miércoles, 10 de septiembre de 2014

La americanización de Emily

Continuando por la senda belicosa de la entrada anterior, le dedico hoy unas líneas a una película que está siendo rescatada estos días por el canal TCM. Se unen en ella dos hechos dignos de conmemoración: los 70 años transcurridos del Día D y la reciente muerte de James Garner, para quien –según las buenas lenguas– esta habría sido la película favorita de su carrera.




La americanización de Emily es una comedia oscura, a ratos seria, que se desarrolla en una base militar americana donde curiosamente las actividades militares se cultivan menos que las lúdicas. En ella se conocerán sus protagonistas, el Teniente Comandante Charles (Garner) y Emily (Julie Andrews). Pronto surgirán los encontronazos entre el americano y la británica, pero de eso al amor, ya saben, hay un paso.



Curiosamente, esta película de contrastes entre usamericanos y europeos es uno de los primeros trabajos de un canadiense, Arthur Hiller, y está repleta de personajes que pierden la cabeza con facilidad y que ofrecen una visión singular sobre el conflicto: todos se dejan llevar por unos intereses que son los propios y denostan el ensalzamiento de la guerra y sus víctimas en virtud de unos principios más elevados. Así, un militar caradura y cobarde conquistará a una hija, hermana y viuda de caídos en combate. Las ventajas del teniente son evidentes para Emily, quien le reconoce que "ser un cobarde es tu principal virtud. Todos los hombres que he querido eran héroes y ahora están muertos".

Si quieren que les diga la verdad el humor negro de la cinta no siempre me resulta apetecible y en ocasiones hasta se me atraganta un poco, pero llama la atención que una comedia disparatada como esta surgiera de un equipo que sabía llevar bien el uniforme. James Garner se unió a la Marina Mercante al final de la II Guerra Mundial y participaría más tarde en la Guerra de Corea como miembro de la Guardia Nacional; Melvyn Douglas (Almirante Jessup en el filme) sirvió en las dos guerras mundiales; Paddy Chayefsky, el guionista, estuvo alistado en el ejército durante la segunda y no nos dejemos atrás a William Bradford Huie, autor de la novela en la que se basa la película, quien vivió en sus carnes el desembarco y lo utilizó de escenario en su obra. Julie Andrews no tiene galones, pero su papel no le quedaba tan lejano. Sabía lo que era entretener a los combatientes porque había comenzado a hacer sus primeros pinitos musicales delante de las tropas británicas a principios de la década de los 40 junto a Petula Clark. Así que supongo que nadie como ellos para reírse de las batallas. Y sí, son dudosos los valores los de la cinta, pero quién sabe, quizás sea verdad eso de que la cobardía es lo único que puede salvar el mundo.





lunes, 18 de agosto de 2014

La Gran Guerra


El pasado 28 de julio los medios nos recordaron que habían pasado ya 100 años desde el comienzo de la que fue una enorme guerra en su tiempo, aunque Europa demostró que en un par de décadas podía hacerla pasar de muy grande a normalita. El canal TCM dio entonces lustre a algunas de sus cintas más belicosas y me temo que no le he dedicado a la blogosfera el tiempo necesario como para saber si el acontecimiento ha sido conmemorado como se merece por aquí: con títulos como Adiós a las armas, Senderos de gloria o La gran ilusión. Por mi parte yo aproveché la fecha para ver sobre el conflicto el documental que les traigo.

La Primera Guerra Mundial en color fue rodado para la televisión británica en 2003. Compuesto por seis episodios, repasa el enfrentamiento por tierra, mar y aire. Sus imágenes han sido retocadas con color y cuenta con la voz de Kenneth Branagh como narrador. Ofrece, además, testimonios de supervivientes que enriquecen el reportaje con anécdotas como esta:

La trincheras son muy distintas de lo que yo esperaba.  Desde luego, sacar la cabeza para mirar es la muerte segura, incluso disparaban a los periscopios de espejo que miden como mucho 14 cm2 uno tras otro. Cuando los turcos atacan suelen gritar "Allah, Allah" y nuestros chicos contestaban "Venid aquí , cabrones; os vamos a dar Allah" y de tanto usar esa palabra un viejo turco quería saber si cabrones era uno de nuestros dioses. (Capítulo 5: Caos en el frente oriental)

Y lo mejor, por ahora fácilmente localizable en You Tube. En inglés o en español; con Branagh o sin él.






domingo, 13 de julio de 2014

Cerrado por vacaciones



Hace tiempo que no escribo, pero hace más que no voy al cine y ando escasa de material, así como de imaginación (para qué negarlo). A la ajetreada época del fin de curso le ha sucedido su contraria, la vacacional, y ahora no estoy yo para teclear mucho más. Dentro de muy poco (por desgracia) volveré a la normalidad y espero retomar con fuerza la actividad bloguera. Mientras tanto una pista de por dónde ando. A ver si os ganáis el gallifante...