jueves, 23 de febrero de 2012

Ya queda menos

La verdad es que yo soy una enferma de los Óscars. No hay año que no me quede hasta las tantas viendo la gala por la tele o escuchándola por la radio. Lo de la tele viene de lejos, ya que se emitía en abierto y mi madre me daba permiso para acostarme a las mil y llegar al día siguiente somnolienta y ojerosa al colegio. Cuando el Plus empezó a emitirla para abonados comencé a seguirla por la radio y, aunque era una pena no poder ver el espectáculo, disfrutaba igualmente de lo lindo gracias al equipo de "Lo que yo te diga", el que en mi opinión ha sido el mejor programa de cine de la radio y al que la Cadena Ser (cadena que cada vez escucho menos) relegó a su actual sitio web: http://www.loqueyotediga.net.


 Así que en estos días, en los que ya se vislumbra la alfombra roja, empiezo yo a ponerme nerviosa. Son muchos los recuerdos que tengo de tanta noche sin dormir a mis espaldas y espero que el domingo deje momentos de esos que yo no olvido, de esos como éstos:


  • Uno de mis primeros recuerdos proceden de 1991. Fue entonces cuando la blonde ambition interpretó,  "a lo Marilyn",  la que sería elegida  mejor canción original por la banda sonora de Dick Tracy. Madonna estaba por ese entonces en pleno apogeo, vendiendo a mansalva sus discos Inmaculate Collection y I´m Breathless, escandalizando a diestro y siniestro con vídeos subidos de tono como éste y saturando el papel couché debido a su relación con el director/actor de la peli, el mismísimo Warren Beatty.




  • También recuerdo con emoción el óscar honorífico a Elia Kazan. Fue un premio controvertido dada la relación del director con el Comité de Actividades Antiamericanas, al que al parecer delató a algún que otro compañero durante esos años de comunistas y listas negras. Sin entrar en lo moral  –que no creo que proceda, a saber si se portan bien el resto de académicos en sus casas, oiga– el galardón era, de sobra, merecido y me dio pena ver que algunos se quedaron en ese reconocimiento cruzados de brazos. Entre ellos, Ed Harris y Nick Nolte. Por otro lado, Warren Beatty, Kathe Bathes y Meryl Streep aplaudían con entusiasmo. Spielberg, ni carne ni pescao, aplaude pero en su asiento. He aquí el testimonio gráfico, todo esto sucedía en 1999.






¿Qué nos deparará la gala número 84?

2 comentarios:

  1. Me ha encantado el video de Madonna: parece una verdadera diva de las que tanto me gustan. Nunca había visto esta actuación.A mi también me encanta las ceremonia de los Oscars, derrocha tanto talento y tanto glamour que se me cae "la baba".En fin gracias por pasarte por mi blog, y sigue así que esto promete.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los ánimos SqSmaravillosa, y enhorabuena por tu blog!

      Eliminar