martes, 3 de abril de 2012

¿Adónde vas, señor?

Yo, que vivo en una ciudad cofrade hasta la médula, no soy muy de procesiones. A lo mejor porque he nacido en una familia poco o nada religiosa y además –porque no siempre va junto– poco o nada cofrade.

En cualquier caso, cada año cuando llegan estas fechas yo me propongo ver alguna que otra procesión (no se puede negar el aspecto artístico de la cuestión) e intento evadir muchas otras por mi particular fobia a las multitudes (o bulla andaluza). Lo que sí que hago siempre, porque yo soy mucho de lo temático, es sucumbir ante esas cintas bíblicas que el séptimo arte nos ha dejado, las cuales con un poquito de incienso y acompañadas de unas torrijas proporcionan una versión menos enérgica de la recreación de la vida del homenajeado, pero también mucho más cómoda: sin gente, pisotones, tráfico apelotonado y sí con sofá y mantita.

Visto el tiempo predecido para este año, creo que esta Semana Santa no sólo voy a ser yo la que tire de imágenes de archivo para pasar estos días, sino también muchos otros que le han puesto a la cosa mucho más empeño y entusiasmo que yo y que lo llevarán, lógicamente, con una mayor aflicción. Verán algo de esto debidamente engrandecido en los noticiarios (siempre que esto pasa seleccionan hábilmente a la persona más exagerada y plañidera de la región para mostrarlo al resto del país, no falla).

Cintas para estas fechas hay muchas. Desde la indispensable y sobria  El evangelio según San Mateo, pasando por las colosales superproducciones como Los diez mandamientos, hasta llegar a aquéllas que desafían al alma más paciente con su desmesurado metraje (esos 371 minutos de Jesús de Nazareth). Otro año más intentaré hincarle el diente a esa de Mel Gibson que me echa para atrás por sanguinolenta y me veré irremediablemente Quo Vadis?, mi favorita en esta liga desde mi más tierna infancia.



Quién sabe si la primera vez me dejó prendada por esa masculinidad arrolladora de Robert Taylor (al hombre de perfil perfecto no le pesa la falda romana, no) o los moños imposibles de Deborah Kerr. Por cierto, que Deborah pudo haber sido Liz Taylor o Lana Turner, pero creo que ninguna hubiera llevado la coleta como ella.



Con el tiempo sucumbiría ante la sensatez de Petronio y ese ambiente clandestino de los inicios del cristianismo.




Pero lo mejor en mi opinión es el populacho de anfiteatro y el ambiente pudiente de diván romano.




Y por supuesto sin dejar atrás a ese Nerón, que bueno o malo en la realidad, víctima de la Damnatio memoriae o no, siempre tendrá para mí la cara de Peter Ustinov.





¿Alguna recomendación más para mi lista bíblica de estas fechas?

8 comentarios:

  1. Hola Mara.
    Quo Vadis? sin duda me remite a mi infancia. A las sesiones de cine de tarde. Es muy entretenida.

    Respecto a más películas bíbilicas. A mi me gusta mucho "Ben-Hur".
    Muy interesante "La historia más grande jamás contada" y sobre la figura de Jesuscristo, sin duda "Rey de Reyes". Muy buena película de N.Ray. Un Cristo algo hippye y además por ahí andaba Carmen Sevilla, como María Magdalena.

    No son películas que me apasionen, me algunas estan francamente bien.

    Y para "echarse unas risas", "La vida de Brian", no?

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ben-Hur es una maravilla. Sobre las demás, creo que no he visto "La historia más grande jamás contada" así que me la apunto para estos días. A Bryan hace años que lo tengo abandonado, debería echarle otro vistazo también, que con la que está cayendo las risas no sobran. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. la mejor: http://www.youtube.com/watch?v=REoEI3W4mCI
    del gran George Stevens

    ResponderEliminar
  4. Veo que es imprescindible, pues. Va a caer en cuanto reponga las provisiones de torrijas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Todas las que señalas menos la de Mel Gibson que empezé a verla y al llegar a los azotes me resultó imposible seguir..hay mucho sadismo en esa cinta a mi entender.
    Ben-Hur la ví el otro dia y me sigue gustando mucho. La vida de Brian imprescindible porque te ries un montón.
    ¿ tienen que ser todas religiosas ?Gladiator.. hay una , Barrabás que vagamente recuerdo decia la publicidad que "empezaba donde las demás terminan".
    Tambien Jesucristo Superstar en plan musical-hippy..solo por sugerir.
    ¡Feliz semana y buen cine !

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Abril! Me apetecen las religiosas por estas fechas, la verdad, es como la Navidad y Capra, un paquete bien avenido. Tengo ganas de ver Barrabás y no estaría de más revisar a ese Jesús setentero tan animado. Gracias por las sugerencias, apuntadas quedan. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Mara: esta es mi primera incursión en tu blog.
    Entre los títulos "imprescindibles" para esta semana suelo decantarme siempre por "LOS DIEZ MANDAMIENTOS" que me sigue fascinando, por "BEN-HUR" de la que siempre me asombra y estremece su incomparable (y legendaria) la carrera de cuádrigas, para mí, la mejor y más impactante secuencia de la historia del cine espectacular. Y nunca olvido "BARRABÁS", oscura y compleja, una de las cumbres del "peplum", sin duda alguna.
    Respecto a un título que te recomiendan más arriba, "LA HISTORIA MÁS GRANDE JAMÁS CONTADA", debo prevenirte que en mi opinión, es sólo una solemne y respetuosa colección de estampitas religiosas en torno al paso de Cristo por la Tierra. Eso sí, esplendorosamente fotografiada en parajes de Utah (que hacen pasar por Palestina), la película suponemos que respondía a una necesidad personal de Stevens en el declive de su vida, y quiso montar el asunto a lo grande dándole dimensiones mamotréticas y añadiendo la (inadecuada) distracción que representa el interminable desfile de estrellas incorporando papeles episódicos. Como dato histórico, reseñar que la primera secuencia del film fue dirigida por David Lean.
    Tras el hallazgo de Maraminiver, prometo volver.
    Mientras, un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Bienvenido Teo. Me alegro de ver que no soy la única que disfruta con la Semana Santa cinematográfica y me apunto tus recomendaciones. Además he podido leer información interesante sobre algunas de ellas en tu blog, que hasta ahora desconocía. Lo de David Lean son palabras mayores.

    Encantada de verte por aquí. Seguiremos en contacto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar