miércoles, 26 de septiembre de 2012

Te amaré hasta que te mate.


Septiembre suele ser un mes negro para eso de las separaciones. Los días de playa con los suegros, el exceso de convivencia, los días de asueto enfrascados en engorrosas labores domésticas... suelen pasan la misma factura que tomar el sol sin protección, al final la cosa quema. Si a esta tendencia ya de gran tradición le sumamos que la gente está tiesa entonces todo se pone peor. Supongo que este es el contexto de un papel cuché bien servido de divorcios, un teléfono –el mío– que lleva ya unas cuantas llamadas con tristes y sorprendentes noticias de este tipo o multitudes en las calles pidendo lo que viene a ser lo mismo en la Diada: separarse. Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana. Pues va a ser verdad.

Las rupturas son siempre dolorosas pero casi nunca iguales. Las hay amistosas y cordiales, adustas y desabridas o vehementes y viscerales. Y aunque en la vida real me quedo con las primeras (una que es cívica), en el cine mis favoritas son las de peor ralea: las más sanguinolentas. Porque del amor al odio sólo hay un paso y puestos a matar yo soy como Sabina, que nunca entiende el móvil del crimen, a menos que sea pasional. La lista de títulos de este tipo sería interminable, pero yo voy a dejar aquí una pequeña guía de desuniones –o intentos de éstas– macabras cinematográficamente documentada. Son películas muy recomendables, pero no se den el atracón, especialmente si andan a la gresca con la pareja y hay de por medio algún seguro de vida copioso, ya me entienden.


1. AMANECER  o la tercera en discordia: 

Amanecer se merece abrir la lista no sólo por su antigüedad (1927) sino también por mostrar tres robustos pilares de este género: la esposa entregada y sufrida, el hombre cansado (no quiso la lengua castellana que de casado a cansado hubiese más de una letra de diferencia... o eso dicen) y la pelandrusca de manual. Murnau hace virguerías con estos ingredientes y rueda escenas absolutamente inolvidables, como ese famoso paseo en barca que volveríamos a ver en la gran pantalla en más ocasiones (en otra película que se menciona un poco más abajo, sin ir más lejos).



2. EXTRAÑOS EN UN TREN o el modo negociador: La verdad es que al maestro del suspense le molaba este tema. De entre todas las posibilidades me quedo con esta, porque si la negociación forma parte esencial de cualquier ruptura, la que tiene lugar en este tren conducido por Hitchcock no tiene desperdicio. Dos desconocidos comparten vagón y en un santiamén la trama está servida: A mí me sobra mi padre y a ti tu mujer, así que hoy por ti, mañana por mí y aquí paz y después gloria, pero no me vayas a decir digo donde me dijiste Diego... Si no han visto la película no se preocupen, que este lío de refranes se aclara con el visionado de la cinta.




3. UN LUGAR EN EL SOL o el affair irrenunciable: Pongamos que usted es un jovenzuelo de origen humilde que se traslada de ciudad para trabajar. Pongamos que al principio mata el tiempo saliendo con una chica del montón con la que le espera la misma vida humilde y anodina que usted lleva practicando desde que nació. Y pongamos que de pronto conoce a una bella y encantadora chica de alta cuna con la que entraría a formar parte de la Jet Set del lugar. Si encima la dama en cuestión es una Liz Taylor con 17 años no es de extrañar que a Montgomery Clift se le nublara la razón, ¿o no?
Por cierto, el trailer de la época tiene su gracia, pero destripa buena parte de la película.




 4. EL CARTERO SIEMPRE LLAMA DOS VECES o el modo erótico-festivo. Aparte de razones sentimentales o monetarias está claro que en esto del amor-desamor lo hormonal suele estar muy presente. Lana Turner y John Garfield eran más comedidos, pero en 1981 la cosa estaba bastante caliente. El mismo año que William Hurt y Kathleen Turner le metían fuego a sus cuerpos, Jessica Lange y Jack Nicholson constituían un torrente sexual dispuesto a arrasar con cualquier cosa. Marido de ella incluido, claro.




5. DIVORCIO A LA ITALIANA o el estilo mediterráneo: Si Shelley Winters tenía poco que hacer contra la Taylor en la película número 3, imagínense las pocas opciones de la cejijunta Rosalía frente a la tierna y joven prima de su marido (se ve que lo de "más primo, más me arrimo" es algo universal). Las latitudes mediterráneas ya se notan y Marcello Mastroianni le pone picaresca y gracejo a esto de acabar con la esposa. El ejemplo, aquí abajo:




6. PERDICIÓN o la lagartona pérfida: La cifra de lagartonas –o femmes fatales, como prefieran– en estos temas es infinita. La lagartona pérfida se reconoce por tener pose elegante y bastante astucia. Suele ser más pobre, guapa y joven que su víctima y gusta de sugerir a sus amantes actividades ilícitas. Esto es así porque ella intenta evitar eso de ensuciarse las manos o romperse las uñas, ella es más de encargos. Huele a lo lejos a los hombres fáciles de persuadir y a menudo domina de lo lindo el modo erótico-festivo visto un poco más arriba.





7. ASCENSOR PARA EL CADALSO, el noir gabacho.  Tengo debilidad por esta cinta, por sus historias cruzadas, sus localizaciones parisinas y por la música de Miles Davis que adereza el conjunto. Lo que queda claro con la película es que cuando algo no está de Dios, no está de Dios.




8. LAS DIABÓLICAS, ellas también matan. Las féminas no siempre delegan en manos de otros el homicidio. Si tiene que remangarse una, se remanga. En este caso, otro noir francés, las que se remangan son dos.




9. LA GUERRA DE LOS ROSE o el tanto monta, monta tanto: Ni él ni ella sino ambos a la vez, sin duda el método más equitativo en cuanto a acabar con el contrario. Porque una vez que se ha roto el amor lo de llegar a las manos no es tan complicado.




10. El broche final es el desamor castizo y me veo obligada a conceder un empate técnico a ¿QUÉ HECHO YO PARA MERECER ESTO? y 7.000 DÍAS JUNTOS. Nosotros, como los italianos, también somos de echarle humor a la cosa, pero no  podemos evitar aportar nuestros propios símbolos. Si en la primera Carmen Maura decide plantarle cara a la vida en plan Kill Bill sustituyendo la katana por una pata de jamón, en la segunda Fernando Fernán-Gómez sitúa a José Sacristán entre dos ibéricas bastante opuestas. Por un lado la repulsiva Pilar Bardem que se pasa la vida con los rulos y su bata de guatiné (guateada según la RAE, pero qué quieren que les diga, que me quedo con la expresión popular) devorando madalenas, por otro María Barranco, una jovial dependienta de Galerías Preciados que canta con salero eso de "la española cuando besa, besa de verdad". La noche y el día, oigan.




Espero que hayan disfrutado de la lista y si han llegado hasta aquí –admito que el post me ha salido más largo de lo normal, comprendería perfectamente que hubieran abandonado aburridos antes de tiempo– doy por hecho que son ustedes unos cinéfilos empedernidos y por lo tanto aptos para ayudarme en una cuestión. Desde hace tiempo se me viene a la cabeza una película que he visto pero de la que recuerdo bastante poco, ni siquiera el título o los actores. Les puedo decir que la película en cuestión es en blanco y negro y que la trama giraba en torno a una mujer enferma que se queda sola en casa guardando cama mientras su marido está de viaje de negocios. Escucha entonces por teléfono una conversación en la que oye que intentan asesinarla. No pongo mucho más en pie, pero me acordé de ella redactando el post y espero que alguien pueda sacarme de esta incómoda duda que me cineatormenta...


22 comentarios:

  1. Creo que te refieres a 'Sorry, Wrong Number' (1948) con la gran Barbar Standwyck!!

    Recuerdo otro crimen: 'Crimen perfecto' de Hitch.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!!! Acabo de ver la ficha en Filmaffinity!! Mira que no recordar ni a la Stanwyck ni a Lancaster!!

      Qué agilidad, Manderly! Muchas gracias por refrescarme la memoria.

      Hitchcock tenía muchas ideas de estas, yo desde luego no me hubiese casado con él.

      Un saludo

      Eliminar
  2. ¡hola Mara! te tengo que decir que a pesar de las amargas noticias que comentas al principio, te ha servido de buena inspiración porque te ha quedado un post fantástico. Me gustó mucho. Una película que vi hace poco fue 'Lost in translation', creo que también le podría ir bien a esa lista :)
    No he visto la más veterana de todas, 'Amanecer' ¡voy a buscarla ya!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias Lorena. "Lost in traslation" tiene uno de esos finales poco claros que se dan bastante en el cine. Es un buen ejemplo de separación, aunque no sanguinolenta. Lo que más me gustó de la película fue ver a Murray cantando el "More than this", me encanta esa canción.

      ¡¡Amanecer está íntegra en yutú!! Te va a encantar!

      http://www.youtube.com/watch?v=vSxginmJFis

      Un beso

      Eliminar
  3. Decía el protagonista de "Perdición" que cuando escuchaba sus pasos, eran los de un hombre muerto y es que el film de Billy Wilder está colmado de frases geniales, lo que la convierte en una de mis películas favoritas. "7000 días juntos" me pareció en su día una rareza muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. A Wilder no le salía nada mal ni aunque lo intentase. "7.000 días juntos" a mí me gusta mucho, también "El extraño viaje". Fernán-Gómez bordaba ese tipo de comedias negras.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Buenas Mrs. Miniver,

    Buenísimo el post, lleno de pelis favoritas. A mí se me viene a la cabeza "Como ser John Malkovich", en la que la femme fatale (Catherine Keener) acaba liada con la esposa (Cameron Diaz) mientras que el marido infiel (John Cusak) acaba abducido en el cuerpo de la hija de ambas. ¡Más retorcido que Hitchcock!
    Saludos y gracias por el link para "Amanecer".

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. La verdad es que tengo una memoria pésima y de "Cómo se John Malkovich" sólo recuerdo el peculiar ascensor... a ver si vuelvo a verla.

      Qus disfrute usted a Murnau, Sr. ConBoina!!

      Un saludo

      Eliminar
  5. Más que de la lista, que también, he disfrutado con tu comentario para cada peli...Ya sabes cuánto me gusta ese punto de ironía Miniver que siempre pones en tus letras. No he visto Amanecer, ya sé que no tengo perdón..le pondré remedio y Ascensor para el caladalso la tengo ahí..arrinconadita la pobre esperando. Después de leerte me has despertado las ganas de verla así que pronto caerá.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias Myra, no todo el mundo es afín a la ironía Miniver ;)

      Amanecer es un clásico y conociéndote creo que la mezcla de imágenes y música de Miles Davis te va a gustar, ya me contarás...

      Un beso

      Eliminar
  6. Bueno, llegué tarde y se me adelantó Manderley.
    No se si Septiembre es el mes de las separaciones, lo que se es que la vuelta al curro y el final del verano da lugar a una depre existencial francamente peligrosa.
    Ahora bien, lo que tengo claro es que Murnau es uno de los mejores directores que han existido nunca y junto con Chaplin el mejor del cine silente y su Amanecer es un INCUNABLE IMPRESCINDIBLE para toda persona que quiera ser simplemente eso, persona.
    Dejando claro mi voto unánime a AMANECER, doy diploma olímpico, mención de honor o jamón con chorreras si se prefiere a

    Perdición (con la grandísima Stanwyck y su pulsera tobillera)
    Ascensor para el cadalso
    Las diabólicas

    Y bueno, mi soñada Marilyn también lo intentó en Niagara, curvas rojas incluidas

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Pues sí, Father. Aunque yo debo ser rara y siempre me deprimo al principio de la primavera, menos mal que después llega la feria y se me pasa ;)

      Con "Amanecer" estamos de acuerdo. Con Marilyn más de uno se dejaría matar... no me extraña.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Amiga, Mara. Me lo has puesto muy fácil: “Double Idemnity” 1944 de B.Wilder. No hay otro camino. Si se pierde, engaña o traiciona, que la tramoya sea manejada por una Barbara in english o Bárbara española con circo embargado. Besos Noir

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Jajaja, hombre, la española de joven tendría su aquel, pero ahora me la imagino con la pulsera tobillera que menciona Father más arriba y el noir pasa rápidamente a vodevil...

      Un beso

      Eliminar
  8. s sí, he disfrutado de tu lista que, para mí, incluye 5 obras maestras: Amanecer, Extraños en un Tren, Un Lugar en el Sol, Perdición y ¿Qué he hecho yo para merecer esto?. Y me he leído el post hasta el final. Es que yo soy de libros de Historia y la longitud de los posts no me amilanan. Jajajaja. Los crimes pasionales son los crímenes de los débiles. La justificación del crimen pasional es folclórica, por eso gusta tanto verlo en el folclore, ya sea en forma de canción o de película. Pero los crímenes pasionales son hijos bastardos del egoísmo. Para contrarrestrar los efectos secundarios de estas películas que recomiendas (y yo me adhiero a tu recomendación, sin duda), yo te propongo, a propósito de Sabina, otra película en la que se muestra, entre otras cosas, todo lo contrario: "El Hombre del Traje Gris" (1956) con Gregory Peck, Jennifer Jones y Fredrich March. No es una obra maestra, pero es una buena película que muestra todo lo que un matrimonio adulto tiene que hacer para superar las crisis a las que nos enfrenta la Vida. La peli que buscas es Sorry, Wrong Number, con Burt Lancaster. No está mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. No he visto "El hombre del traje gris", me la apunto. La verdad es que también hay muchísimas separaciones civilizadas que son inolvidables cinematográficamente hablando. Robert Mitchum en "La hija de Ryan" siempre me ha parecido el cénit del hombre sensato. Nada, iré recopilando material para otro post más cívico ;)

      No recordaba el nombre de la peli, pero sí que me gustó.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Bueno, bueno, que pedazo lista te has montado.
    Yo quiero romper una lanza a favor por "La guerra de los Rose", creo que es divertidísima y con una mala leche como pocas.

    Si es que el veranito, la playa y el chiringuito es para pasarlo con los amig@s. Nada de mujer, niños y por supuesto suegra!! jaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Tienes razón, es divertidísima. En lo del verano también tienes razón. Además... digo yo que por eso se inventarían los campamentos de verano y los viajes del Imserso, no? jajaja

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Yo también he disfrutado, y además me parece una lista de lo más sugerente y variopinta, como a mi me gustan. Ya que pones las dos versiones de "El cartero" tampoco estaría mal, aunque haya grandes distancias, incluir "Fuego en el Cuerpo", y en "El honor de los Prizzi" hay una ruptura... y gorda. Lo digo por aprovechar que las he visto recientemente, no para hacer publicidad de mi libro :-)

    Abrazos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Jajaja, la verdad es que cuando escribí lo de "Fuego en el cuerpo" me acordé de ti... es muy de esta lista. "El honor de los Prizzi" la tengo más olvidada, voy a tener que volver a verla.

      La segunda versión de "El cartero..." es que aporta esa escena caliente entre harina que es difícil de olvidar. Yo creo que ya nadie mira igual las mesas de las cocinas... ¿Será verdad lo de que Lange y Nicholson se lo montaron realmente en la peli?

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Me gusta la selección, “Diabólicas” y “Extraños en un tren” especialmente. En “La guerra de los Rose” no recuerdo que hubiera crimen de por medio, a lo mejor me falla la memoria. Pero bueno, las películas sobre rupturas pueden resultar bastante violentas aun cuando sin asesinatos por ej. “Secretos de un matrimonio” de Bergman o “¿Quién teme a Virginia Woolf?”.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Bueno, no quiero desvelar nada, pero digamos que ese odio creciente entre los Rose no tenía límite.

      No he visto "Secretos de un matrimonio" (me la apunto), pero te doy toda la razón con "¿Quién teme a Virginia Wolf?". Esa Liz Taylor destructiva es impresionante.

      Un abrazo

      Eliminar