miércoles, 18 de julio de 2012

Un Spiderman habitual


Yo nunca he sido muy de superhéroes y me son bastante ajenos este tipo de cómics. Me decanté desde mi tierna infancia por personajes más ordinarios y por viñetas más castizas, como las que protagonizaban un Rompetechos que no daba pie con bola, aquel tendero truhán de la famosa Rue del Percebe o esos Zipi y Zape que no se hacían ni a la de tres con todos los vales que requería la ansiada bicicleta. Resumiendo, que lo más cercano que he tenido a esos fornidos semidioses yankies ha sido Superlópez. No digo más.




Y sin embargo –que diría Sabina– yo tengo cierta facilidad para meterme en un cine y ver esas películas usamericanas de hombres y mujeres en mallas, de las que salgo resoplando porque me resultan siempre lo mismo y porque para un mayor lucimiento de los superpoderes suelen ir bastante bien despachadas de minutos. Así que este fin de semana, porque el ser humano es un animal de costumbres, porque siempre tropieza con la misma piedra o porque no hay dos sin tres, yo me tragué The Amazing Spider-Man. Y la película no es ni más ni menos que otro retrato al uso de uno de esos superhombres y de su consecuente colega villano. Y durante esas dos horas y cuarto que dura la película, yo tuve tiempo de buscar a ese Spiderman más oscuro y profundo que según algunos críticos entendidos debía estar en esos momentos paseándose por la pantalla. Sin mucho éxito, todo sea dicho. Y ojo, que repetir la misma historia está claro que no es malo (¿me cansé yo de leer la incesante e ignorada por todos verborrea del abuelo Cebolleta? No), pero se ve que en ese caso la historia tiene que gustar mucho.

A lo mejor es que yo debería dedicarme exclusivamente al clásico antihéroe. Por ejemplo, a ese que en los USA estaba encarnado por Harvey Pekar y sus entregas autobiográficas llamadas American Splendor, que retrataban de forma directa los problemas de un americano medio (y medio friki además). Pero el caso es que luego llega a las pantallas ese Hulk con fuerza desorbitante o esa gatita Pfeiffer luciendo leggins como nadie y yo me pierdo. No más de diez minutos, bien es cierto, aunque lo necesario para tener que apoquinar la entrada y sumar números a sus elevadas cifras de recaudación en taquilla.


Aquí Pekar, con sus hazañas diarias


Pero es que en esas dos horas y cuarto yo además pensé otra cosa. Pensé que al fin y al cabo lo mío no era tan raro y que no podía ser malo intentar huir del tradicional pesimismo hispánico por un rato. Porque quizás no somos sólo lo que comemos sino también lo que leemos o incluso lo que rodamos (entiéndase este verbo en el argot cinematográfico) y seguramente nosotros tengamos un poco de eso que queremos ser, o incluso de lo que creemos que somos. Y de verdad que me dio repelús pensar que probablemente más allá del Atlántico y en esta coyuntura post crash del 2008 ellos tiendan a verse un poco como Daredevil, con algún sentido mermado pero con el temple impávido y alzando el vuelo tarde o temprano –con el brazo en alto, cual Superman– mientras que nosotros puede que nos quedemos aquí pasmados, tratando de ingeniárnoslas para evitar pasar un hambre atroz, como aquélla que no podía remediar el mucho más nuestro Carpanta.


Carpanta persiguiendo su habitual objetivo. Básico,  pero siempre frustrado




27 comentarios:

  1. Hola Mara,
    yo también estoy un poco hartito de tanto super héroe tan mediocre. De los Spidermans, paso olimpicamente, incluso de los de Sam Raimi que tanto gustan.
    Ahora está Batman, me da una pereza terrible las casi tres horas de duración, y más si las anteriores no han sido para tanto. Sacrilegio! alguno me mata!!

    Me has hecho recordar aquel piso de 13 Rue del Percebe, que bueno y cuantas risas!!

    Pero sin duda, yo me quedo con el mejor, el único e inigualable... SuperLópez!!
    Un café con leche y un croisant.....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Noodles,

      Yo espero evitar esta vez al menos lo de verla en el cine. La última de Batman ya se me hizo eterna.

      No sé cuantos tebeos pude leerme de pequeña. De Zipi y Zape millones, pero también de Mortadelo y Filemón, del Botones Sacarino, de Superlópez y de tantos más. Generalmente me compraban uno a la semana aunque el número se elevaba cuando estaba pachucha. Ni que decir tiene que quedarse en la cama leyendo tebeos sin ir al colegio era toda una delicia. Coger un resfriado en la treintena ya no tiene gracia ninguna...

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Siempre me aburrieron los superhéroes, además me caían mal porque jugaban con ventaja. Sólo me gustaban El hombre enmascarado, Spirit y Flash Gordon, que no son superhéroes ya que no tenían poderes.

    ¡Muy buena entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, alcorce.

      No he leído los que comentas, pero los que yo leía tampoco tenían poderes y además acostumbraban a hacerlo casi todo mal. Con buen corazón, eso sí, pero sin dar ni una...

      Espero que ya estés aclimatado a la cotidianeidad y no eches mucho de menos la playa.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Maravilosos los tres comics,al ver el American Splendor, me recordó la excelente y original película con Giamatti haciendo de Harvey maravilloso, los otros me entran casi ganas de llorar cuando veo lo de las 175 pesetas (aunque con ese precio tampoco es de los más antiguos). No hay supereheroes pero también convendría recordar las "Joyas de CLásicos juveniles". A mi, que consumí grandes dosis de Marvel en mis tiempos, me gustaba mucho el Sargento Furia y el Capitán America. Una vez entrados en esta vorágine de adaptar superheroes, me quedo con Iron-man y sobre todo por Robert Downey Jr. Cada cosa tiene su etapa, yo si llego a pillar de joven todo esta retaila de adaptaciones, me imagino que ya estaría ciego.

    Un saludo
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roy,

      Pude ver de nuevo American Splendor hace poco y la verdad es que Giamatti lo borda, pero es que es muy buen actor.

      No me extraña nada que te entren ganas de llorar con lo de las pesetas. A mí también. No sé si por recordar esos tiempos en los que se compraba con duros o por el triste panorama económico que nos suponen los euros. Lo más probable es que sea por las dos cosas. En fin...

      Un saludo

      Eliminar
  4. Qué buena entrada, Mara. Me ha encantado recordar aquellos tiempos de Zipi y Zape, Rompetechos y tantos otros..

    Confieso no haber visto ninguno de los actuales.. No me llaman nada.Me quedé en Superman.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que en lo cinematográfico Superman para mí es el mejor. Quizás porque fue la primera película de superhéroes que vi (y como dice Roy más arriba, cada cosa tiene su etapa), pero es que Cristopher Reeve era muy guapo y llevaba las mallas como nadie. El resto del reparto era, además, magnífico, con Marlon Brando y Gene Hackman, que le ponían la guinda al pastel.

      Un beso

      Eliminar
  5. Joder, qué mala es la nueva de Spiderman. Qué chorrada tan innecesaria. No me extraña que su visionado te haya empujado a esta lúcida reflexión que nos ha tranSportado del nuevayork del trepamuros al realismo esperpéntico y trágico del mundo carpantiano.
    En cine de súper héroes en mallas hay de todo, como en botica. Para mí el principal error de muchas de sus propuestas es pasarse de filosóficos y trascendentes. ¡¡¡Que van en mallas!!!, no es ropa para filosofar sobre el Bien y el Mal. Es un uniforme diseñado para repartir hostias a los malos.
    Con la tercera entrega del oscurantista Batman no vuelvo a picar, que las dos primeras ya me aburrieron lo suficiente.
    Me encanta Súper López.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el problema es que las alargan innecesariamente. Son películas para entretener (a lo mejor el fallo es el que tú dices, que además te quieren criticar la razón pura y la impura de paso, también),con un argumento sencillo que es chico descubre poderes, chico conoce a chica, chico se enfrenta al malo y chico vence al malo y se liga a la chica. Más de 90 minutos para contar eso es gestionar mal el tiempo y arriesgarse tontamente a que el espectador empiece a mirar el reloj. En fin...

      Un saludo

      Eliminar
  6. Bueno, es verdad que no es lo que se decia, de que seria un tanto oscura o una reinvención del personaje, es en realidad una vision de otro director sobre el mismo personaje, quiza más fiel al cómic y más trabajado emocionalmente que el de Raimi. Y es que Garfield y Stone para mi hacen una gran quimica... digo, el film no es nada del otro mundo, pero me ha gustado, me ha entretenido.

    Un abrazo Mara. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, yo sí que ando entusiasmado con la nueva de Nolan, la última de la trilogía, lo siento pero es que Nolan sí que sabe cómo dirgir una pelicula de superheroes... jeje... veo mucho negativismo y excepticismo hacia su nueva cinta, démosle el beneficio de la duda :D

      Eliminar
    2. Entretenido es, pero efectivamente algunos críticos soltaron unas parrafadas en la prensa sobre ese nuevo Amazing Spiderman que al ver la película uno se pregunta que se tomaron antes de entrar al cine...

      Yo si Nolan vuelve a echarle a Batman 164 minutos me niego a verla, porque ya a partir de la hora y media yo empiezo a desear que gane el malo. Lo que sea pero que se acabe, jajja

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Nuevamente estamos en las antípodas, que se va a hacer, yo esos cartoons que has puesto me los salto olímpicamente, los veo faltos de gracia pero en el periódico ponen muchos similares y a veces los leo, y es que como varón y de recuerdos me viene esta onda de superhéroes, algo para desconectar en lugar de llorar con esos pesimistas insoportables que hacen mucho dinero con la queja (la ironía ya que también es negocio y como dicen el que no construye, destruye), después pusiste Sabina (supongo que Joaquin Sabina), será ese "cantante" que habla dice que cantando y no canta nada (¿dónde está la música y la entonación?), y con ese cliché de que es poeta, ni una ni la otra, lo de american splendor si me parece muy curioso, lo tengo apuntado, Giamatti es el actor favorito de un crítico que se le parece y la película va según lo leído en toda su esencia , el hombre regular al que le sale perfecto a Giammatti. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, qué poco coincidimos. Pero bueno, eso siempre es enriquecedor. Yo también veo a los héroes entretenidos, aunque sus películas normalmente me parecen largas y muy parecidas entre sí.

      No es que sea muy fan de Sabina, pero tiene canciones que me gustan mucho. Cierto es que de voz anda cortito, pero sí que creo que tiene melodías y letras hermosas, como esa "Y sin embargo" o mi favorita "Ruido".

      American Splendor es curiosa, mezcla de película y documental. El trabajo de Giamatti es muy bueno y además sirve para conocer al autor del famoso cómic y a sus personajes, que no eran otra cosa que la gente que él conocía. Recomendable.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Yo también he tirado más siempre a la viñeta patria, porque con ellas tenía el descojone garantizado, a no ser que leyera una de Roberto Alcázar y Pedrín. De todos los superhéroes, Superlópez sea quizás el más cinematográfico. Pues, ¿no hizo también sus pinitos como director de cine en "La gran superproducción"?

    Con respecto al cómic norteamericano también prefiero la factura underground. Al "American Splendor", yo añadiría los perdedores de la serie "Hate" de Peter Bagge, o al de los cómics autobiográficos de Joe Matt. También, por supuesto, Daniel Clowes, cuya "Ghost World" tuvo una más que decente adaptación por parte de Terry Zwigoff.

    Si ya nos ponemos las mallas, también coincido que la fascinación que levantó Superman en su momento no se igualará nunca, por muy buenos efectos que nos traigan los nuevos blockbusters.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, veo que es usted todo un entendido en esto de los cómics. Efectivamente, yo tras Superman ya no veo a esos Superhéroes igual, lo cual no sé si es algo objetivo o que una ya va teniendo una edad... Aunque creo que el atractivo de Reeve sí que es objetivo. Sólo hay que ver a Garfield o Maguire... dónde va a parar.

      Un saludo

      Eliminar
  9. Está claro que cuando un género no te gusta pues no hay nada más que hablar. Yo soy el caso contrario y me considero un buen aficionado al cine de superhéroes. Respecto al tratamiento que cada país hace de sus referencias, es evidente el peso de la historia. Y en esa España de chapuza y postguerra está claro que triunfaba Mortadelo y Filemón, Carpanta y Zipi y Zape. Es el reflejo de una forma de ser y del peso de la historia. Respecto a los Superhéroes americanos está claro que es un buen método de crear su propia mitología, como carencia de una clásica. No obstante, respecto al cine, hay películas de superhéroes que independientemente del tema, funcionan como expresión cinematográfica. Nolan y su Batman es un ejemplo de ello. Y a Spiderman le funcionó muy bien la segunda entrega de Raimi, un retrato atormentado de quien se oculta detrás de la máscara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo creo que esa mitología clásica si reside en algún sitio es por esos lares. Los yankies están mucho más contentos con su estilo neogriego que los griegos con el Partenón, al que empezaron a echar de menos cuando quedaba más bien poco de éste.

      Mi problema con Nolan es fundamentalmente de metraje, pero tienes razón, el género tiene que gustar. Y no he visto la segunda de Raimi, por lo que dices creo que tendré que echarle un vistazo.

      Un saludo

      Eliminar
  10. A mi me gusta mucho el cómic, y disfruto lo mismo con toda la escuela Bruguera, El Guerrero del Antifaz, y con los foráneos ya sean Blake&Mortimer (mis favoritos), el Principe Valiente, y por supuesto los héroes Marvel-DC Comics, con los que he pasado muy buenos ratos...sus adaptaciones cinematográficas han corrido desigual suerte, pero me quedo con todas las de la Patrulla X, incluida esa interesantísima precuela, y por supuesto las de Nolan, fascinantes las dos primeras, y deseando ver la tercera!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tirador, eres todo un "comicfilo". Y no desesperes, que Nolan vuelve con un Batman más largo que el anterior, estás de suerte, te vas a hartar, jajaja

      Un saludo

      Eliminar
  11. Hola Mara,la verdad es que estar hartos de esta malgama de filmes,todos cortados por el mismo patron,es lo mas normal.Y eso que a mi me interensan
    pero claro de poco en poco,jajaja.
    Soy un gran aficionado al comic y era de Rompetechos,me encantabaaaa , de Pepe Gotera y Otilio,sin olvidarse de Mortadelo y Filemón que son mis favoritos.

    Un buen post Mara enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Atticus. Pepe Gotera y Otilio... me los había dejado en el tintero. Me está dando un ataque nostálgico con este post, jajja

      Un saludo

      Eliminar
  12. Coincido casi punto por punto contigo. Me quedé en El capitán Trueno (en los tebeos) y con el primer superman (en el cine) Después he hecho intentos pero casi siempre fallidos. Yo fui mucho (temps era temps que decía Serrat) de TBO, Mortadelos y otros, pero solo de la versión papel porque las historias no nos las daban tan mascadas y mal mascadas como en el cine y eramos nosotros quienes poníamos la sal y la pimienta embozados entre sábanas y a la luz del flexo.
    Respecto a Sabina, solo decir que me gusta, aunque un tanto por detrás de mi paisano Serrat. Uno de los momentos más recordados por mi fue su gira Dos pájaros de un tiro, que vi en Granada y que significó para mi una vivencia irrepetible. No se si canta o no, pero Sabina es un artista con letras de poeta.
    Si me pierdo no me busqueis en una sesión de Superhéroes, salvo si llueve y es el día del espectador.

    Perdona por la batallita cebolletiana

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noches de tebeos y flexo, qué gran verdad.

      Yo he escuchado más a Sabina que a Serrat, a pesar de que a mis padres Serrat les gusta mucho. Y no fui al concierto que comentas pero un día saliendo del trabajo me encontré a esos dos "pájaros" de cervecitas en la sevillana Plaza del Salvador. Esa noche tocaban por aquí y supongo que darían el concierto la mar de contentos. Por lo que te leo tendría que haber ido, no?.

      No te preocupes, que el post en sí es una "batalla cebolletiana" jajaja

      Un saludo

      Eliminar
  13. Amiga Miniver, un artículo divertidísimo. En el fondo España es 13 Rue del percebe y toda la colección Olé. Me encanta la troupe de Escobar and Cia. Sobre el comic soy un purista de la vieja escuela, es decir, Corben, Moebius o Liberatore, amén, de Moore y Miller. Vamos Heavy Metal, es una pequeña obra maestra del comic. Respecto a Paul Giamatti, es un fenómeno licenciado en filología por Yale (showman, actor, un todoterreno). Si quieres verlo en estado puro mírate “John Adams” de HBO, caviar. Respecto a los Batman, no sé que le estará pasando por la cabeza al Sr. Nolan, pero las escopetas otra vez las ha vuelto a disparar el diablo en Colorado. ¿Es la trilogía maldita? No sé, no sé. Está todo muy alterado, liado y espeso, veremos cómo termina el verano. Sigo con mi miniasueto. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no he visto John Adams y de esa unión Giamatti-HBO está claro que no puede salir nada malo. Me la apunto. Yo pienso cosas raras cuando me aburro en el cine pero lo de liarme a tiros nunca se me había ocurrido. No sé si la duración de la película podría ser un atenuante de la condena, pero no demos ideas a la defensa de semejante cafre. Disfruta del asueto, aunque sea pequeño. Un beso.

      Eliminar