viernes, 17 de febrero de 2012

Apocalypse Now


Últimamente, y coincidiendo o no con mi estado de ánimo, me he tragado algunas pelis apocalípticas.


La primera en caer, la culpable de abrir mi particular saga, fue el último largometraje del danés Lars von Trier. No andaba yo muy por la labor de ir a verla al cine tras mi tremenda decepción con "Anticristo", pero antes de la redada a Megaupload me la pasaron en versión original, cuando apenas se había estrenado en las salas. Me gustó, consta de dos partes muy diferenciadas y particulares y no me costó meterme en la piel de sus protagonistas, que ven cómo el planeta Melancolía se acerca vertiginosamente a la tierra sin que puedan hacer nada.  La fotografía, además, brilla en mi opinión más que en ninguna otra película de Lars, y el trabajo de las actrices Kirsten Dunst y Charlotte Gainsbourg es estupendo.






Continué con la ya más antigua "The road" o "La carretera", tal y como llegó a la cartelera española. Ésta es bastante más oscura y sórdida que la anterior, pero no me desagradó. Es la historia de un padre y un hijo que no se dan por vencidos y buscan su lugar en un mundo que se desvanece ante sus ojos. Uno de los mejores papeles de Viggo, que puede presumir de resultar atractivo casi en cualquier circunstancia.






Para acabar la trilogía remonté de nuevo hacia atrás en el tiempo y me tragué "La niebla". Basada en una novela  de Stephen King, la película transcurre en su mayor parte en un supermercado, en el que se refugian los personajes ante la llegada de una desconocida amenaza exterior. Aunque estéticamente no esté muy lograda (se le ha definido como cercana al cine B), merece la pena verla. En mi opinión posee un buen final. 






He de decir que de las tres, quizás sea Melancholia mi favorita. No obstante en las otras dos se perfila mejor el dilema que supone ver el fin cerca para sus protagonistas, que han de decidir si se abandonan a una muerte benévola en sus propias manos o continúan en la brecha contemplando el terror. Una cuestión de esperanza, supongo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario