viernes, 24 de agosto de 2012

Bajarse al Nocturama


En Sevilla, como en esa Madrid que cantaban The Refrescos, no hay playa. Encima hace más calor, pero –no todo va ser malo– la costa está más cerca, aunque algunos no nos acerquemos mucho a ella. En verano tiene las ventajas de toda ciudad que no sea turístico-playera, hay mucha menos gente y puedes aparcar donde quieras. Un gustazo. Además desde hace unos años se han multiplicado los eventos nocturnos y una vez se esconde el sol siempre hay una obra de teatro, cine o concierto al aire libre para todo aquel que se atreva a asomar la patita más allá del aire acondicionado de su casa o del de la oficina. El Nocturama forma parte de esa oferta estival e inunda la ciudad de conciertos desde finales de junio a principios de septiembre. Por si fuera poco el emplazamiento cuenta con solera, ya que albergaba a esos monjes cartujos tan austeros allá por el s. XV, fabricaba la famosa loza cartujana hasta hace no mucho y ahora, como sede del CAAC (Centro Andaluz de Arte Contemporáneo), se dedica a artísticos o musicales menesteres.





El Nocturama es una propuesta de lo más variopinta y va de la chanson francesa al hardcore vasco pasando por algún que otro songwriter americano. Se canta en español, inglés, francés o català y se descubre qué se cuece musicalmente por países como Finlandia, Bélgica o Canadá. Pero no siempre viajamos tanto y ayer nos quedamos en casa con ese sevillano de adopción que es Kiko Veneno y que reventó la taquilla echándose un cantecito. El panorama era más heterogéneo que nunca y no sólo se mezclaron flamencos, indies, rockeros y poperos, sino que también asistimos a un show intergeneracional con asistentes que iban desde el chupete hasta la tarjeta dorada. El maestro demostró que a pesar de sus 60 años él sigue estando en forma y ha dejado de ser el primo del gremlin más malo –su famoso mechón se ha difuminado en una cabellera ya completamente cana– para ser un lobo de lo más bueno.




El concierto estuvo estupendo y la gente no tuvo problemas en entregarse a un repertorio original y experimental con pocas concesiones a los grandes éxitos, los que sonaron además de manera diferente. Y en medio de este espectáculo Zappa-agitanado no pude evitar pensar en lo cinematográficas que habían resultado algunas de sus canciones.

El famosísimo echo de menos fue parte de una banda sonora también muy popular. Emilio Martínez Lázaro se decidió a rodar un musical ibérico allá por el 2002 y puso a cantar a conocidos actores nacionales. Lo cierto es que éstos no es que destacaran mucho en eso del cante, pero hicieron que El otro lado de la cama funcionara muy bien en las salas:




En el 2006 la canción más venenosa  incluso bautizó una película que dirigía Albadalejo. Esta vez Volando voy no la cantaba ni su padre, Kiko, ni el gran Camarón, sino Albertucho, poniendo título y banda sonora a esas salvajadas delictivas que solía llevar a cabo un aún no reformado "Pera".




Pero mis escenas favoritas pertenecen a una película de 1989 que dirigió Fernando Colomo y que contaba con un plantel redondo: Aitana Sánchez-Gijón, Verónica Forqué, Juan Echanove, Antonio Banderas, Chus Lampreave, Miguel Rellán y Carmelo Gómez. Había además otros rostros conocidos, como los hermanos Amador, que aunque ya no estaban junto a Kiko en la banda Veneno, seguían dando guerra bajo el nombre de Pata negra. Ellos enriquecían el teatral guión y, junto a sus canciones, tocaban un tema de su ex-compañero, el famoso Pata Palo, que era, al parecer, un pirata muy malo.




Bajarse al moro está llena de drogas blandas y situaciones extravagantes. De madres desquiciadas en coches con forma de tiburón, de ensayos yeyés en madrileñas terrazas y de actos sexuales con hipo. Sus personajes tampoco pueden ser más extraordinarios: nudistas que se dedican a la confección, curas flowerpopis, mojigatas vírgenes que encierran interesadas arpías y cleptómanas incapaces de distinguir un yanki de un yonki. Un escenario que al final hace que esos dos primos protagonistas de vida caótica sean lo más sensato y entrañable que parece existir en el mundo, un mundo que sería bastante más habitable con más Chusas-Forqués en él. Y olería mucho mejor, además.

12 comentarios:

  1. Un post muy local, me he perdido un poco fuera del contexto y la jerga, pero viendo desde fuera, me ha encantado ver a Paz Vega, que mujer más guapa, tiene unos movimientos y ese dejito español que provoca saltarle encima, voy a repasar lucia y el sexo sin falta. Sobre los refrescos me hizo gracia, tremenda desfachatez, por aquí tenemos mucho mar, es una sensación de relajo increíble, pero por otro lado que suerte tener tanta cultura por descubrir, museos, conciertos, etc, hace poco un pariente estuvo en Barcelona y en Madrid y me decía que aparte de pasarla muy bien de fiesta, lo cultural era pan de cada día, había para escoger. Ya visitaré algún día España. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Normal que te pierdas, Mario, pero veo que te has fijado en una de las sevillanas más internacionales, Paz Vega. Como actriz no me entusiasma aunque guapa es un rato, desde luego. Hace unos años conocí en una reunión de amigos a su padre, un personaje la mar de simpático.

      Y disfruta del mar, yo ya me he acostumbrado al secano, será que el hombre se acostumbra a todo, hasta a lo malo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Pues es verdad. Mira que han cogido canciones de Rosendo para nuestras pelis. De todas las que has puesto me quedo con Bajarse al moro, pero sobre todo por los recuerdos que me trae. Y porque me harté de reír con ella en su momento. ¡Qué puntos tiene esta peli! El otro lado de la cama me sorprendió muy agradablemente. Volando voy es la única que no he visto. Y ahora mehas picado la curiosidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, creo que Rosendo también ha hecho pinitos en bso de películas, pero en menos que Kiko, que yo sepa.

      Volando Voy no es una maravilla pero se deja ver para pasar la tarde, la historia de "El Pera" es bastante singular, un "pequeño salvaje" bastante diferente al de Truffaut...

      Un beso

      Eliminar
  3. Uno de los pocos encantos que le encuentro al verano es poder disfrutar al aire libre de conciertos, pelis y demás...
    Hace mucho tiempo que no he vuelto a ver Bajarse al moro pero recuerdo cuánto me reí con ella. Geniales la Forqué y Chus Lampreabe..

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que las dos actrices que citas son tremendamente singulares y cuentan ambas con unas voces inconfundibles. En Bajarse al moro están que se salen. Reconozco que las echo mucho de menos, no veo mucho cine español y el que anuncian últimamente tiene actores y actrices bastante jóvenes que se supone que son famosos pero a mí no me suenan de nada. Me estoy haciendo mayor, creo.

      Un beso

      Eliminar
  4. Un lugar muy interesante pero como odio el calor voy a esperar que en Sevilla refresque un poco (pienso ir en octubre) Muy divertida "Bajarse al moro" con Forqué en estado de gracia, qué pena verla ahora anunciando productos para aliviar los sofocos de la menopausia por la tele. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas


    1. Espero que alguien rescate a Forqué de ese ostracismo. Va a ser verdad eso de que las actrices a partir de cierta edad lo tienen muy difícil para trabajar...

      Sin duda en octubre hará más fresquito, Borgo. Si quieres alguna recomendación de una lugareña, ya sabes ;)

      Un saludo

      Eliminar
  5. Parece que a Kiko Veneno le gusta las Cartuja, ya que hace poco estuvo allí actuando con el Territorios. L verdad es que de su música, cuanto más ,mejor. Es refrescante, gamberra, desenfadada. La banda sonora perfecta para una comedia.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Me lo perdí entonces, pues sólo podía ir un día y me decanté por el que actuaba Iggy Pop. Pero ya me he desquitado. A mí me encanta Kiko y me trae muy buenos recuerdos, sus canciones siempre salen en esas reuniones de amigos con muchas cervezas, muchas ganas de cante y poca vergüenza ;)

      Un saludo

      Eliminar
  6. Amiga, Mara. Veo que por aquí estamos de conciertos y recordando buenos momentos. Eso está bien. Mientras vamos colocando las toallas del palo y el atracón de maletas… Me he leído tu post, donde he visto a un Kiko Veneno incombustible. Y de Colomo... Pues, un tío simpático. No es santo de mi devoción, pero tengo un buen regusto de aquella peli ¿qué hace una chica como tú en un sitio como éste? El sábado, intentaremos abrir la consulta sino no hay problemas con el alquiler. Besos

    ResponderEliminar

  7. Kiko está que se sale. Yo a Colomo le tengo cariño desde aquella serie llamada "Chicas de hoy en día". Recuerdo muy poco porque por aquel entonces yo estaba en el colegio, pero sé que me hacía muchísima gracia. Cosas de la vida.

    Que no se le haga muy dura la vuelta al cole, un beso.

    ResponderEliminar