jueves, 6 de septiembre de 2012

De bancos, buenos o malos


Estos días, en los que no hay noticiario sin información bancaria y el léxico se nos queda corto para describir las vicisitudes que afectan a los templos del crédito, me he decidido yo a meterme entre pecho y espalda alguna que otra película de naturaleza usurera. La vida manda, que diría David Lean (bueno, no, lo diría quienquiera que pusiese ese título a la película en vez de This happy breed). Y como yo no me ando con chiquitas, elegí para la ocasión a esa familia de postín que son los Rothschild, que empezaron con eso de cambiar monedas y acabaron como estirpe nobiliaria. 

Los Rothschild no tienen muy buena prensa. De hecho, ningún banquero la tiene –las cosas como son– pero los Rothschild se llevan la palma. Al impopular oficio que profesan se suma en este caso la sangre judía y sus cercanas relaciones con el poder. El haber financiado buena parte de las guerras europeas tampoco es de mucha ayuda. El caso es que cuando el cine se ha acercado a este linaje, los Rothschild no han salido muy bien parados. A las pruebas me remito.

En 1934 unos americanos aún deprimidos por el famoso crack pusieron imágenes al ascenso en el viejo continente de esta familia de origen judeoalemán. La película The House of Rothschild se centraba en la vida de Nathan, uno de los cinco hijos varones de Mayer Amshel Rothschild, fundador de la dinastía. Nathan, establecido en Londres, se dedicó entre otras cosas a financiar la campaña contra Napoleón y fundó allí el banco Rothschild. Peculiares métodos y oportunas –y escamosas– decisiones inversoras protagonizan la cinta.




Algo más tarde, en 1940, los alemanes decidieron revisar la historia. Como se imaginarán, esos nacionalsocialistas que estaban a un tris de comenzar la deplorable solución final, no estaban por la labor de echarle flores al bueno de Nathan. Así que en esta versión de la historia, llamada Die Rothschilds, el personaje pasa a ser más desagradable, de ética y estética, y podemos ver a un gordinflón de escasa moral manejando los hilos del mundo a su antojo y en su beneficio (cosas de esa conjura internacional judía tan popular en la época). Esta fue la primera película de una trilogía antisemita que pretendía arengar a las masas contra la población judía y, echando la vista atrás, supongo que logró su cometido. Los ingleses tampoco salen bien retratados (normal, teniendo en cuenta el año y la situación europea) pues aparecen como un pueblo carente de valores que se vende al mejor postor, judío en este caso. Está claro que lo de ser fiel a los valores de uno mismo no tiene por qué ser bueno, sobre todo cuando los valores son ya de por sí malos.




Y aunque el valor, sobre todo histórico, de esas dos cintas es incuestionable, yo ya tengo una escena bancaria por excelencia, aquel famoso corte musical de Mary Poppins en el que el pequeño Michael sacudía la banca inglesa con el peor enemigo de las instituciones financieras: la desconfianza. Y si dos peniques podían hacer eso, imagínense un titular del New York Times que hable sobre la fuga de capitales de este, nuestro país. El "sálvese quién pueda" suele tener nefastas consecuencias.






20 comentarios:

  1. Hola Mara! Pues no he las he visto, pero vamos bendita el alma caritativa que las ha subido a Youtube jeje, porque me apetece verlas:)
    De Mary Poppins te puedo decir que la he visto 300 o 400 veces, no no exagero,de pequeña se la pedía a mi madre día tras día porque no me llevó a guardería, así que hasta que empecé el colegio con 3 años me pasaba las mañanas enteras viéndola jajaja. La cinta, destrozada, como puedes imaginar.
    No me había percatado yo de tu punto de vista sobre el pequeño Michael, pero vamos llevas más razón que un santo, estaba yo más ocupada intentando aprenderme el 'supercalifragilisticoespialidoso' al revés ;) Es curioso como está relacionado en tu post, Mary Poppins y yo que me he ido de España...me da que pensar jeje
    Muy bueno tu post de bancos!!
    Un beso

    ResponderEliminar

  2. Creo que mientras yo comentaba en tu blog, tú comentabas en el mío. Empezamos a estar sincronizadas, jajaja

    Yo conocí a Mary Poppins ya de mayor –De ahí que me fijara en otras cosas– y a pesar de eso la he visto muchas veces, me parece una película estupenda.

    Sí, aquí la fuga de capital (financiero y humano) está a la orden del día, y no me extraña porque yo no encuentro trabajo ni a la de tres. Por cierto... por Irlanda como anda la cosa?? Tengo que ir empezando la prospección, jajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno por aquí hay crisis también, pero la verdad es que es mucho más fácil encontrar trabajo. Los sueldos son mejores, pero la vida es bastante cara...eso a grosso modo jeje
      Si quieres más info, para una posible prospección o para hacer maletas escríbeme, estaré encantada de poder ayudarte.

      p.d 'Los españoles por el mundo' son una falsa! jajajaj es decir, siempre que los veo,están en otra dimensión guay que yo aún no he conocido...Me quedo con 'Vente a Alemania Pepe' mucho más real.

      Eliminar

    2. Muchas gracias, Lorena, lo tendré en cuenta.

      Lo de "españoles por el mundo" yo también creo que es una estratagema para que hagamos las maletas, que financiar a tanto desempleado debe salir carísimo...

      Pobre, Pepe, las pasaba regular... estar en casa ajena siempre es raro.

      Un beso

      Eliminar
  3. Buen ritmo de entradas llevas Mara, en estos días me cuesta seguirte. Andamos de ferias, pinchos y casetas. No es la de abril, pero casi..jeje.

    La película de David Lean, la tengo muy olvidada. Tanto que ni me acordaba de ella.
    La que si que recuerdo es "Sonrisas y Lágrimas, que por cierto nunca me ha gustado demasiado, ya ves.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Es que a principios de septiembre siempre tengo yo mucha disposición para todo, ya sabes lo raro que es este mes, incluso hay gente que se lía la manta a la cabeza y comienza a coleccionar dedales del mundo, no te digo más. No te preocupes que me iré desinflando.

      Sonrisas y lágrimas me gusta mucho, no tenía bancos pero sí nazis, y le tengo un cariño especial porque de pequeña (con 8 ó 9 años) hicimos una actuación de fin de curso basada en la obra. Fue culpa de una profesora de música megalómana que tuve, que unió a buena parte de los cursos del colegio y montó una actuación de una hora. Ni que decir tiene que fue un desastre...

      Un abrazo Noodles. De feria, qué envidia, tómate un pincho por mí :(

      Eliminar
  4. No las he visto pero ahí las has dejado y seguro me animo, en youtube hay muchas películas interesantes si buscas, sino que faltan subtitulos a veces, hasta anime hay. Yo con banqueros nada aunque una vez hice un cursillo para ser cajero hace muchos años atrás. He visto mary poppins incompleta, la voy a retomar en cualquier momento. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que es muy cómodo esto de ver pelis en You tube, aunque algunas desaparezcan cuando te dispones a verlas. Qué coraje da eso.

      Retómala, Lorena y yo somos fans!

      Besos

      Eliminar
  5. Pues no he visto ninguna de las pelis de los Rothschild que dices, así que tomo nota. De todas formas, mi escena bancaria favorita es ésta

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. No la recordaba! Es Casino, no? Buena escena, seguro que los afectados por las preferentes tienen en estos momentos muchas ganas de emular a Joe Pesci...

      Un saludo

      Eliminar
  6. De los Rothschild me quedaría, sin dudarlo demasiado, con la de David Lean. La alemana mucho me temo que esté demasiado ideologizada, o sea: le meterán un buen palo al Rotchschild que corresponda.

    Un abrazo, Mara. Muy buen post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según filmaffinity la "Rothschild" americana fue dirigida por Alfred L. Werker y Sidney Lanfield. Mea culpa por no ponerlo y por escribir así, tipo "braimstorming". Al Rothschild le caen palos por todos lados, pero los alemanes atizan más, eso sí.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Pertinente y oportuna tu entrada dedicada al dinero y a quienes lo amasan (a costa de los demás). Me temo que estemos en esa coyuntura, en pleno "giro de acontecimientos", en ese "río revuelto" en que nosotros (gente como tú y como yo) no somos ni pescadores ni pescado, a lo sumo, la zozobrante barca que sostiene a los primeros.
    Me has "obligado" a ver esa vieja reliquia que desconocía, ese "biopic" hollywoodense que nos informa sobre el carrerón de ese ladino Nathan Rothschild. La peli no vale nada, es cine rancio de puesta en escena estática y frontal con los actores teatralmente situados en relación a la cámara, ignorando así la lógica de la relación entre ellos. Todo muy convencional y previsible. Sorprende, eso sí, por la fecha en que se rodó la cinta, esa secuencia final en color.
    Con la "réplica" nazi aún no me he atrevido, temiéndome lo peor.
    Gracias por las oportunidades que nos brindas de ensanchar nuestro campo de visión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Hombre, ya que te has visto la primera, embiste con la segunda. Técnicamente –como tú bien dices– no aportan nada, pero son una muestra del panorama de la época, y ahí sí que son interesantes. El valor es histórico más que otra cosa, ver lo que esos ciudadanos de los años 30-40 se tragaban en el cine explica muchas cosas.

      Gracias? Si supieras lo que vosotros ensancháis el mío....

      Un abrazo, Teo

      Eliminar
  8. Espléndida y muy actual entrada sobre banca y banqueros. En el cine, la figura del empresario, y la del banquero en particular, siempre ha hecho el papel de malo. Hay poquísimas excepciones. Traté el tema en Cinema Genovés al reseñar la peli "Tucker", dirigida por Coppola. Hay muchas razones tras ese sesgo: antisemitismo, anticapitalismo de alpargata, resentimiento, etc.

    Tampoco falta un sentimentalismo muy temerario, como el que vemos (cada Navidad) en "¡Qué bello es vivir!", donde se hace apología nada menos que a las hipotecas subprime y a la política monetaria expansionista que cíclicamente no lleva de crisis en crisis.

    Salucines

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Fernando, me acuerdo de tu entrada sobre "Tucker", ¡todavía ando en la búsqueda de otro empresario cinematográfico con buena prensa!

      ¿Hipotecas subprime? Tengo que repasar Qué bello es vivir...

      Pues sí, todo es cíclico, aunque uno espera poder vivir toda su vida en el pico y no tener que tragarse el valle...

      Más salucines para ti

      Eliminar
  9. Hay una escena parecida en ¡Qué bello es vivir!
    Un buen articulo de Sala i Martín que también menciona la escena de Mary Poppins: http://salaimartin.com/randomthoughts/item/28-crisi-28-profecies-autorrealitzades-crisis-28-profec%C3%ADas-autorrealizadas.html

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Interesante artículo, Manuel. La confianza es muy importante, y está claro que los rumores de quiebra no favorecen la recuperación de nuestro país, sino más bien todo lo contrario, los rumores de quiebra pueden producir la misma quiebra. Estas son las cosas que hacen que después muchos se pongan a buscar conjuras judías, masónicas... o alemanas.

      Un saludo

      Eliminar
  10. Pues yo confieso que no tengo el gusto de conocer a esta estirpe de banqueros y, visto lo visto o, mejor dicho, leído lo leído, no sé si me atreveré. Yo, cuando de bancos cersa el tema, siempre recuerdo ¡Qué bello es vivir!. Ya ves! No obstante, supongo que si hacemos un pequeño ejercicio de memoria, nos saldrían bastantes "títulos banqueros".

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, banqueros en el cine tiene que haber muchos y seguro que casi todos salen mal parados en la pantalla... Con el dinero que tienen, no sé a qué esperan para hacerse una película que les limpie la imagen un poquito ;)

      Un saludo

      Eliminar