jueves, 24 de mayo de 2012

Looking for Buñuel


Las cenizas de Luis Buñuel están siendo estos días objeto de controversia y es que al parecer no está muy claro donde se hallan los restos del cineasta aragonés. Ahora que los españoles teníamos ya localizado al descubridor Cristóbal Colón (al  parecer ya de forma irrefutable en la Catedral sevillana) comienza la búsqueda de uno de nuestros directores más internacionales.

La discordia la pone en este caso un sacerdote dominico –unido a Buñuel por una gran amistad– que asegura que las cenizas le fueron entregadas por el hijo del director, residente en los USA,  y que él las depositó en una parroquia universitaria al sur de la capital mexicana. El artículo, por si les interesa, aquí.

Y mientras herederos de Buñuel e íntimos dominicos se ponen de acuerdo en el paradero, a algunos la sola posibilidad de que el ateo Buñuel descanse en una parroquia les produce cierta mofa por lo incoherente del asunto, pero qué quieren que les diga, que cualquiera sabe lo que el ya difunto hubiese querido.

De Buñuel yo he escuchado muchas cosas y la mayoría ciertamente de naturaleza incompatible: Que si reprochaba la moral puritana pero era un hombre increíblemente celoso de su mujer y reprendía a las actrices que iban ligeras de ropa por los rodajes, que si era un enamorado de Estados Unidos pero se codeaba con y alentaba a la izquierda más anti-fascista y anti-USA, que si era algo anarquista pero en su casa imponía una férrea disciplina... Y así podría seguir unas cuantas líneas más. Lo cierto es que yo nunca he creído en la coherencia de las personas y además, caso de que existiera la posibilidad de que pudiera darse, el resultado me temo que sería terriblemente aburrido.

Dicho esto, yo creo que Buñuel aparte de ser un cachondo mental estaba más que acostumbrado a las fricciones con sus coetáneos y a lo mejor fue eso lo que le llevó a una errática vida a pesar de que no le gustara viajar. Uno de los primeros golpes se lo asestaron los suyos y es que lo de definirse como republicano no le ayudó cuando la 2ª República Española censuró el documental  Las Hurdes, tierra sin pan por mostrar una España demasiado denigrante. También tuvo problemas en París con  La edad de oro, que fue prohibida a los pocos días de estrenarse y fue despedido del Museo de Arte Moderno de Nueva York tras ser definido como ateo y comunista en las memorias de  su ¿amigo? Dalí.


Buñuel, según Dalí.


Pero por todo lo anterior posee una nómada filmografía que combina las nacionalidades francesa (Belle de Jour, El discreto encanto de la burguesía...), mexicana (Los olvidados, El ángel exterminador...) y española. Y de una española quería hablar yo hoy, por ser éstos días de Cannes, y por ser ésta la única cinta española que se ha vuelto a casa con la Palma de Oro. Y es que Viridiana hizo acrobacias para saltarse los controles del generalísimo y se plantó en la Costa Azul en 1961 representando a nuestra piel de toro. El mismísimo Director General de Cinematografía recogió el galardón ante la indisposición de Buñuel pero no lo pudo celebrar mucho porque el acto le costó el cargo: Viridiana no era esa película que le habían vendido, la cual trataba sobre una mujer devota dedicada a las buenas obras. O sí lo era, pero también era muchas otras cosas. La distribución de la cinta peligraba y sólo fue posible su estreno "disfrazándola" de producción mexicana. Los españoles, eso sí, nos quedamos sin Viridiana hasta 1977, cuando pudo llegar por fin a nuestras salas, a pesar de que, según palabras del propio Buñuel, Franco la había visto y no le había parecido para tanto. No querría llevarle la contraria a colaboradores como Arias Navarro... normal.

Viridiana no ha perdido aún en nuestros días ni un ápice de actualidad (se ve que que el tema de las miserias humanas va para largo)  y su cena, con permiso de Fra Angélico, Da Vinci y demás, es de las más importantes de la historia del arte, porque como ya me ha dicho por aquí alguna que otra vez el amigo Teo Calderón ¿Qué es el cine sino arte?







16 comentarios:

  1. Mi paisano Buñuel, como buen turolense del Bajo Aragón, debía de tener un punto libertario bastante acusado que le permitía vivir con sus contradicciones, algo que probablemente le ayudara a ser un genio.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no he estado en Calanda, pueblo natal de Buñuel, pero este verano en un viajecito en el que me crucé la península descubrí Teruel y Albarracín y me quedé prendada. No sé si el lugar es libertario o contradictorio pero desde luego es muy bonito ;)

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Si no recuerdo mal, Franco dijo que no era para tanto porque era humor baturro...
    En fin...
    Sí, lo de que decía unas cosas y se comportaba de otra manera... No he leído el libro de su mujer, pero ahí debe salir que sí era bastante celoso y machista. Pero no sé...
    La peli está bien, pero hay otras de él que me gustan más... Y yo no soy muy de Buñuel, pero me parece el mejor cinesta de por aquí, aunque lo de aquí suena raro teniendo el grueso de su filmografía en otros países (ja,ja).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí las películas de Buñuel me gustan mucho y Viridiana posiblemente la que más, junto a "El ángel exterminador". Y sí, la verdad es que casi todo lo rodó fuera pero al parecer el se sentía bastante español y nunca olvidó sus raíces. Al menos ese dicen, que hay que tener en cuenta que todas estas cosas se suelen decir cuando la celebridad ya no está para discrepar...

      Un saludo

      Eliminar
  3. Nunca he sido demasiado de Buñuel, supongo que mi admiración hacia Berlanga lo engulle casi todo, aunque recuerdo lo que me impresionó aquel viaje a Las Hurdes, un retrato documental en blanco y negro de algo realmente tenebroso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Buñuel lo de impactar se le daba tremendamente bien. A mí Buñuel me gusta pero es que Berlanga es otro grande... Por cierto, que tras comentarle a Alcorce un poco más arriba lo bonita que me parece su tierra tú acabas de recordarme otro pueblo aragonés, Sos del Rey Católico, donde Berlanga rodó La Vaquilla y que es precioso también.

      A las Hurdes no he ido, pero seguro que ya no son lo que eran, afortunadamente.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. ¿Qué es el cine sino arte?. Y tanto. De hecho, para mí, Buñuel era mejor Artista que Cineasta. Buñuel fue un genio de la creación. Pero ya hemos leído muchas biografías de genios creadores como para saber que eso no significa que sean, precisamente, ejemplo de coherencia. Dalí fue otro genio creador y, al mismo tiempo, un franquista recalcitrante. Yo creo que Viridiana es la mejor película de Buñuel y su sátira más perversa, porque siendo como es, entre otras cosas, una burla de la caridad cristiana, se ofrece una imagen de los mendigos y del tío de Viridiana que es tremenda. La pulsión sexual no entiende de clases sociales. Buñuel se autoproclamaba ateo, supongo que porque así se lo dictaba su razón, pero lleva el misticismo cristiano en los huesos como demuestra una y otra vez en su filmografía. Eso sí, un cristianismo anticlerical. A mí las dos preguntas que más me inquietan de Viridiana son
    1.-¿por qué los mendigos se comportan así?, ¿es su naturaleza o es la sociedad la que les ha llevado a convertirse en unas bestias viciosas?...
    2.-¿tan nociva e inútil es la caridad?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el problema es que hoy en día se le da mucha importancia al autor, casi más que a la obra, y la gente cree que si la obra es buena la persona es excepcional, y además si puede ser, afín a sus intereses. No tiene por qué. A mí no me extraña lo insoportable que pudiera ser Picasso o que James Brown fuera un tirano, uno puedes ser muy bueno en algo y una persona corriente o nefasta en lo demás.

      Yo no veo nociva la caridad, todo lo contrario, aunque como todo en esta vida, también se puede utilizar mal. Y de hecho, durante mucho tiempo sirvió para separar dos mundos que se entendían normales e irreconciliables, los que vivían peor y eran merecedores de la caridad y los pudientes, obligados moralmente a ejercerla. La caridad ahí se agradece poco, es más bien un derecho adquirido y eso a la otra parte además, le beneficia.

      Buñuel lleva todo eso al extremo pero yo creo que además Viridiana va más allá de la miseria, es ver directamente con que facilidad se puede contagiar la violencia y la tendencia a seguir a la manada... en lo que sea. Pero es sólo mi opinión.

      Un saludo

      Eliminar
  5. Yo con Buñuel me hubiera tomado unos cuantos tragos!

    Creo que es inimitable, y con una de las personalidades más fuertes y personales que ha dado el cine.

    Desconozco la extraña razón (o sí la se) por la cual cuando nombramos a nuestros mejores directores se nos intenta escapar D.Luis. Cosa que no ocurre con nuestros vecinos que le adoran como uno de los suyos.

    Tiene una filmografía magnífica.
    La parte que más me gusta es su etapa mexicana. Me encantan "Ensayo de un crimen", "Simon del Desierto", "Nazarín", "Los olvidados"...
    Afortunadamente dos de sus obras maestras las realizó en nuestro pais: "Viridiana" y "Tristana".
    Las producciones francesas las encuentro más... irritantes, pero con estupendos ejemplos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas todas las que has citado, Noodles. Yo también prefiero su etapa mexicana a la francesa, hace poco vi "Él", que no la había visto nunca y aunque no me hablaron de ella muy bien a mí me gustó, será que le veo con buenos ojos ;)

      Un saludo

      Eliminar
  6. Que puedo decir de Buñuel, un director GENIAL, creo haber visto toda su filmografia, mis favoritA es sin duda EL ANGEL EXTERMINADOR, además como título me parece apabullante, después me decanto por VIRIDIANA Y TRISTANA,en otro contexto están LOS OLVIDADOS, cine social con mucha garra.
    Buñuel fue un fabulador, que creo que es imposible vuelva a darse en este país. Una entrada muy interesante y que seguramente tendría que dar mucho que hablar...lastima lo mal que voy de tiempo.

    Petons.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ángel exterminador es genial, y las que citas son muy grandes igualmente. No sabía lo que era "petons" y lo he tenido que buscar en google. Contigo y con David Amorós aprendo catalán (y yo encantada, oye),

      Muchos petonets :)

      Eliminar
  7. ¿Y quién pretende encontrar coherencia en un alma surrealista como la de Buñuel? Cuando le preguntaron por sus creencias religiosas, contestó: «Soy ateo, gracias a Dios...?» Por lo demás se mofaba de los críticos cuando querían encontrar en sus películas mil significados y mensajes profundos.

    Quien desee penetrar en la sustancia de Buñuel le sugiero dos vías (amén de ver sus films, claro está):

    1. Contemplar atentamente la fotografía en grupo con grandes cineastas de Hollywood en casa de Cukor, quien organizó una comida en homenaje al director español tras recibir el Oscar por El discreto encanto de la burguesía. (Me la ha recordado recientemente el amigo Dewitt de Yo Confieso).

    2.Leer "El último suspiro", su libro de memorias.

    Salucines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía esa foto, pero en su búsqueda he encontrado más de una, parecidas pero no iguales. La tendrían que repetir varias veces, y no me extraña porque Cukor tenía que ser otro cachondo y parece que no aceptaba poses naturales.

      Me apunto el libro.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Confieso no ser muy aficionada al cine de Buñuel, Mara. Viridiana la vi hace años y la tengo bastante olvidada. Hace unos días vi "Él", me la recomendó un amigo, y he de decit que me gustó bastante. La historia de un amor obsesivo y celos enfermizos con un final que me tenía pegada al sofá. Película en la que por cierto, en algunas escenas me recordaba a Rebeca y a Vértigo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta mucho esa película, Myra. Esa obsesión como algo destructivo para todo el mundo y principalmente para el que la sufre. Acabo de ver la nota que tiene en Filmaffinity y es bastante alta, creo que se la merece.

      Un saludo

      Eliminar