domingo, 18 de marzo de 2012

Trío de ases: Miller, Nichols & Seymour Hoffman

Esta mañana, con café y periódico en el bar de siempre, me he estremecido ante la noticia que indicaba que "Muerte de un  viajante" volvía a Broadway, y de qué manera. El texto de Miller ha ido a parar a las manos del gran Mike Nichols y éste ha tenido la genial idea de elegir a Philip Seymour Hoffman para encarnar al legendario Willy Loman.





El señor Loman es uno de mis personajes literarios favoritos. Quizás porque provoca una tremenda oleada de sentimientos a lo largo de la obra. Por lo menos en mí, que da igual las veces que relea el libro de Miller o vea una de sus adaptaciones teatrales  o cinematográficas, al final Willy Loman me lleva por un ineludible camino que me provoca en un principio cierta mofa, continúa con el desprecio y termina en una bastante dolorosa pena.

Como dice la noticia, seguramente el momento escogido por Nichols para reestrenar la obra no es casual. La crisis actual ha provocado el quebranto de muchos sueños y la aparición de sentimientos de humillación por esas "venidas a menos".  Y Loman, ese vendedor soñador y fanfarrón al que los años se le echan encima de malas maneras tiene mucho que ver con todos los que ven un futuro echado a perder, lo que pudo ser y no fue.

Sin embargo –y es lo mejor del libro– Willy Loman no es tratado (al menos en la mayor parte de la obra) como una víctima. Es más complejo. Willy no tiene dotes de héroe americano: le falta humildad, tesón e integridad. Y así las cosas no le salen del todo bien, pero... ¿hubiera soportado él esa vida siendo de otra manera?.

Lo que está claro es que el  personaje tiene miga, y de hecho su interpretación le valió a Dustin Hoffman un globo de oro en 1986. Del director de esta película hecha para televisión hablaba yo hace no mucho en otro  post, y es que a Volker Schlöndorff,  le gustan las adaptaciones literarias y supongo que es porque no se le dan nada mal. John Malkovich también está inmenso en el otro papel estrella de la obra, el joven Biff, que asiste con dolor al desmoronamiento del mundo irreal en el que le había criado su padre.




Y por muy dura que a mí me parezca la vida de los Loman yo me muero de ganas de ir uno de estos días a Broadway para ver al gran Seymour en las tablas. Aunque claro, me pilla bastante lejos y lo que es peor, sin un pavo. Pero de ilusión también se vive, supongo, aunque entonces corra una el riesgo de acabar como el protagonista de esta gran obra.


5 comentarios:

  1. Gran novela de Miller y magnificamente llevada a la pantalla, espero que su estreno sea todo un exito. Mara te doy el link del face.

    https://www.facebook.com/profile.php?id=100002713576420&ref=tn_tnmn

    ResponderEliminar
  2. Hola Mara.

    La adaptación de Schlöndorff no estaba nada mal.
    También existe una adaptación en los años 50 con Fredic March en el papel de Loman, aunque no tiene toda la fuerza de Dustin Hoffman.

    Como bien dices, debe ser una gozada ver en Broadway este "ataque" al sueño americano.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Noodles, ésa de los años 50 no la he visto, a ver si la localizo.

    Susan, la cosa tiene pinta de barrer en los Tonys ésos...

    Qué suerte tienen los neoyorkinos!

    ResponderEliminar
  4. Muerte de un viaje es un libro que quiero leer, se presentó en teatro por aquí y por cosas de esas no pude verla, pero es tarea pendiente la obra de Miller. Hoffman es un actor de esos que se pierde en la marea de tantos que hay pero es un gran actor, si lo atrapas una vez ya no lo sueltas. Me gusta mucho en Capote. Ir a Broadway debe ser increíble, yo también quisiera tener esa oportunidad. Me encanta el teatro, suelo postear algunas obras en mi bitácora, así que poder visitar éste lugar con tanta oferta y calidad debe ser algo excelente. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Te recomiendo el libro encarecidamente, Mario. Y por cierto, me encanta ese cuadro de Friedrich, es un perfil muy bonito. Un saludo.

    ResponderEliminar