jueves, 28 de junio de 2012

Humor a la israelí


Hace no mucho me encontraba discutiendo con un gran amigo cinéfilo sobre el sentido del humor, y mientras intentaba yo recordar si era a Billy Wilder a quién le leí una vez aquello de que el humor es algo esencialmente capitalista, mi contertulio me interrumpía y me decía: "y judío, esencialmente judío también es".

Que los judíos nos han hecho reir en la gran pantalla es algo innegable. Desde los más míticos, como  Woody Allen, Mel brooks, Jerry Lewis o Billy Cristal hasta las nuevas promesas de la risa como Ben Stiller, Adam Sandler o Sacha Baron Cohen. En televisión nombres como Jerry Seinfeld o Larry David son también bastante significativos y por supuesto no podemos dejarnos atrás a los más grandes: los hermanos Marx, Ernst Lubitsch o el mismísimo Billy Wilder. 

Con una mayor o menor dosis de absurdo, lo cierto es que es frecuente encontrar en ellos un  humor agudo, inteligente, incisivo y a veces hasta amargo o incluso hiriente. En esto último fue especialmente notable el legendario Lenny Bruce, a quien Dustin Hoffman inmortalizó en la magnífica película Lenny bajo las órdenes de un Bob Fosse nada musical y sí bastante dramático.



Aquí el gran Lenny, con sus temas escabrosos de siempre


El argumento de esta conversación de barra de bar a horas poco decentes parecía tener –sorprendentemente– cierto sentido y sin embargo, tras esta retahíla de nombres, caímos en la cuenta de que el humor judío era bastante potente, sí, pero también de que ganaba mucho en la diáspora, porque de lo que es humor israelí sabíamos bastante poco. Al menos yo, que creo haber visto en mi vida apenas dos comedias israelíes (seguramente la definición de tragicomedia sería mejor...) y de esas dos películas, al fin y al cabo, viene a tratar el post de hoy.


La primera la conocí en el Festival de Cine Europeo de Sevilla. Corría el año 2007 y se expandía por allí el rumor de que una película israelí era digna de ser vista. La banda nos visita (Bikur Ha-Tizmoret) colocaba al espectador en un escenario poco habitual y con pocos recursos levantaba más de una sonrisa. El argumento es simple y eficaz: una banda de música egipcia debe actuar en una ceremonia de un centro cultural árabe. La fortuna o el infortunio hace que se pierdan en una remota localidad situada por tierras israelíes y no lleguen a su destino, teniendo que recurrir allí a la ayuda de sus habitantes. La banda nos visita nos presenta esas espinosas diferencias culturales de una forma bastante noble y logra poner humor a un conflicto nada gracioso, para qué engañarnos. La buena fama que precedía a la película era, en mi opinión, totalmente merecida, aunque eso no le bastó para hacerse ese año con galardón alguno. Sin embargo, en esa misma edición del festival, el cine israelí sí arrampló con algo en la capital andaluza y otra historia sobre el conflicto judeo-palestino se llevó el Gran Premio del Público. Era Ha-buah (La burbuja), que mostraba un romance homosexual entre dos hombres pertenecientes a los bandos enfrentados. Yo creo que esta última es bastante inferior a la primera, pero ya me conocen, a mí los premios casi nunca me dejan satisfecha. Para colmo la graciosa banda egipcia no pudo pisar la alfombra roja ese año porque una gran parte de la película está rodada en inglés y quedó descartada en los Óscars para la categoría de mejor película en habla no inglesa. Una pena.


La banda, más que preparada para el evento al que no llegó


Footnote es mi último descubrimiento en cuanto a humor israelí y se lo debo a otro festival, este más reciente y "pirata", como él mismo ha venido a denominarse. Yo ya les hablé de ese primer festival pirata de cine asiático aquí, y esta película se encuentra dentro de su sección oficial. Supongo que uno de los misterios de Israel es estar geográficamente en Asia y al mismo tiempo presente en todos los saraos europeos, cosas de ser Tierra Santa, supongo. Este film sí que se coló en los pasados Óscars en la categoría de película en habla no inglesa y al verla no me extrañó en absoluto. Footnote está bien rodada y, aunque refleja la dura relación entre un padre y un hijo con vidas profesionales similares y enfrentadas, no evita el tono humorístico ni a veces el sarcasmo en medio del drama. Es inteligente, ágil y novedosa, y a pesar de que he leído por ahí que a algunos el principio se les hace lento, he de decir que a mí me tuvo pegada a la pantalla desde el primer minuto, entre otras muchas cosas por unas interpretaciones magníficas y una fotografía muy atractiva. Carrera profesional, vocación científica y vida personal se entrelazan a la perfección en una situación bastante tortuosa, porque lo de estudiar el Talmud sabemos que requiere mucho sacrificio, pero intentar salvar las relaciones familiares no exige un menor esfuerzo ¿verdad?.


Los protagonistas de Footnote, en su complicadísima relación paterno-filial



24 comentarios:

  1. Por esa lógica en los países comunistas no tienen esa facultad, el humor, algo que creía era humano y universal, aunque con las diferencias evidentes que tendrían que ver con lo cultural. Supongo que Wilder querría hacer entender que a él, personalmente, el humor que se hacía en los países con un sistema capitalista le gustaba más que cualquier otro tipo de humor.
    Creo que más bien en los países capitalistas y en la cultura judía tienen su sentido del humor, como los pigmeos tienen es suyo ;-D , y posiblemente tan gracioso como el que más… eso sí, uno se identifica más con un humor que con otro. Supongo que la afinidad tendrá mucho que ver en ello. Por supuesto que el sentido del humor de los judíos está gracioso y me engancha; la mayoría de pelis y nombres que citas son un buen ejemplo…

    Lenny está muy bien. Las pelis de las que hablas a continuación parecen buenas sugerencias de este cine judío.

    Muy buena entrada, Mara. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier. La verdad es que el humor pigmeo se me escapa, jajjaa, pero yo al señor Stalin no le hubiese hecho muchos chistes, que Siberia estaría por aquel entonces llena de graciosos ;) y eso en el mejor de los casos...

      Seguramente sí que seamos nosotros más afines a ese humor que a ningún otro. A mí por lo menos estos judíos me hacen mucha gracia, las cosas como son.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Uhy aqui has tocado tema interesante. Es cierto que si uno da un repaso mental del cine, la literatura y otras artes encuentras muchisimos judios detrás especialmente inteligentes pero el procentaje tampoco es tan alto si amplias el círculo.
    ¿será que "es el pueblo elegido " ?¿ que son supervivientes y eso imprime carácter ? No sé pero creo que seria injusto para las demás culturas y/o razas, elegirles como los "más" de los "más" y eso que estoy contigo en tener mis preferidos entre ellos, a la cabeza de todos ellos el incisivo Billy Wilder pero tambien los irlandeses ( John Ford )y los ingleses ( Hitchcock )americanos ( Woody Allen)eso entre los clásicos que si seguimos..cantantes, músicos.. yo diria que son la mayoria de origen europeo.
    La diáspora por tanto tuvo mucho que ver pero no solo para los judios..
    De las pelis que mencionas no tenia constancia pero ¡mira eso es un buen ejemplo !
    Me ha gustado mucho ésta entrada Mara, creo que tambien me lo he planteado muchas veces.

    un besito y feliz verano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es una de esas reflexiones que te planteas, la discutes y la disfrutas, aunque sepas que seguramente no vas a encontrar respuesta alguna...

      Muchas gracias Abril, y que tengas tú también un buen y fresquito verano :)

      Eliminar
  3. No he visto "LA burbuja" pero sí "La banda nos visita", muy interesante y obviamente "Footnote" que me parece realmente buena. Yo reconozco que me costó un pel´´in entrar, pero a partir de la escena de la mesa y la confesión de a quien pertoca el premio me quedo enganchadísimo. Es cierto que tiene muy buenas interpretaciones. Y queé raro es el humor judío, en general. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya sabrás que a Footnote le voy a dar una buena nota cuando me decida a mandar las puntuaciones, cosa que haré seguramente el último día como "procrastinadora" nata que soy. Disfruté mucho de la peli, gracias por descubrírmela. Un abrazo.

      Eliminar
  4. No conocía nunguna de las dos pelis que nombras, Mara pero me gusta esa "discusión" sobre el humor judío. Bienvenido el humor sea del país o religión que sea. Hay otra judía que también me gusta mucho, Barbra Streisand. La recuerdo en "Qué me pasa doctor".. lo que me río con esa peli.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad!! La gran Barbra, qué gran aporte Myra! Me encanta "Qué me pasa doctor", pero es que la Streisand lo hace todo bien. Lo mismo me causa muchas risas con esa película que me da un sofocón en "Tal como éramos". Y sin hablar de cantar, que lo hace como los ángeles. Una todoterreno, vaya.

      Un beso

      Eliminar
  5. De igual modo que tú te activas de cine silente en Cinema Genovés, yo me actualizo (pues soy muy clásico) en tu blog, donde nos reseñas, y muy bien, novedades de cartelera y festivales. Aunque no sé muy bien qué es el "humor judío", sí tengo interés en conocer las producciones actuales en el cine israelí.

    Entiendo, entonces, que "La banda nos visita" y "Footnote" son los títulos más interesantes, ¿no?

    Salucines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Genovés, es una simbiosis muy bien avenida. Yo tampoco sé muy bien lo que es el humor judío, pero con el calor me da por pensar cosas raras ;)

      Efectivamente, esas dos películas te las recomiendo, ya me contarás.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Miss Miniver; es curioso, pero yo creo que el humor es judío, delicado, sutil y ácido muy depurado. Existe otro humor como el de los ucranianos o los finlandeses. Hable con un amigo mío periodista que está cubriendo la Eurocopa de la selección española para un medio autonómico y me dijo son más raros que el humor de Kaurismaki. Soy de los que piensa que el capitalismo tiene mejor humor que el comunismo. A pesar, del ingenio cubano, pues, hacen chistes y tienen tanto gracejo, ya que son herencia del arte andaluces, catalán y galle—”Hey chico, a ver si te pones un poco moreno que eres un palo de yeso…” Me gusta el capitalismo como a los Rolling Stones y Don Draper. Me encanta tener dinero, ahora no tengo un céntimo pero cuando tienes pasta, qué alegría… En mi caso, corre por mis venas sangre, maragata, vasca, castellana, norirlandesa (y las de las transfusiones, uff) y he nacido en el poniente peninsular; fijo que llevo algo de judío en nuestro cuerpo. Es como la humanidad el 70% de nuestro acervo genético es negro otra cosa es como lo quiera llevar la platea. Le falta uno de los grandes en esa lista, el ínclito Charlie Kaufman. Y sobre las pelis israelíes son muy buenas, las comedias como la reseñada, “La banda que nos visita” 2007, me encantó. No he visto “Footnote”. También, hacen dramas exquisitos como esa joya llamada “Ajami”2009. Le dejo que con estos calores estivales, no termino mi eterno ensayo y próxima publicación. Un abrazo desde el reino de Poniente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es verdad, los cubanos desafían esta teoría exprés sobre el humor, pero es que ese acento es bastante saleroso. Y sí, el capitalismo con dinero gana mucho, para qué nos vamos a engañar. El humor de Kaufman se me hace rarísimo, me cuesta cogerle el punto a ese señor. Vaya mezcla que es usted, yo, hasta donde sé, tengo sangre andaluza 100%, aunque como por aquí ha pasado tanta gente, pues a saber...

      Te recomiendo "Footnote" y me apunto "Ajami",que no la he visto.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. La banda nos visita fue celebrada por aquí por la crítica, tengo el dvd, a ver que tal me resulta. La otra nominada al Oscar está en espera también, suelo verlas todas, este año las he postergado pero son fijas tarde o temprano. Muy buena mención de eso actores y directores de origen judío y es que podemos hablar de una comedia de esa ascendencia ya que suelen vivir bajo ese orden cultural aun en otros países y eso a la vez los enriquece ya que no faltan influencias de cada territorio en que se asientan. De todos no me gusta sasha baron cohen, al cual detesto, y a seinfeld mucho menos pero tampoco me gusta, es bastante más inteligente pero a la vez no me dice nada. Los otros están perfectos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mario. La verdad es que yo aún no he visto una película entera de Sasha, sólo trocitos, pero desde luego el señor es bastante mediático. El año pasado estuvo por Sevilla rodando "El dictador", así que quiero ver esa película, que ver tu ciudad en el cine tiene su gracia. Seinfeld tiene su punto, aunque ya han pasado bastantes años de su emisión y hace tiempo que no la veo, no sé cómo habrá envejecido.

      Un beso

      Eliminar
  8. Yo siempre he oído eso de "Hollywood está dirigido por los judíos".
    Pues tal vez tengan razón. El peso de todos ellos seguro que es muy grande.

    Es que al parecer ahora todo son, los hermanos Coen, Darren Aronofsky, Spielberg, Polanski, etc... son una muestra de ellos.

    Respecto a las películas, solo he visto "Footnote", me ha parecido correcta, que podría haber sido mucho mejor si no desperdiciara gran parte del metraje inicial.

    Yo me quedo con el gran Groucho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Groucho es muy grande, pero yo si tengo que escoger, cojo a Wilder, así no nos peleamos...

      A mí me ha gustado mucho Footnote, pero lo de los gustos es así desde siempre ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  9. David Mamet, Sidney Pollack, Noah Baumbach, Paul Newman, Lauren Bacall...
    Y puede que no solamente dominen Hollywood sino también el mundo. Basta con pensar en lo poderosos que son los lobbies judíos en EEUU. Aunque curiosamente no ha habido nunca un Presidente judio, uno católico y uno negro sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, como decís Noodles y tú, en Hollywood parece que predomina la Torá sobre otras cosas... De todas formas, a los judíos lo de la conjura siempre les va a perseguir. Es así. Lo del presidente judío supongo que tarde o temprano lo veremos, no?

      Un saludo

      Eliminar
  10. O una mujer judía y así matan dos pájaros de un tiro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira sí, eso sería un completo. Podemos proponer a la Streisand, que como lo hace todo bien lo mismo presidir también. Además, a los usamericanos no les cuesta ver a sus viejas glorias de Hollywood metidos en política, ahí están Reagan y Schwarzenegger. Aquí ahora tenemos a Cantó... ¿nos estaremos americanizando?

      Un saludo

      Eliminar
  11. Pues yo también tomo nota de estas sugerencias israelís, todas con una pinta fantástica. Y, por eso de sumar nombres, te dejo otro que presume de judía siempre que puede: Barbra Streisand.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro voto más para la Streisand. Se ve que esta mujer sigue teniendo tirón. Se lo merece.

      Un saludo

      Eliminar
  12. Lo del humor va por barrios. Los andaluces parecen llevarse la palma, pero ahí tienen el humor inglés con sus Monty Pyton o el humor catalán con Tricicle o el recordadísimo Eugenio con ese rictus suyo tan serio y a la vez tan cómico. El humor es tan igual como distinto según los tiempos y las sociedades. No creo que el humor judío sea mas especial que otro tipo de humores, pero tiene un regusto histórico que le da un valor especial. Por descontado el humor capitalista es mucho más acido y directo que el comunista porque es mas libre.

    El cine israelí lo desconozco pero al parecer de la Banda todos habláis bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, la libertad al humor le da alas. En todas partes cuecen habas, pero yo si tengo que escoger entre el humor ibérico creo que me quedo con Chamberí y su Gila. Te entraban ganas de ir a la guerra y todo. La banda tiene su gracia, ya me contarás si la ves.

      Un abrazo

      Eliminar