lunes, 30 de abril de 2012

La rara ola griega


Con la llegada de la nueva entrega de Giorgos Lanthimos a nuestras pantallas me he animado yo a hacer una entrada sobre el actual cine griego y su relación con el pachucho estado de salud del país heleno. Esta relación no la he visto sólo yo sino que ya hace tiempo lo comentaba este artículo de The Guardian, del cual tomo además el título de mi entrada.


Alps, la última película de Lanthimos que se encuentra ahora mismo en algunos de nuestros cines, viene a confirmar esa teoría que habla de estos nuevos directores griegos como un movimiento artístico bastante singular. Centrémonos en sus dos cabecillas, que son además colaboradores: Giorgos Lanthimos (muy conocido por su Canino) y Athina Rachel Tsangari, que no hace mucho se paseaba también por varios festivales con su película Attenberg.  


Ambos se conocieron durante los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004 y desde entonces sus carreras han ido de la mano. Colaboran mutuamente en la producción de sus películas así como en lo que haga falta (véase el papel que hizo el mismísimo Giorgos en Attenberg, bastante ligerito de ropa por cierto). Athina no muestra la violencia de su compañero pero comparte con él muchas otras cosas: ambos poseen una perspectiva completamente desesperanzadora, gustan de la cámara quieta y el plano estático, no gustan de los diálogos extensos ni cotidianos y sitúan a sus personajes en paisajes absolutamente desoladores.


Si en Canino era un pater familias el que se hacía con las riendas del núcleo familiar y encerraba a sus miembros en –eso sí– un bonito chalet, en Alps es el jefe de un grupo dedicado a reemplazar a personas muertas frente a sus más allegados el que hace ese rol de macho alfa dominante, papel que gusta mucho a Lanthimos.






Las referencias directas a la real situación de Grecia brillan por su ausencia, la verdad. Aunque quizás sea en Attenberg donde éstas pueden ser más explícitas. Esta película nos acerca a la vida de la joven Marina, que debe cuidar a su agónico padre e intentar adaptarse a un mundo en el que se siente completamente fuera de lugar. Su singular historia permite observar la transformación de una ciudad de la costa griega tras el paso de la industrialización y el muy reciente urbanismo agresivo. El padre representa el abatimiento ante esa nueva Grecia y su hija, la nueva generación, no es más que desarraigo. Llama la atención el empeño del padre de la protagonista y el sacrificio de ésta para llevar a cabo la inminente incineración del moribundo en un país, Grecia,que pone muchas trabas a esta práctica (no me resisto a poner este artículo sobre ese reciente jubilado suicida, por su paralelismo en este aspecto).







Pero también en el cine de Lanthimos podemos sobrentender una intención política. Digamos que ver a un señor que domina un territorio, manipula el lenguaje y -¿por tanto?- la  realidad (la relación entre estos dos términos daría para un interesante debate, aunque no tengo ni tiempo ni suficientes conocimientos para llevarlo a cabo, la verdad) y ejerce la violencia cuando la considera necesaria, no es algo tan raro. En los libros de historia hay unos cuantos. El resultado es un clima asfixiante y doloroso, sobre todo para los vasallos más abnegados –mujeres– que desarrollan en él cierta tendencia a la autodestrucción.






Pero estos autores tienen más en común, como los finales a lo Haneke o esos números musicales tan sui generis. No pretendo yo destrozarles el final de ninguna película así que no me meteré en el primer aspecto y despediré el post con un par de muestras del segundo: La primera pertenece a Canino, la segunda a Attenberg. Qué me gusta esa canción de Françoise Hardy, por Dios.



















16 comentarios:

  1. Estoy esperando la oportunidad de ver Alps, me gustó Canino, era rara pero comprensible, muy interesante. Attenberg la veo pronto que la tengo aguardando de tiempo, estoy más con el festival de Cannes pero ya después le daré cabida a tantas que ansío ver también. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Échale un vistazo Mario, es interesante. A ver que nos depara el Cannes de este año, lo comentaremos. Un saludo.

      Eliminar
  2. En cine griego soy un auténtico ignorante. Lo único que me suena es aquella legendaria "Zorba el griego", donde se lució Anthony Quinn.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran película ésa, Cahiers. A mí me entran ganas de bailar en cualquier tipo de adversidad desde que vi a Zorba. No sé si el cine actual de Grecia tiene mucho que ver con ése pero supongo que aún conserva esa capacidad de revolverte el estómago cuando menos te lo esperas. Ya me contarás tu opinión si tienes la oportunidad de verlo.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Mara.
    De las tres que comentas, me quedo con "Canino". Una sorpresa en su día.
    Extrañísima y desconcertante película. Difícil de recomendar porque no a todo el mundo puede gustar.

    Pero sobre todo me quedo con la maravillosa canción. Que preciosidad "Tous les garçons et les filles"! que por cierto también la cantó Carla Bruni... pero nada que ver.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Hola Noodles.

    Sí, Canino es la mejor de todas, además cuenta con la ventaja de ser la primera, ya que Alps se repite en algunas cosas.

    Y qué decir de la canción... es de esas que no te cansas de escuchar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Mara, muy interesante los paralelismos. Lo cierto es que ahora con la muerte de Angelopulos, parece ser Lanthimos el que ha cogido el releveo (en popularidad, no en estilo) . Canino fue todo un pelotazo el año pasado, estaba entre mis favoritas en mi listado anual.
    De todas formas, yo pienso ir a Grecia este verano, a ver como andan por allí, a ver si me entero algo más del cine griego, porque salvando estos dos que cito estoy pez, aunque ahora con su crisis, poco dinero ira destinado a la producción. Mira aunque te parezca raro estoy mucho más al día de la música, sigo a alguna diosa, como Elefheria Arvanitaki, y alguna mas de nombre impronunciable.

    ResponderEliminar
  6. Pues ya me contarás Roy. Yo estuve en Grecia hará un par de años y tuve sentimientos encontrados. Hay islas muy bonitas como por ejemplo Rodas, otros sitios resultan raros, como Atenas, que quitando la Acrópolis y un par de rincones más a mí me pareció un avispero gigante de edificios sesenteros. Tiraron la mayoría de las villas que existían hasta entonces y construyeron esos edificios en pleno apogeo de la emigración campo/ciudad. Vamos, que creo el Partenón se salvo de la demolición por estar demasiado alto. Ahora a ver que hacen estando tan "caninos" como están ;)

    Me apunto el nombre de la diosa impronunciable, que yo de música griega –quitando a la Nana Mouskouri– no tengo ni idea.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Ummmmmmm tengo Canino pendiente de ver desde hace mil años, pero reconozco que me da pereza. Bueno, después de tu actualización me pondré al día. Espero...

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Noodles por ahí arriba quizás sea una película difícil de recomendar... pero mira sí, yo te la recomiendo. Ya me contarás,

      Un saludo.

      Eliminar
  8. No tienen recorrido. Espero equivocarme, pero creo que se van a quemar más rápido que una canción veraniega. Se repiten en sus propuestas que personalmente no encuentro interesantes. Canino me pareció una metáfora demasiado evidente.

    ResponderEliminar
  9. A mí me gusta Canino, lo que pasa es que creo que Alps es más de lo mismo (efectivamente se repiten, como tú bien dices). O Dan algún giro o pirueta pronto o nos vamos a hartar de ver la misma película siempre. Lo veremos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Mara, la verdad es que me pìllas con el pie "cambiao". Yo de Grecia, más allá de Zorba el Griego que para mas inri era norteamericana, ni papa... ¿o debería decir papandreu? Menos mal que os tengo a vosotros, especialmente a ti para ponerme al día en cine yugoslavo o helénico. Me he comprado libretas nuevas para apuntar todo lo que sabes....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no te preocupes Father que un folio te da de sobra para eso... Échale si puedes un vistazo a Canino, a ver qué te parece.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Te devuelvo la visita Mara (tarde... pero ya saben lo que dicen de eso mejor tarde...) y te pongo en seguimiento.

    ¿ Eres bloguera de Sevilla ? Si es asi creo que algun dia tendriamos que quedar todos los que nos dedicamos a esto en la provincia... para certificar que somos muchos y podemos hacer mucho ruido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que soy sevillana, kin. No estaría mal una bloguer-quedada aunque yo llevo mi vida bloguera en silencio porque me da vergüenza que la gente que conozco me lea (Sí, tengo que mirármelo, lo sé) y no conozco a ningún bloguer@ sevillan@ más. Pero bueno, si hay quedada lo mismo salgo del armario, jajajaj

      Gracias por pasarte por aquí.

      Un saludo

      Eliminar