustia" su mejor película y en parte "Huevos de oro" demasiado excesiva, pero solo por ver a Javier Bardem se ve una y otra vez.
    Lo mejor, la mezcla de tópicos españoles con historias tan esperpénticas. El cine de Bigas Luna olía a tortilla y ajo.

    De Sara Montiel, aunque nos ha tocado ya en otras edades, hay que reconocer que ha sido una gran estrella. Solo por estar en los brazos de Gary Cooper.... palabras mayores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la Feria se acerca y he sucumbido ante esos pendientes aflamencados ;)

      ¿Huevos de oro? Uyuyuy, otra vez no coincidimos, jajaja. Sarita ya está con Gary Cooper en los cielos, que decía la película ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Lo de Sara Montiel tiene su mérito: no sabía actuar y poquito de cantar pero salió airosa gracias a su fotogenia y personalidad. Yo creo que fue -salvando las distancias- nuestra Lollobrigida nacional. "El último cuplé" era una película casposa y encorsetada como pocas pero rompió las taquillas de la época. De Bigas Luna hay que reconocer que consiguió hacer un cine muy personal en el que uno puede entrar o no, con sus íconos y sus imágenes para el recuerdo como Bardem y Mollà en un duelo a muerte armados con jamones.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, personal sí que era. Lo de utilizar el jamón como arma también lo ha hecho Almodóvar. Parece que los españoles somos así, si hay que morir, que sea bajo una buena pata negra ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. D.E.P. para ambos, pero la verdad es que nunca he tenido ninguna conexión cinematoemotivoartística con ninguno de los dos.
    Eso sí, Bigas Luna tuvo la idea de poner a al Virgen del Pilar en el centro de la plaza en lugar de en el frontal de la Basílica durante la ofrenda de flores. Y en eso sí acertó. Y Sara Montiel es el mito erótico por excelencia de mi padre. Así que solamente por eso, les deseo lo mejor allá en la otra vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues son muy buenas razones ;) No me extraña lo de tu padre. Sarita era impresionante.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Bigas Luna tiene mínimo una gran obra en su haber, "Jamón jamón" que ha envejecido muy bien y continua siendo divertidísima. En otras películas, aunque era capaz de crear grandes imágenes, la verdad es que no funcionaban como un todo.
    Y la Montiel, pues bueno, hay que reconocerle el mérito por haber sido una estrella del cine no sabiendo ni cantar, ni actuar, ni nada de nada.
    Y ya que estamos con decesos, acordemonos del maestro Sampedro autor novelas maravillosas y una de las mentes más lúcidas que había en este país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final voy a tener que revisar "Jamón, Jamón", jajaja. Además, ahora tiene el morbillo Cruz/Bardem, del que antes carecía.

      Si es que está primavera está alterando demasiado... Están cayendo como chinches, qué barbaridad :(

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Tanta pérdida en los últimos días es un poco alarmante... ¡se nos mueren los famosos! :(
    Yo de Bigas Luna poco puedo opinar porque más allá de Jamón, Jamón y Yo soy la Juani no he visto nada más. Igual, lamento su pérdida porque sé que fue un referente para muchos.
    Sara Montiel pues no puedo decir nada, ni la vi actuar, ni cantar, pero admirable el hecho de su status en Hollywood en una época bastante complicadilla.

    D.E.P a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Era uno de los nombres del panorama nacional y tenía un cine muy personal, de ahí que gustara mucho o bastante poco.
      La verdad es que la llegada de Sara a Hollywood en aquellos tiempos debió ser filmada. No tendría desperdicio, seguro ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Hasta anteayer creo que solo había visto una peli de Bigas Luna, "Jamón, jamón". La vi hace mucho y creo que me dejó demasiada huella. El otro día vi su "Son de mar" y la verdad es que me gustó.

    De Sara admiraba su sentido del humor, su valentía y su ponerse el mundo por montera. Yo prefiero quedarme con la Sara de "Veracruz" y de "La violetera". Era bellísima y supo sacar provecho de su gran magnetismo en aquella época.

    Pero, como siempre, me quedo con las sonrisa que has vuelto a ponerme leyendo tu entrada y disfrutando de tu fina ironía...

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Myra. Y yo que me alegro de sacarte la sonrisa :)

      La verdad es que me tengo que poner con las pelis hollywoodenses de la cupletera, voy a ver si pueden caer pronto, en estos días que me imagino nos lloverán las reposiciones.

      Un beso!

      Eliminar
  8. He leído de Bigas Luna pero no he visto nada de él, pero ya lo haré, ya tengo bien estudiada su filmografía, de ahí a verlo y a ver que tal. En realidad nunca ha sido una prioridad, pero viendo que ayudo a impulsar la carrera de Bardem, un gran actor, le daré una mirada. Lo que me tira para atrás es que creo que va de ligero y de tópicos siendo masivo, y eso lo he visto ya bastante, y no me entusiasma, pero hasta que lo vea mi opinión no es definitiva, al final puede que me guste (hasta a Seidl le doy muchas oportunidades ja ja... que no podía ser distinto). Vi Carmina y me gustó María León, uno nunca sabe, además esta muy guapa. Sobre Sara Montiel es alguien de quien he escuchado mucho, pero nunca le he prestado atención, quizá más adelante, como dicen que es guapa, por lo menos nos regocija la vista con su otrora juventud. Y yo creía que habría más devoción para con ellos, pero al menos en tu blog no mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Cuando me enteré de la muerte de Bigas Luna, lo primero que hice fue buscar en mi filmoteca particular cuantas películas tenía de él. Pues bien, a pesar de tener más de 1.500 no tenía ninguna. Me dió un ataque de ansiedad tremenda y me puse como un poseso a bajar todas las que pude. Encontré en emule quince de dieciséis posibles, no está mal y ya me han bajado cinco. Es curioso que a pesar de haber visto algunas pelis suyas no tuviera ninguna. Ha necesitado morirse para que me diera cuenta de mi olvido. Ya ves, así es la vida en que nos ha tocado morir.

    De Sara tampoco tengo ninguna, y no me ha dado ningún ataque de nada.

    Me ha gustado leerte.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, de Sara tengo una, Tuset Street, de 1968, pero no la tengo por ser la protagonista, sino por tener a Barcelona como ciudad en el que trancurre la peli. Es otra de mis manías, por malas que sean las quiero tener.

      Eliminar
  10. Pues yo no es que sea muy fan de ninguno de los des, de Sara por supuesto que no, pero hay que reconocerle el mérito de ser una estrella que cruzó el charco cuando aquí solo la idea era una utopía y que fue la actriz mejor pagada de nuestro país por mucho. Y ea guapa y ni cantaba ni actuaba mal. Luego la suetr hace mucho, como siempre. Esa última etapa suya, pese a que ella pusiese de su parte, se la debemos mucho más a nuestro país, que está encantado de reirse de cualquiera a quien pueda ridiculizar antes que reconocer éxitos o talentos. Que le vamos a hacer.
    Bigas me gustaba en poca ocasiones. Pero Angustia es impresionante y tanto Jamón, Jamón, como la irregular Huevos de Oro, creo que bien merecen cierto reconocimiento.
    También murió el rey de la serie Z, Jesús Franco y Mariví Bilbao. Días pésimos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevamos una racha de pérdidas sin tregua. A ver si para, que empieza a parecer una epidemia.

      La época cubana de Sara fue bastante surrealista y sí, todos pusimos de nuestra parte para que así fuera. Al menos sacaría para unas cuantas joyas gracias a eso, digo yo.

      Un abrazo


      Eliminar
  11. De Bigas Luna recuerdo con agrado dos de sus primeras películas: 'Bilbao' y 'Caniche'. Dos aproximaciones interesantes de los 70 al erotismo fetichista. Luego, a la vista de que se ponía autocomplaciente y estupendo, me paré. No he vuelto a visionar aquellas cintas desde su estreno. Habría que echarles un vistazo y comprobar cómo han envejecido...

    Salucines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que a alguna que otra tengo que darle una nueva oportunidad. Lo de ganar con la edad es difícil, pero no imposible, jeje

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Por si quieres conocer algo más sobre Sara Montiel, puedes pasarte por mi blog. He publicado esta entrada:

    http://evaharringtonerarubia.blogspot.com.es/2013/04/dona-sara-de-la-mancha_11.html

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me la acabo de leer y lo cierto es que me he enterado de bastantes cosas que no sabía...

      Thanks a lot. Un saludo.

      Eliminar
  13. Vaya semanita, grandes perdidas para la cultura de este país.
    bsote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está la cosa fatal. Si yo me dedicara al artisteo y tuviera unos años más estaría sin pegar ojo, oye...

      Beso

      Eliminar
  14. Yo tampoco tuve nunca demasiada conexión con ninguno de los dos personajes. Sara Montiel actriz es para mí casi una desconocida; Sara Montiel personaje no tuvo nunca el mínimo interés para mí.

    En cuanto a Bigas, he visto varias de sus películas, y desde luego no es de mis preferidos. me quedo con alguna de las primeras, tipo "Angustia", y con "La camarera del Titanic", por apartarse del exceso habitual. Últimamente se había convertido, artísticamente, en una caricatura de sí mismo: "Yo soy la Juani" es LO PEOR. Descansen en paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que nunca entendí mucho a Bigas. Bueno, ni mucho ni poco. Tenía que haber cambiado a Juani por Sara para lograr el mayor de los excesos ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Mara, muy refrescante este post, coincido contigo. ¿Que el Bigas y la Sara pum? Pues a mí la verdad plim. Lo único que se me vino a la cabeza cuando me enteré de la defunción de Sara Montiel fue esa leyenda (¿o quizás fuera cierto?) de que se hacía poner unas medias en las cámaras que la grababan, para así rejuvenecerla. Viendo la foto de tu post no me extrañaría nada que fuera verdad. Debe de ser duro afrontar el declive de tamaña belleza.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. No sabía eso, me ha recordado a Vivian Leigh cubriendo lámparas en "Un tranvía llamado deseo". Yuyu.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Paso a hacerte una visita y me encuentro en un "velorio". Bueno, respecto a los finados decirte que coincido casi plenamente contigo. Ninguno de los dos me interesó demasiado. De Bigas Luna, no he visto demasiado cine, Bilbao me atrajo por un cierto morbo pero me defraudó. Quizas no estaba demasiado preparado en aquel entonces para un cine "diferente". "Jamón, jamón" me dejó un buen recuerdo, pero no mucho más. En cuanto a Sara, eran tiempos donde una actriz española en la meca del cine codeandose con Gary Cooper significaba poco mas o menos como si hubiesemos puesto una pica en Flandes, cuando en realidad eran papeles breves y donde la Sarita era elegida por sus formas mas que por sus talentos ( y no estoy diciendo con ello que no tuviese su arte la chica, pero un arte más hispano, mas de cuplés y esas cosas). En cualquier caso, descansen en paz.
    Bueno, lo importante es que seguimos aquí, dejando opiniones y compartiendo amistad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es verdad, Father, qué post más solemne. Bueno, a ver si acaba la racha y dejamos las necrológicas hasta dentro de mucho tiempo...

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Hola Mara,

    Pues si, últimamente parece que las noticies, como bien dices vienen en caja de pino y debajo de tres metros de tierra.
    Debo felicitarte, puesto que lo normal es alabar a la persona que muere, cosa que si se siente es muy loable y bonita.
    Pero cuando el difunto, en vida, no era acorde con nuestros gustos, yo creo que es correcto seguir mostrando esa disconformidad, por muy muerto que sea. Por supuesto siempre con el máximo respeto, como muy bien has plasmado en tu entrada.

    Muy buena entrada, y muy sincera. Se agradece mucho.

    *NOTA*: Es inevitable que a nuestras abuelas o incluso madre Sarita les cayera bien... ;->

    Un abrazo Mrs. Miniver.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias, UTLA. En su momento debió acaparar todas las portadas, pero para edades más cortas Sarita era otra cosa. La edad, que no perdona.

      Un abrazo

      Eliminar