miércoles, 12 de septiembre de 2012

Like Dylan in the movies


Ayer, 11 de septiembre, salió a la venta lo último del mítico Bob Dylan, un álbum llamado Tempest. El bardo de Minnesota celebra con este disco 50 años de carrera y parece empecinado en morir con las botas puestas. Los tiempos cambian, eso sí, y ya no es necesario tragarse ninguna cola en las tiendas para adquirir su última obra, sino que ésta se encuentra fácilmente a golpe de click. Pero Dylan ha conseguido seguir en la brecha, tiempos diferentes, misma fórmula, y vista la acogida de su último trabajo, parece que no le va a ir del todo mal.




Al ver el vídeo no he podido evitar recordar –aunque poco tenga que ver– aquella aparición de Bob en el oeste americano. Quizás porque la película iba, al igual que el vídeo, bien cargada de violencia, o porque además Bob también llevaba por aquel entonces la cabeza cubierta con un sombrero. El caso es que allí  Bob Dylan respondía al nombre de Alias, y parecía tener la sangre de horchata. Pat Garret y Billy The Kid es una de esas películas que encandila a los ajenos al western como yo, ya sea por su aire decadente, sus poéticas imágenes o el empaque de sus personajes protagonistas, cada uno intentando ser coherente a su manera: uno con su nueva vida, el otro con su resignada muerte. Todo estaba además aliñado con las canciones de Dylan, canciones que a mí no me importaría que sonaran cuando no me toque más remedio que llamar a las puertas del cielo.

Al parecer la incursión del cantautor en el film fue bastante casual. El guionista, Rudy Wurlitzer, le pasó el guión a Dylan para que escribiese una canción apropiada para la película. A Dylan el guión le gusto tanto que se plantó en México en pleno rodaje y mostró la canción realizada al efecto directamente a Sam Peckinpah, quien ni le conocía. A Bloody Sam (Sam el Sanguinario, como era llamado por algunos dada su afición al ensañamiento) la pieza debió conmoverle sobremanera, porque de allí nuestro cantante sale con un papel que tiene, además, bastante presencia en el film.

La película dió muchos quebraderos de cabeza, vivió abundantes problemas técnicos y su llegada a las pantallas podría decirse que no dejó a nadie contento. La banda sonora vivió la misma suerte. Pero los años, que dicen algunos ponen todo en su sitio (aunque yo no tenga esto tan claro),  fueron con este proyecto mucho más benevolentes. La película se restauró, acercándose a la idea que de ella tenía Peckinpah y las canciones adquirieron valor con las nuevas imágenes. Las versiones que nuevos artistas hacían de temas como Knockin' On Heaven's Door dejaban claro que la banda sonora contaba con joyas que no se habían escuchado lo suficiente. Y así llegamos al día de hoy, donde esa historia de Pat y Bill forma parte de los clásicos del cine y el bueno de Bob, aparte de poner su cara bonita, también aporta de paso unos cuantos clásicos musicales.










Las apariciones de Bob en el celuloide han resultado además bastante inspiradoras para algunos, por ejemplo para los Belle & Sebastian, que bautizaron una de sus canciones en honor al maestro y una servidora la ha utilizado para dar título a esta entrada. Su pegadizo estribillo aconseja una y otra vez eso de "If they follow you/don´t look back/like Dylan in the movies" y lo cierto es que Dylan por ahora no parece tener ninguna intención de mirar atrás. Menos mal.





22 comentarios:

  1. Pues penosamente no he visto la película. Recuerdo que hace unos años tuve una fiebre Dylan y estuve a punto de verla varias veces y también busqué el extraño film que dirigió. Pero al final todo quedó en nada. Ya ni recuerdo si el dirigido por Dylan no lo encontré o simplemente no lo vi. Supongo que me distrairía en otra cosa. A veces (bueno siempre) vean más rápido mis ideas y intenciones que mis actos. Aún no he escuchado el disco de Bob Dylan. El single me gusta mucho. Lo haré en breve y e paso, volveré a buscar sus participaciones en cine. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. La película dirigida por Dylan yo tampoco la he visto, la he buscado un par de veces por internet, pero sin mucho éxito. Échale un vistazo a esta peli cuando puedas, creo que te gustará :)

      Un abrazo

      Eliminar
    2. ¡Hola! yo tampoco la he visto, ni conocía su existencia jeje me gusta descubrir pelis en tu blog y en el de Belane...siempre me he ido por los clasicones y el Oeste lo he tenido un poco abandonado.
      Lo que dices de la sangre de horchata... no me extraña nada jajaja el Knockin' on Heaven's Door lo prefiero en los Guns'n'Roses

      Un beso

      Eliminar
    3. Hola Lorena, no era esa una mala versión de la canción... Yo era muy de los Guns, cosa que era muy normal por aquellos años :)

      Casi seguro que Belane la ha visto, por lo que he leído en su blog no le hace ascos al lejano oeste ni al más cercano spaguetti western. A ver qué te parece a ti cuando la veas.

      Un beso, guapa

      Eliminar
  2. Amiga, Mara. Este post me ha llegado al corazón: Dylan y Peckinpah. Uno vive, creando poesía, libertad y cantando en el planeta tierra. El otro, ya descansa en el mejor burdel del cielo. Un recomendación—igual lo conoces— pregúntale a Dylan por Woody Guthrie. Gracias por acordarte de la magia de Minnesota. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. No, no conocía a Woody Guthrie, pero ya lo he solucionado. De hecho, le estoy escuchando en estos momentos ;)

      Tal y como se conserva el chaval parece que queda magia de Minnesota pa´ rato.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me pasa como a David: No he visto la película, pero Dylan es un artista en todos los sentidos, cantante, poeta y ser vivo en todos sus filosóficos sentidos y en los otros.
    A mi, tu reseña, me ha motivado más a darme un repaso por sus canciones. Empezaré por Knockin' On Heaven's Door

    Unos días un tanto desconectado por asuntos familiares que finalmente se resolvieron bien, pero sigo en la brecha y visitando amigos como tu.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Vaya, Father, me alegro de que todo vaya bien y hayas podido recuperar tu vida bloguera. Las canciones le vienen a la película como anillo al dedo, nadie como Dylan el trovador para relatar las desventuras de ese par de personajes. Pero si la película no te llama, nuestro querido You tube está plagadito de melodías de Dylan esperándote ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. "Parecía tener la sangre de horchata", JAJAJAJJAJAJAJ. BRAVO!. A mí es que Dylan siempre me ha dado bajonazo. Qué tío más triste. Yo creo que incluso el Papa se quedó traspuesto cuando fue a cantarle.
    Yo, que soy muy fan del western, no le tengo mucho aprecio a este trabajo de Peckinpah, lo encuentro bastante plomizo. Creo que desmitifcó el western bastante mejor en Grupo Salvaje o La Balada de Cable Hogue. Además, que con esta de Patt Garret y Bily the Kid, el pobre Peckinpah sufrió lo indecible en sus constantes luchas con el estudio para que no le mutilaran la peli.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Bueno, el último single es bastante rítmico, lo mismo Bob se viene arriba a la vejez, quién sabe. La verdad es que yo sólo he visto la versión restaurada y me gusta, ignoro si la primera fue tan catastrófica como cuentan... Cuando te enteras de estas cosas te das cuenta de que los directores suelen pintar bastante poco en sus películas. Algunos afortunados pueden, con los años, sacar esas "versiones del director" cercanas a lo que ellos querían hacer. Otros se aguantarán con el resultado impuesto por los estudios, no hay otra.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. «Pat Garret y Billy The Kid es una de esas películas que encandila a los ajenos al western como yo». Sincera confesión. Entenderás, entonces, que en buena lógica, a los amantes (o al menos a mí) no nos agrade este film de ninguna de las maneras. La historia está mal contada y el reparto es penoso. ¿Y la música? La música de Dylan... Ah, entonces, hablamos de música, no de cine. ¿Sería exagerado decir que Dylan es el músico más importante del siglo XX? Bueno, pues yo lo afirmo.

    Salucines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que dos adictos al género pistolero (Lombreeze y tú) no disfrutáis con esta cinta. Quizás esté hecha para inexpertos en el salvaje oeste, pero el caso es que a mí me gusta. Tampoco veo penoso el reparto. Del trabajo de Dylan no hablo ("escultor, esculpe y calla", que diría Goethe) pero a mí el dúo Peckinpah-Coburn me gusta mucho, aquí y en "La cruz de hierro".

      En lo de Dylan no seré yo quien te contradiga, oye.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Bueno pues yo que amo el western por encima de todas las cosas, también me gusta la de Peckimpah. No llega al paroxismo y maestría de "Grupo Salvaje" pero se ve muy bien.

    De Dylan poco que decir, uno de los más grandes, imitado hasta la saciedad. Tuve la suerte de verle en directo y fue tremendo, además de telonero ni más ni menos que el comandante Calamaro, una de mis debilidades.

    Por cierto Mara, y de su hijo Jakob, que opinas?
    Aquel grupo "The Wallflowers", no estaba nada mal...
    Dicen que era demasiado guapo para las canciones que tocaba :o

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. La verdad es que mi favorita de Peckinpah es "Perros de paja", pero no le hago ascos a casi nada suyo.

      Yo nunca he visto a Dylan, vaya envidia que me das, Noodles...

      ¿Que qué opino de Jakob? Conozco a los Wallflowers, aunque no siga mucho su carrera. Pero el vídeo de "One Headlight" me lo vi muchísimas veces... en guapura Dylan Jr. tiene pocos rivales. A lo mejor es verdad eso de que ser tan guapo hace que no te tomen en serio. Sara Carbonero seguro que me daría la razón (gracias, Sara).

      Un abrazo

      Posdata: Para qué me lo has recordado, qué guapo es madredelamorhermoso...

      Eliminar
  7. Yo es que soy muy fanático de Pekimpah y de Dylan, entonces no puedo ser parcial. Como actor no deja de ser una mera anécdota, además el papel le encajaba bastante bien, con esa pinta cuasi andrajosa y hippiesca. Yo lo vi en un concierto en Gijón hace años, en la plaza de toros, y la verdad que vino, tocó y se fue, no debía tener los biorritmos altos, pero es cierto que ahora no deja de ser un nombre de cierto culto, cuando en su momento llegó a ser todo un idolo generacional.

    Un saludo
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Otro suertudo que ha visto a Dylan... Estos grandes es que generan muchas expectativas y a veces es difícil cumplirlas. Incluso puede que muchos ya den a su público por sentado, quién sabe.

      Un saludo, Roy

      Eliminar
  8. Recuerdo bien esa escena en que Coburn hace que Dylan recite las etiquetas de las latas de un almacén. Me encanta esa película, Peckinpah en estado puro. Por cierto ¿No te parece que Dylan parece querer imitar el look de Vincent Price? Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Esa escena es genial!! Pudiera ser eso de la imitación, pero le hace falta trabajar las cejas ;)

      Un saludo

      Eliminar
  9. Me hubiera gustado que el firmante Fernando R. Genovés estructurara un poco más ese sorprendente juicio de valor en torno a "PAT GARRET Y BILLY THE KID", para mí uno de los mejores westerns de Peckinpah en el que profundizó un poco más en su temática de siempre: transición, desplazamiento, crepúsculo, vejez, amistad, traición, violencia como única salida para unos hombres atrapados en una época que ya no los necesita y que los convierte en fantasmas de sí mismos, llenos de contradicciones y en lucha con su anacronismo. Iba a decir alguna cosita más en torno a esta cinta pero como tengo intención más adelante de dedicarle una entrada en mi blog, esperaré a entonces.
    Y de sorpresa a sorpresa. Ésta me la proporcionas tú, Mara, porque si me preguntaran cuál es para mí la peor película del señor Peckinpah, dudaría entre "CONVOY" y "PERROS DE PAJA", por razones muy diferentes, claro. Una vez más vuelve a surgir la poliédrica grandeza del cine: siendo la misma, cada uno ve su película.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Con vosotros no hay manera de acertar, jajajaj

      Bueno, como dices, cada uno ve la película a su manera, si no estos comentarios tendrían poca o ninguna gracia. Esperaremos tu entrada para seguir con el debate, seguro que nos das material para avivar la cuestión ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Este primer tema suena muy bien. Ya está encargado porque, aunque ahora todo esté -como bien dices- a un golpe de clip, soy un fetichista sin remedio. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Has hecho una buena compra. La menguante industria discográfica te lo agradecerá ;)

      Un saludo

      Eliminar