jueves, 14 de junio de 2012

Aquellos que no amaban a Richard Wagner


Todo parecía preparado pero la presión sobre la Universidad de Tel Aviv fue demasiada y ésta le cerró sus puertas a la organización. Después se eligió un hotel y no un sitio público para la ocasión pero tampoco el Hilton se vio con fuerzas de hacer frente a las protestas, con lo que el plan se volvió a cancelar. Y ahora mismo, como dice este artículo, se busca en Israel un auditorio dispuesto a albergar esas piezas de Wagner que por lo pronto, ya tienen a casi 100 músicos dispuestos a tocarlas... aunque lo que toca realmente es esperar.

Wagner, ese controvertido músico decimonónico, sigue sin ser bien recibido en Israel. Un tabú en toda regla sin pinta de cambiar, al menos a corto plazo. La verdad es que esta época, muy dada a admirar la figura del artista más allá de su creación –a pesar de que en la mayoría de los casos más allá no haya mucho que rascar– no ayuda a derribar ese antiwagnerismo existente. Pero la obra musical de Wagner es la que es, y no creo que debamos ponernos escrupulosos con el tema pues el antisemitismo el Europa no era nada raro, para qué nos vamos a engañar. Claro, que lo que se le achaca a Wagner no es sólo antisemitismo sino mucho más...

En Ludwig, por ejemplo, Visconti nos mostraba a un Wagner realmente codicioso y manipulador

Trevor Howard (izq) como Wagner, engatusando a Luis II de Baviera


Y aquella serie de Richard Burton se empeñaba en retratar a un Wagner egoísta y arrogante




Dejando a un lado la utilización de sus obras en películas belicosas





Y hasta en televisión, porque en la genial The Wire le metían mano a esa artificial y viciosa zona llamada "Hamsterdam" a golpe de Valquiria...




Pero es que encima entre sus seguidores manifiestos se encuentran los controvertidos y agresivos Rammstein




Menos mal que un judío como Woody Allen se lo toma todo con humor





Y yo, sin ningún ánimo de frivolizar  –no me quiero imaginar lo que debe ser estar en un sitio como Dachau escuchando al maestro Wagner de fondo–  no puedo evitar pensar que si descartara el trabajo de esos músicos que cuando hablan de política me producen cierta vergüenza ajena, de los actores violentos y de mal carácter o de esos escritores claramente misóginos, tendría yo entonces mucho más tiempo libre, la verdad.

Encima lo último de Wagner en el cine parece que es una película francesa bastante satírica llamada Celles qui aimaient Richard Wagner. O lo que viene a ser lo mismo, Aquellos que amaban a Richard Wagner, aunque no parece que le amen muchos, no.

14 comentarios:

  1. A la filmografia relacionada con Wagner añado una película de Dieterle llamada Magic Fire. Escamotea algunos aspectos de su vida, pero en general puede verse.
    A pesar de que la cultura debería moverse en otra dimensión y no mezclar la música con las barbaridades, ese rechazo por parte de Israel a la obra wagneriana, acaba entendiéndose. Porque no nos engañemos, Wagner pudo ser codicioso, manipulador, egoista y arrogante, pero lo que no se traga de él es su antisemitismo. El mismo antisemitismo que el film citado de William Dieterle se empeña en esconder.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto la película, que no la conozco. Hombre, supongo que para los supervivientes del Holocausto Wagner no debe ser plato de buen gusto, aunque los años pasan y con ellos debería reconocerse la indispensable obra de este músico. Para las nuevas generaciones esto debería ser diferente, aunque viendo lo canina que está Europa y la proliferación de esos "Amanececeres Dorados" por el este no es de extrañar que se sigan mostrando reticentes, la verdad.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Cada vez que leo algo sobre the wire (en este caso la comparación) me entran unas ganas terribles de ponerme a verla otra vez. Sería la 4ª. Verás, tengo una enfermedad llamada HBO-filis, que en cuanto veo ese sello o escucho las interferencias del comienzo, me pongo nervioso y tiemblo como una gelatina.
    Por cierto, Wagner no me gusta demasiado.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa igual, es mencionarla y echarla de menos. La HBO-filis es una enfermedad muy digna, jajajja. Yo también la tengo aunque la verdad es que últimamente no veo ninguna serie por lo que supongo que la cosa está remitiendo. Deseando estoy que me entre otro brote...

      ¿No te gusta Wagner? Bueno, tiene que haber gente para todo ;)

      Un saludo

      Eliminar
  3. Yo comprendo perfectamente que en Israel resulte duro escuchar a Wagner, no tanto por el antisemistismo del compositor (desgraciadamente, una plaga demasiado extendida), sino más que nada por el uso propagandístico que se hizo de su música. Pero, parece, en efecto, que algo se está moviendo. Hace falta mucho tiempo para digerir (que no olvidar) lo que significó el Holocausto.

    En cuanto a la música de Wagner... Pues mira, Mara. Una de las mejores experiencias musicales de toda mi vida ha sido asistir, hace unos años, a las cuatro sesiones de El anillo de los Nibelungos en la Ópera de Valencia; a la batuta Zubin Mehta. Para mi gusto, esta obra, junto a las Cantatas de Bach y los conciertos para piano y orquesta de Mozart, es lo más sublime creado jamás en la música.

    Salucines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, Genovés. Y lo de los Nibelungos me ha dado mucha envidia. De la sana, claro.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Pues es un post muy interesante. Como dice Fernando, la propaganda intensa es difícil de olvidar para los que se usa en su contra... Y estamos como estamos, con rencillas todos del pasado. MIra en la Eurocopa, que los seguidores de Polonia y Rusia casi se matan. Es el mundo en que vivimos, es un apena. Yo también intento que la personalidad de un autor no interfiera a la hora de elegir experimentar su creación artística. Aunque a veces cuesta... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos quedaremos con las ganas de saber qué habría hecho Wagner si hubiese podido asistir al Tercer Reich. Europa está vieja y achacosa, dando sus últimos coletazos. Ojalá me equivoque.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Si no recuerdo mal, también aparecían fragmentos de Wagner en "Excalibur" de John Boorman. Pero independientemente de las ideas del autor o de la manipulación que algunos hicieron, el mérito de su obra es incuestionable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, la vi hace mucho tiempo, no me acuerdo. Aunque no me extrañaría nada, su música sale mucho en el cine. El mérito, como dices, está por encima de todo.

      Un saludo

      Eliminar
  6. Es muy difícil disociar al artista de su obra. En el caso de Wagner y poniéndome en la piel de los judíos, sería una operación quirúrgica muy, muy difícil y sin garantía de éxito.
    Yo he necesitado décadas, y, la verdad, continúo sin superarlo del todo, para no ver en "LA LEY DEL SILENCIO" (al margen de sus indudables virtudes estrictamente cinematográficas) una apología de la delación cuando sé que su director, Elia Kazan, poco antes, había cedido frente al inquisitorial Comité de Actividades Antiamericanas, delatando a compañeros para salvar (supongo) su piscina. Podría poner otros ejemplos, pero... ¿me explico?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que te explicas. Kazan es una de mis debilidades. Supongo que intentar salvarse de la quema es algo normal. No sé hasta que punto es verdad eso de que Kazan, inmigrante y procedente de una familia bastante humilde –como quiso retratar en "América, América"–, tenía hacia los USA más que admiración y eso de las "actividades antiamericanas" le hacía sentir terriblemente ingrato. No sé, pero si yo hubiera estado de público en esa entrega del óscar honorífico le hubiese aplaudido a rabiar, al César lo que es del César...

      Un abrazo

      Eliminar
  7. El genio musical de wagner es estratosferico. Su antisemitismo fue más allá del de sus contemporáneos. Todo lo que tocó la putrida mano del nazismo quedó emponzoñado para siempre. Entiendo a los judíos que lo reivindican y a los que no quieren ni oír hablar de él. Será por músicos clásicos... otro ejemplo de estos dilemas es el caso de Dalí y su militancia franquista. Pero son temasuy densos para comentarlos tumbado en la playa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que con los humanos no puede ponerse uno demasiado exquisito, ninguno es perfecto.

      Di que sí, lo único denso que debes tomarte ahora es un Coco loco en el chiringuito...

      Un abrazo envidioso ;)

      Eliminar