miércoles, 21 de noviembre de 2012

Beautiful Girls


Este ha sido un fin de semana de reencuentros. Un amigo de toda la vida ha vuelto a casa después de un buen tiempo dando tumbos por la geografía española a causa de un trabajo itinerante. No ha vuelto por navidad, sino por algo mucho más moderno: rescisión de contrato de obra o servicio. Decidimos recibirle a lo grande y a mí me tocó organizar una bienvenida que era además una excusa perfecta para reunir a la vieja pandilla al completo.

No negaré yo que disfruto organizando esta clase de saraos, en los que poseo ya amplia experiencia. La mecánica viene a ser siempre la misma. Primero se hace un pequeño sondeo para ver qué quiere hacer la gente. Los votos son simplemente consultivos y nunca vinculantes (esa amplia experiencia me dice que no hay que ser demócrata en estas cosas). Después elijo para el ágape un sitio inaccesible y una hora intempestiva con el fin de evitar la afluencia de niños –enemigos naturales de este tipo de eventos–  y como punto de encuentro escojo algún local en el que poder esperar tomando una copa, ya que el alcohol –amigo natural de este tipo de eventos– desinhibe a los más apocados y favorece mantener conversaciones lejanas a las circunstancias meteorológicas o frivolidades diarias varias. Nada peor que reunirte con viejos amigos y tener charlas de ascensor. Los que se han casado les dirán a los solteros que a qué estan esperando. Los que se han divorciado les dirán a los solteros que ni se les ocurra. Los solteros harán oídos sordos porque nadie escarmienta en cabeza ajena.

Tras la comida, y con algunas bajas, comienza la segunda fase, siempre más interesante. Ir al sitio al que solíamos ir y pedir la canción que solíamos pedir. Momentos para la nostalgia y para echarse unas risas. Cómo hemos cambiado, que decía la canción. Sólo los más atrevidos se resistirán a volver a casa y protagonizarán el encuentro en la tercera fase, donde ya no hay plan ni guión y las cosas pueden acabar de la manera más insospechada. El petit comité y la falta de pudor propia de los antros de esta fase propician que se hable de lo que no se pensaba hablar: ese trabajo del que te van a largar, pero que aún nadie lo sabe; esa pareja a la que vas a dejar, pero que ella aún no lo sabe; o ese escarceo amoroso que tuviste con quien no debías y que por supuesto nadie, hasta ahora, lo sabía.

Todo esto habría sido impensable hace 15 años. Empezando porque no habría sido necesaria tal reunión (cosas de verse a diario) y lo más cercano que habíamos experimentado en este sentido era una película cuya trama se nos hacía lejanísima: Beautiful Girls.

Corría  el año 1996 y un director llamado Ted Demme dirigía una película con un reparto muy notorio. Lo capitaneaba estupendamente Timothy Hutton, al que el espectador conocía desde la adolescencia por Taps, más allá del honor o Gente corriente. Era ver su cara y pensar en el paso del tiempo, oye. Y así Demme ya tenía medio trabajo hecho. Tras Timothy, muchos más: Matt Dillon, el eterno outsider guaperas; Mira Sorvino, que acababa de ser Poderosa Afrodita y su nombre sonaba con fuerza; Rosie O´Donnell, que pocas veces se ha encontrado con unas líneas más afiladas; Natalie Portman, por entonces una casi desconocida lolita; y de guinda, una irresistible Uma Thurman.

Cierto es que la historia no era nueva. Timothy, digo, Willie, vuelve a su pueblo natal para asistir a una reunión de antiguos alumnos. Él está bastante perdido. En su momento se fue a la ciudad a probar suerte como pianista, pero esa carrera no ha ido más allá de algún que otro club nocturno. Su vida sentimental no es más boyante y aunque lleva un año con una chica no tiene muy claro que sea la definitiva. La vuelta a casa es rara. Su padre no levanta cabeza desde la muerte de su madre y sus amigos no presentan un panorama mejor: el que no anda a la gresca con la novia está liado con una mujer casada o lleva una vida familiar aparentemente soporífera. Para colmo Willie perderá la cabeza por una inteligente niña de 13 años y comprobará que en el mundo hay demasiadas chicas bonitas como para aclararse.

Beautiful Girls es una película agridulce en la que la trama se ameniza con gags rebozados de nieve y canciones de The Diamonds, Rolling Stones o los Kiss. Aparte del clásico Sweet Caroline de Neil Diamond, que es casi un personaje más del film. Cuando se estrenó nosotros no habíamos llegado a la veintena y veíamos en ella una película de amigos y canciones, una película en la que salían un montón de caras conocidas (incluída "esa niña de León: el profesional") y que se nos hacía mucho más dulce que agri porque lo agrio estaba aún por llegar. Pero, cosas de la vida cinematográfica, a los protagonistas de esta película les hemos alcanzado y ahora nos son mucho más cercanos. Nada como una reunión de este tipo para comprobarlo. El resultado es parecido, se pasa un buen rato aunque nos demos cuenta de que poco tenemos que ver con lo que pensamos que seríamos. Y encima esto corre que se las pela. Sin remedio. Mejor no pensar y entonar el Sweet Caroline...



- No está en casa.
.¿Dónde va a estar?
-Cepillándose a ese tío.
-Colega, estará durmiendo...
-Te apuesto 20 dólares a que está con ese tío.
-Mala apuesta.
-¿Mala apuesta por qué?
-Porque perderás de todos modos. Si se lo está cepillando, tú pierdes y si no, pierdes 20 pavos... Mala apuesta. 



-¿Tienes novia?
-Por qué lo preguntas?
-No lo sé, te veo inquieto por algo. Si no me equivoco has vuelto a la casa de las lágrimas y la tristeza con tu padre el depresivo y tu hermano el colgado para tomar algún tipo de decisión sobre la vida. Una decisión vital.
-Te consideras una personita muy perspicaz, ¿verdad?
-No sé de que personita hablas. Soy la chica más alta de mi clase, puedo llegar al metro ochenta... y estaré muy buena.



"¿Sabéis cual es vuestro problema? La televisión, el playboy y las jodidas vigilantes de la playa. Sí. Y ahora dejadme que os explique algo: chicas con tetas grandes, culos grandes; chicas con tetas pequeñas, culos pequeños. Así es como funciona. Dios no va jodiendo la marrana por ahí, es un tío legal. Le dio a las gorditas tetas grandes y bonitas y a las flacuchas tetas canijas. Esa regla no la puse yo, y si no os gusta, llamadle."


Por cierto, Ted Demme murió en el 2002 a la temprana edad de 38 años. Estaba jugando un partido de baloncesto y el corazón le falló, dicen que por un consumo abusivo de cocaína. No vivió, pues, muchos de estos reencuentros. O quizás vivió demasiados. Quién sabe.


33 comentarios:

  1. Qué película tan bonita...Estoy de acuerdo en lo que comentas, esta peli tiene una visión distinta dependiendo del momento de tu vida en que la has visto. Desde la óptica de la madurez, es una película agridulce, con unos diálogos muy buenos. Esos sueños de juventud, casi siempre incumplidos...

    Maravillosa la escena en que vuelven a cantar juntos el Sweet Caroline..

    Un beso nostálgico,Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Eso es. No es lo mismo verla con veinte que con treinta, aunque creo que gusta igualmente. Momentos como el "Sweet Caroline" son los que hacen que la vida valga la pena...

      Un besazo con achuchón, ya está bien de tanta nostalgia!

      Eliminar
  2. Hola Mara! pues no la he visto. Pero la verdad es que con tu crítica me han entrado ganas. Y si en cambio si he visto León, el profesional; me encanta Jean Reno.
    De acuerdo con los diálogos que he podido leer en tu post, creo que son bastante buenos...menuda estudio mamario hace en el último diálogo x)
    Aunque creo que es muy extremista el/la que lo dice, también hay variedad jajajaja están las tallas normales y esas cosas.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Jajajaja, hombre, Rossie O´Donnell realiza su planteamiento delante de un Penthouse que luce una de esas chicas delgadísimas de enormes tetas impertérritas mirando al frente. La verdad es que esos senos inamovibles que desafían la ley de la gravedad siempre me han dado un poco de yuyu, aunque no tanto como para buscar la justicia divina ;)

      Otro beso!

      Eliminar
  3. Me encanta el discurso de Rosie O´Donnell sobre lo injustos que son Dios y la naturaleza. Yo asistí a una reunión de ex alumnos y no me quedaron ganas de repetir, me pareció que todos mentían sobre como les trataba la vida pero oí este diálogo impagable entre dos asistentes:
    -¡Hala, qué calvo estás!
    -¿Veinte años sin vernos y eso es lo primero que me dices, cabrón?
    La película no está mal pero ese ambiente de amigos, reencuentros y nostalgia me recordó a "Diner" y otras similares. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Yo por ahora no he asistido a ninguna de esas reuniones. A punto estuve de ir a dos, pero finalmente me rajé. Debe ser toda una experiencia.
      ¿Diner? No me suena haberla visto. Dice Filmaffinity que es de Barry Levinson. Me pondré a buscarla ;)

      Un saludo

      Eliminar
  4. Esta es un película parte de mi vida y su BSO. El personal, ellas, el pueblo donde me crie hasta arriba de nieve y la criatura platónica de Portman. El cochambroso garito, el piano cuando lo aporreaba y el director sobrino del ínclito J. Demme. Maldito día el del petardazo. Otro que tenía una cardiopatía isquémica de caballo y que se deje la prensa del higadillo de echarle detritus a su nombre. Film de culto. Ideal para una tarde del inminente invierno. Besos Noir

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Pues sí, como ya habrás podido ver por facebook, yo también creo que la peli tiene unos cuantos temas musicales memorables. ¿Entonces no era cosa del vicio lo de Demme? ¿era un "cría fama y échate a dormir"?
      En cualquier caso, yo siempre que escucho el "Sweet Caroline" me acuerdo de él. DEP.

      Un beso

      Eliminar
  5. Me encanta esta peli, Mara. La vi en el plus cuando tenía unos 15-16 (deduzco que debes tener poquitos años más que yo) y me encantó, pero es que al volverla a ver más de diez años después me gustó aún más. Los diálogos que has remarcado realmente son para no olvidar y la banda sonora en preciosa, es una película totalmente deliciosa. De lo mejor, el personaje de Natalie Portman, el "seny" inesperado y adolescente entre tanta indecisión y supuesta inmadurez adulta. Es lo que dices, te empiezas a sentir más cercano a ellos, a sus circunstancias (algo similar me pasa cuando vuelvo a ver Friends, ahora siento cosas que no sentía cuando la veía de adolescente).

    Ay las reuniones de reencuentro. Yo por ahora no tengo el problema de los críos (por ahora... pero desgraciadamente durará poco), pero es buena estrategia la que comentas, sin duda. Y sí, no hay nada peor que tener conversaciones de ascensor con viejos amigos. Es muy duro darte cuenta de que ya no compartes casi nada con gente que durante un tiempo era parte de tu vida y compartías tantas cosas. Aunque al final después de un momento, al ir volviendo poco a poco la confianza, las diferencias se liman y lo mejor es, como tú dices, que salgan las confidencias, crear esa complicidad, algo de lo que hablar la próxima vez que os reunáis, crear un vínculo con los secretos. Al fin y al cabo, volver por la tangente a la adolescencia, pero desde otra perspectiva y otra madurez.

    Excelente reseña!!!

    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Yo personalmente tampoco tengo el problema de los críos y viendo lo que me gusta evitar los de los otros no sé si lo tendré... pero la experiencia me dice que con un niño de por medio es imposible tener una conversación medianamente decente.

      La amistad requiere de muchos cuidados y el tiempo no siempre le sienta bien. Bien llevada, es maravillosa. Además, hacerse mayor es inevitable, mejor que sea bien acompañado ;)

      Otro abrazo!

      Eliminar
  6. Esta peli me gusta mucho.... Y sí, tienes razón en lo que apuntas. Traté de ponérsela a mis hijos, y no deben tener la edad (de lo mismo me habló un amigo cuando le dije que no la aguantaron). Ah! Y estoy enamorado de uno de los personajes que salen en la peli. Razón: en mi blog .
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Portman en esta peli ha roto muchos corazones. La verdad es que creo que logra una sintonía muy especial con el protagonista, una relación atípica muy poco sexual.

      Me ha encantado ver que mencionabas "La hija de Ryan" en tu entrada. Es una de mis pelis favoritas. Tiene unos personajes magníficos. Trevor Howard está genial y John Mills sublime. Yo también estoy enamorada del profesor que hace Mitchum. Él y el cura son dos de los personajes más sensatos que nos ha dado el cine.

      Nada, en unos años lo vuelves a intentar con tus hijos y nos cuentas qué pasa ;)

      Un saludo

      Eliminar
    2. Sí. Estoy de acuerdo. El cura y ese profe no sólo son de los más sensatos...Es que comparado con la gente del pueblo parece que son los únicos más o menos cuerdos..
      Otro saludo.

      Eliminar
  7. Recuerdo cuando fui al cine a pasar solo un rato de entretenimiento y como me quedé gratamente sorprendido. Sólo con el comienzo de ese Timothy Hutton, agarrando un puñado de dólares ganados tocando el piano de un bar, y subiéndose a un autobús nocturno con aquella fantástica canción ya se sabía que aquello estaba realizado con mucha alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. La verdad es que es una película sencilla que despierta muchísimo cariño. No sé cómo con la moda esta de las secuelas no nos han sorprendido aún con una segunda parte. A saber cómo andaría ahora el pobre Willie...

      Un saludo

      Eliminar
  8. Una película que provoca unanimidad de opiniones. A todos nos gusta en mayor o menor medida.
    Yo me acuerdo de verla en el cine prácticamente vacío. Luego el famoso boca-oreja y la película se ha convertido en todo un canto a una generación de sueños de juventud perdidos.
    Lo de Natalie Portman es aparte, realmente maravillosa. Aunque menor de edad, se puede perder la cabeza perfectamente.

    De Sweet Caroline, ni hablamos. A todos nos gustaría haberla cantado!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que cada grupo tiene su particular "Sweet Caroline". Además, lo del inglés con unas cuantas copas puede acabar en plan Príncipe Gitano... Nosotros somos más de arrancarnos por Kiko Veneno o Extremoduro. El resultado es igualmente malo, pero más digno jajajaja

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Vi esta película en el cine, casi recién estrenada la universidad, y me gustó mucho. Casualidades de la vida la volví a ver hace muy poco y no ha envejecido nada mal. Los temas que trata siguen siendo tan universales y atemporales, lo cual es un plus y, además, todo el reparto está fantástico. Una pena la prematura muerte del director, seguramente hubiera tenido una carrera muy interesante.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues después de "Beautiful Girls" hizo varias películas, pero yo no le seguí mucho la pista. Sí que vi "Blow", pero el resultado, sin ser malo, era bastante flojillo. En fin, nos quedaremos con las ganas de saber si se le quedaron pendientes más éxitos...

      Un saludo

      Eliminar
  10. Qué post tan bonito, Mara. Por lo personal y por el enlace con la película. Me ha encantado. Entiendo todo lo que dices y lo que comentan por aquí. Ley de vida.
    Voy a buscar la peli porque la tengo perdida, a ver cómo sienta al cabo de los años. Uma Thurman guapísima, me he reído con lo de Timothy Hutton y Matt...Ay.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias, Belane. A mí me ha gustado revisarla, es una peli ligera y entrañable, no cansa. La Thurman es todo un pivón, no me extraña que temblara el pueblo cuando ella llegó ;)

      Otro beso!

      Eliminar
  11. Hola, Mara! La película no la he visto pero me ha encantado la introducción que haces de ella y me parece que tienes razón en las cosas que dices; desgraciadamente el tiempo y sobre todo la distancia (y no hablo de distancia geográfica) hacen estragos en la amistad; menos mal que cuando es auténtica esto no ocurre, porque siempre hay comunicación. Si no recuerdo mal, también ocurria algo parecido en "Siempre hace buen tiempo" con Gene Kelly.
    Hasta pronto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Selegna! Se te echa de menos! Siempre están esas amistades inalterables, pero otras se enfrían. La verdad es que yo espero que esas se recalienten otra vez ;)

      No conocía esa peli, le he echado un vistazo a la sinopsis y creo que me va a gustar, me la apunto.

      Un abrazo!

      Eliminar
  12. "Diner" (1982) es de Barry Levinson. Aparecen Kevin Bacon, Ellen Barkin y un Mickey Rourke en su época pre-bótox. A mí me gustó más que Beautiful Girls. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Pues a ver si la localizo. Mickey Rourke, qué miedito...

      Eliminar
  13. Qué manera más bonita de abordar la película.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias, Sergio. Me alegro de que te haya gustado :)

      Un saludo

      Eliminar
  14. Rebuenas.
    Estupenda y sentida reseña Mara, a mi la pelicula me parece un referente para toda una generación, un pequeña joyita del difunto Demme, que parece permanecer fresca y lozana con sus 18 años y mayoría de edad, a cuestas.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón, Roy. Los años no pasan por Knight's Ridge. Debe ser cosa de la nieve ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Muy buena entrada Mara,la pelicula que nos comentas,a mi personalmente
    no me lleno,pero reconozco que es un referente.
    Este tipos de pelis me quedo con una que si me gusto y es "Reencuentro",
    de Kassdan.Film con un buen guion y gran reparto.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. La verdad es que para mí es difícil separar esta película de los recuerdos, no sé si soy objetiva con ella por eso. "Reencuentro" me gustó mucho, aunque la tengo algo olvidada. Ya va siendo hora de volver a verle la cara a William Hurt... me encanta ese tío ;)

      Un saludo

      Eliminar
  16. Me ha encantado el post, me he sentido identificada con muchas de las cosas que cuentas...ayyy el tiempo cómo pasa...!! en fin...
    La peli, me alegro de que me la hayas recordado, me apetece verla otra vez. La vi cuando se estrenó y guardo buen recuerdo de ella.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Muy buenas, Pulgacroft! Pues me temo que esta vez te va a dar morriña... al menos parece que ese ha sido el sentimiento de la mayoría que se han pasado por este post. Cosas del paso del tiempo. Inevitable.

      Un saludo

      Eliminar