viernes, 15 de marzo de 2013

Up in the air


Resulta raro escribir después del parón. La verdad es que las cosas van bien: la fase hospitalaria concluida, menguando el cansancio, aumentando la vida social... y sin embargo me va a salir otra entrada pesarosa. No tengo remedio. Les pongo en antecedentes. Yo hace unos meses encontré un trabajo y –por ahora– sigo en él. Somos unos cuantos los que empezamos allí hace no mucho y vamos enlazando contratos temporales con ilusión y gracejo. Cada vez que se avecina la fecha final del contrato nos ponemos nerviosos y nos preparamos para la gran gala de lo que yo no me he resistido a bautizar como nuestra operación triunfo. Y es que en esa enorme y diáfana planta en la que trabajamos somos llamados de uno en uno para visitar la mesa del gran jefe indio y recibir el veredicto: un "seguimos contando contigo, te quedas con nosotros". No niego que al principio tenía su gracia eso de atravesar la vasta sala cogiendo aire e intercambiar unas palabras con nuestro Nube Roja. También la tenía comentar la jugada de los compañeros desde nuestras mesas (la intimidad es algo inexistente por allí, cosas de una muy moderna concepción del espacio de trabajo) y ponerle voces cachondas al diálogo que intuíamos en la distancia. Pero hará una semana, en uno de esos inevitables cambios de ciclo programados, el "seguimos contando contigo" mutó en ciertas ocasiones en un "mañana no hace falta que vengas" y fue entonces, viendo cómo un compañero volvía a por sus cosas cabizbajo para desaparecer poco después por la puerta, cuando la cosa dejó de ser graciosa. Y fue también entonces cuando yo recordé la película que les traigo hoy por el blog y que tengo pensado recomendar al sioux más plumado en el caso de que –no quiero ni pensarlo– me encuentre entre la próxima tanda de nominados, puesto que –por lo que me han dicho– lo que es despedir, despide regular.




Up in the air llegó a las pantallas allá por el 2009, coincidiendo con esta reciente crisis económica mastodóntica que a día de hoy parece no querer irse del todo. Recuerdo que fui a verla al cine con ganas, porque contaba con 6 nominaciones para los oscars de ese año y porque Jason Reitman (Juno, Gracias por fumar o la reciente Young Adult) siempre tiene un par de golpes que le animan a una el día. El tema, de los suyos. Reitman está especializado en extraer siempre algo dulce de lo muy amargo y en esta ocasión lo hacía con algo lamentablemente de moda, los despidos. Recuerdo lo chocante que me pareció el personaje de George Clooney, el protagonista, que se dedica a viajar y despedir gente a lo largo y ancho del país. Un despedidor siempre con la maleta hecha, persiguiendo EREs (o lo que sean por los USA) de Albuquerque a Minnesota para, una vez allí, dar la mala noticia e informar de forma íntima y efectiva sobre la indemnización, el seguro médico y los servicios de colocación de empleo de su empresa. Mientras lo hace, él encaja con soltura los golpes de los despedidos. Éstos en unas ocasiones iracundos y exaltados, hundidos y con tendencias suicidas en otras. Pero esa extraña cotidianeidad del protagonista, plagada de aviones y malas noticias, se tambalea cuando conoce a su alma gemela (Vera Farmiga) y cuando una jovencita (Anna Kendrick) llega dispuesta a revolucionar el panorama del despido laboral a través del teledespido para hacer del mal trago algo menos físico. Como si te dejan por email, sms o whatsapp. Igualico.




Una de las bazas infalibles del protagonista para convencer a las insalvables víctimas era aludir a los viejos sueños y desmerecer al compromiso, esa cosa que hace de la rutina una necesidad y que cae con frecuencia en el tedio o el hastío. Y esto, que era realmente lo que él pensaba, funcionó hasta que la vida le soltó una buena dosis de su propia medicina. Seguramente Up in the air era demasiado sencilla como para llevarse a casa estatuilla alguna, pero siempre quedará en el recuerdo de esos que ven cercano el limbo laboral. Y al fin y al cabo, si no se puede evadir esa darwiniana selección natural que acecha hoy en la esquina de cualquier despacho, mejor ponerle cara al sentenciador de George Clooney que de Risto Mejide. Dónde va a parar.









23 comentarios:

  1. Me gustó mucho esta peli. Una peli que muestra una amarga realidad que sigue estando muy actual. La interpretación de Clooney muy buena y la de Anna Kendrick todo un descubrimiento. Una peli que te remueve por dentro.

    Mucha suerte con tu Nube roja, deseo que sigan contando contigo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias, Myra. Ya te contaré cómo salen las nominaciones...

      Un beso!

      Eliminar
  2. Es una película que me ha gustado mucho!! Me ha parecido original y es una historia que engancha!
    Y como dices, el tema sigue de actualidad...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Es que Reitman es un tío con imaginación, eso no podemos negarlo... Y unos cuantos años después está más de moda que nunca.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me encantó a mí también esta película, está muy bien hecha, buenos diálogos y buenas interpretaciones, momentos divertidos y otros más emotiva. Y una brillante reflexión sobre los mecanismos del mercado laboral, los engaños del lenguaje y bueno, sobre las opciones de vida y la felicidad qeu estas nos proporcionan. Es inevitable hacer una reflexión y darte cuenta de cuánta gente es infeliz por culpa de haber escogido una opción de vida que en realidad no es la que desea pero se ha dejado llevar por ella, porque es lo que toca. Algo realmente muy triste.

    Muchos ánimos, me alegro de que ya vayas saliendo del hospital, y mucha suerte con el trabajo!!!!

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Los sueños de juventud es que a veces son un tanto irrealizables. Otras no tanto, pero uno cree que hay formas más fáciles de pagar la hipoteca.
      En fin, yo últimamente estoy muy pragmática, con que no me nominen me conformo ;)

      Un beso!

      Eliminar
  4. Me gusta mucho Reitman, es un gran director, y este filme también. Creo que Clooney hace un muy buen papel también. Ese manejo entre dramático y relajado me gusta bastante. Y esa relación trabajo y aventura/amor me parece muy bien lograda. Note a Kendrick pero sería hasta 50/50 que le cogería entusiasmo. Buen post, y suerte con el trabajo, y que tu pariente se recupere. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Muchas gracias, Mario. Uno de los talentos naturales de Clooney (ejem...) es que escoge muy bien sus papeles, y con Reitman tampoco se equivocó. El resultado es bastante bueno.

      Un beso

      Eliminar
  5. Pffff. no voy a entrar a politizar y polemizar una entrada de cine, que me conozco, pero vamos, vamos, vamos... la jeta que le están echando los empresarios aprovechando que la crisis pasa flotando sobre el Pisuerga... Espero que nunca te toque la mala lotería de los despidos que, ojalá, fuera, como tú dices, darwiniana porque así, al menos, tendría una lógica. Y es que yo ya he visto muchos despidos de gente competente y muchas permanencias de comepo**as, jetas y vagos. Volviendo a la película, creo que lo mejor es Anna Kendrick (y el culo de Vera Farmiga). La historia se me antojó en extremo anecdótica y la revelación personal del personaje de Clooney no me la creí.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Sí, la eficiencia no siempre es tenida en cuenta a la hora de despedir a alguien y hay auténticos expedientes x en el mundo de la selección de personal... A mí la peli sí me gustó, sencilla y muy entretenida. Ya sabes cómo va esto de los gustos ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Otro más que la disfrutó mucho mucho. Fue como un balde de agua refrescante. Un drama-comedia espléndido que tocaba un tema de "moda" con un tacto preciso, un guión maravilloso (aun no comprendo como rayos Precious se lo arrebató) y una grandes actuaciones. Sencilla pero efectiva. Lástima que la siguiente de Reitman no me gustó nada nada...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Young Adult? A mí esa peli también me gusta mucho... Y creo que la última de Reitman está al caer, a ver con qué nos sorprende esta vez ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Me gustó esa película precisamente por su sencillez y falta de pretensiones, más que la -para mí- sobrevalorada "Buenas noches y buena suerte" que por cierto suena a frase de despido. Te deseo eso, buena suerte. A un compañero de El Periódico cuando yo trabajaba en la redacción le comunicaron el despido por mensaje telefónico. Después me tocó a mí y lo peor fue aguantar el chaparrón de topicazos tipo: "Tranquilo, ya encontrarás algo". Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches... no está mal, pero es un poco engorrosa. Jeje, sí, es una frase de despido perfecta. Y corta, que lo peor es que mientras caen esos topicazos que dices uno tiene que estar ahí sentado con cara de circunstancia...

      Gracias y un abrazo

      Eliminar
  8. Yo como Mr. Lombreeze no me creí ese cambio en la actitud del personaje de Clooney, muy del gusto americano. La película me pareció potable y poco más. Y respecto a tu trabajo, toda la suerte del mundo. Aunque la verdad es que por desgracia somos muchos los que estamos así y muchos los que ya no están ni así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, trabajar parece una actividad en extinción estos días. Esperemos que nos dure... Un abrazo

      Eliminar
  9. La cruda realidad..¡ maldita sea! ..Bueno te deseo suerte querida y ésto no es coña.:-)
    La peli..¡bien, gracias!..como a tí, me gustó. Ya lo has dicho tú todo(y bien) asi que para qué extenderme más.

    Un beso y buenas noches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Abril. A ver qué pasa. Y buenas noches también, viendo la hora de nuestros comentarios creo que somos las dos un poco noctámbulas, jeje.

      Un beso

      Eliminar
  10. Hola Mara. Siempre sigo con gran interés la carrera de Jason Reitman, incluida esa última "Young adult" de la que me esperaba no gran cosa y que me sorprendió agradablemente. "Up in the air" es una magnífica jugada de muhcos pases al primer toque que al final no acaba de rematar la jugada, y creo que al final se queda un poco en tierra de nadie. Pero vale la pena el personaje de George Clooney, no tanto por su interpretación o el dibujo del mismo, sino por su existencia en sí: ver cómo la crueldad corporativa trata de ponerse la máscara del buenismo es profundamente perturbador. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final "Up in the air" se queda en las nubes. Literalmente, jeje. Hay trabajos curiosos donde cuesta más trabajo arrancar el "este es un trabajo como cualquier otro", aunque aquí el que se lleva la palma –por mucho cariño que le tenga yo a Reitman– es Berlanga y "El verdugo". En fin, lo de tener que ganar dinero, que es muy sacrificado...

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Mara ya nos tienes en vilo todas las semanas. Esperamos que no te toque nunca la gran decisión del jefe de la tribu. Por lo menos, lo llevas muy bien y has resumido a la perfección, con tu manera de ser, el día a día que existe.

    Respecto a la película me gustó, pero creo que son esas que no las vuelves a ver. Reitman es un poco "engañoso" a la hora de presentarnos sus historias.
    No obstante, se ve muy bien, aunque el final no estuviera a la altura.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, si es que esto es un sinvivir... A mí me gustan las mezclas de este director, siempre me deja contenta ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Hola Mara,
    Pues espero que te encuentre mejor. Yo no he tenido ordenador durante un par de dias y no he podido pasarme por aquí.
    Respecto al trabajo... sólo desearte suerte. Es curioso el clima de poca intimidad que mencionas.
    La película no la he visto y al ser de Clooney... pero has que desterrar malos hábitos.
    Espero que todo vaya bien.
    Un abrazo muy grande Mrs. Miniver.

    ResponderEliminar